Centinelas de la vida. Los nuevos tóxicos que se patentan y el Síndrome de Sensibilidad Química Múltiple


El sistema actual da por supuesto que las sustancias químicas son inocentes hasta que se demuestre lo contrario. Pero esta presunción de inocencia ha venido dañando los ecosistemas, los animales y ahora está enfermando ya a las personas.

Mientras cada día que pasa se patentan nuevos tóxicos a añadir a la ya larga lista, los medios de comunicación y los organismos sanitarios miran hacia otro lado. No se nos alerta de los peligros a los que estamos expuestos para que podamos actuar en consecuencia.

Hay unos enfermos que nos estan avisando con sus propios cuerpos, con su propio sufrimiento, que el camino que llevamos no es el más adecuado. Que la sociedad del bienestar en la que vivimos inmersos no parece llevar a buen puerto…

¿Cuándo vamos a empezar a poner remedio?

Nuestra excelente Alish, entrevista a la Doctora Pilar Muñoz Calero, Directora de la Fundación Alborada y experta en Sensibilidad Química Múltiple, ya que ella misma padece la enfermedad.

Alish para StarViewerTeam International 2010.

6 comentarios sobre “Centinelas de la vida. Los nuevos tóxicos que se patentan y el Síndrome de Sensibilidad Química Múltiple

  1. sabes cuantas sustancias tóxicas genera la combustión del tabaco… pues eso … os preocupáis por el grano de arena cuando hay una montaña delante de vosotros … esta señora fumaba anteriormente o era fumadora pasiva de su marido o pareja? mientras no nos den de comer arsénico … que por cierto es una substancia que genera la combustión del tabaco… ahora esto no quita que cuando más productos ecológicos tengamos en nuestra dieta mejor … claro

  2. Nueva enfermedad psiquiátrica: Buscar Alimentarse Sanamente
    Mike Adamas
    Si comes comida chatarra procesada y entremezclada con químicos sintéticos, eso está bien. Los pacientes mentales son, aparentemente, aquéllos que escogen alimentos orgánicos y naturales.

    En su permanente empeño por inventar «trastornos mentales» a partir de toda actividad humana, la industria psiquiátrica está ahora promoviendo la más ridícula enfermedad que nunca antes hubieran inventado: la enfermedad de comer sanamente.

    No es una broma: Si te dedicas a comer alimentos sanos, sufres una «enfermedad mental» y probablemente necesites algún tipo de tratamiento químico que contenga fuertes drogas psicotrópicas. El diario The Guardian informa: «La fijación con el comer sano puede ser indicio de un grave trastorno psicológico» y luego afirma que esta «enfermedad» se llama orthorexia nervosa, que es básicamente sólo la expresión latina que significa ‘nervioso por el correcto comer’.

    Pero no pueden llamarla, simplemente, «trastorno nervioso del comer sano», porque entonces no parece que ellos supieran de qué están hablando. Así, lo traducen al latín, en el que suena más inteligente (aunque no lo sea). De ahí viene la mayoría de los nombres de las enfermedades: los médicos sólo describen los síntomas que ven, con un nombre como osteoporosis (que significa ‘huesos que tienen huecos’).

    Volviendo a esta enfermedad inventada de la «orthorexia», The Guardian pasa a informar que «comúnmente, los ortoréxicos tienen reglas rígidas en cuanto al comer. El rechazo al azúcar y sal refinada, cafeína, alcohol, gluten, levadura, soya y maíz transgénicos y productos lácteos, es sólo el comienzo de las restricciones de su dieta. También quedan excluidos cualesquier alimentos que hayan estado en contacto con pesticidas, herbicidas, o que contengan aditivos artificiales».

    Un momento. Entonces, si tratas de evitar los químicos, los lácteos, la soya transgénica o azúcar refinada, ¿eso te convierte ahora en enfermo mental? Claro. Según estos expertos. Si efectivamente te preocupas de evitar los pesticidas, herbicidas e ingredientes modificados genéticamente, como la soya, algo anda mal contigo.

    Pero ¿te das cuenta de que comer comida chatarra se presume que es «normal»? Si comes comida chatarra procesada y entremezclada con químicos sintéticos, eso para ellos está bien. Los pacientes mentales son, aparentemente, aquéllos que escogen alimentos orgánicos y naturales.
    ¿Qué es «Normal» Cuando se Trata de Alimentos?

    Les advertí que esto venía. Años atrás, previne a los lectores de NaturalNews que pronto podría estar en camino una tentativa de proscribir el broccoli, debido a sus fitonutrientes anticancerígenos. Esta agresión en cuanto a la salud mental a consumidores conscientes de la salud es parte que aquel programa. Es un intento de marginalizar a quienes comen en forma sana, por medio de declararlos mentalmente inestables y, por ende, justificar que se los aísle en instituciones para enfermos mentales, donde se les inyectarán medicamentos psiquiátricos y se los alimentará con comida que está procesada, muerta y llena de químicos tóxicos.

    The Guardian (y El Mercurio también; 03/02/10) llega incluso al ridículo extremo de decir: «La obsesión acerca de cuáles alimentos son ‘buenos’ y cuáles son ‘malos’ significa que los ortoréxicos pueden terminar desnutridos».

    Sigan, si pueden, lo ilógico de esto: Comer alimentos ‘buenos’ ¡va a provocar desnutrición! Comer alimentos malos, supongo, se presume que va a proporcionar todos los nutrientes que necesitas. Es la afirmación más absurda que haya leído nunca sobre nutrición. No es de sorprenderse que la gente esté hoy tan enferma: Los medios de comunicación masivos les están diciendo que comer alimentos sanos ¡es un trastorno mental que va a provocar desnutrición!
    Cállate y Traga tu Comida Procesada

    Es exactamente como lo informé años atrás: No corresponde que cuestionen su comida, señores. Siéntense, cállense y vamos masticando. Deja de pensar acerca de qué estás comiendo, y sólo haz lo que te dicen los principales medios de comunicación y sus avisadores de comida procesada. Cuestionar las propiedades de salud de tu comida chatarra es un trastorno mental, ¿no lo sabías? Y si te «obsesionas» con los alimentos (por ejemplo, haciendo cosas tales como leer las etiquetas con los ingredientes), eres raro. Quizás hasta estés enfermo.

    Ése es el mensaje que transmiten ahora. Los consumidores de comida chatarra son «normales» y «cuerdos», y están «nutridos». Pero quienes comen comida sana son enfermos, anormales y están desnutridos.

    Pero, te preguntas ¿por qué habrían de atacar a quienes comen en forma sana? Personas como el Dr. Gabriel Cousens te pueden decir por qué: Porque una acrecentada consciencia espiritual y mental sólo es posible si se sigue una dieta de alimentos vivos y naturales.

    Consumir comida chatarra te mantiene aturdido y fácil de controlar, ¿ves tú? Literalmente se entromete en tu mente, entorpeciendo tus sentidos con glutamato, aspartamo y extracto de levadura. La gente que subsiste a base de comida chatarra es dócil y rápidamente pierde su capacidad de pensar por sí misma. Están de acuerdo con cualquier cosa que se les diga por televisión y con aquéllos en aparentes posiciones de autoridad, y nunca cuestionan sus acciones o lo que en realidad está ocurriendo a su alrededor o en el mundo.

    Por el contrario, la gente que come alimentos naturales ¯con todos sus nutrientes curativos aún intactos¯ que aumentan la salud, comienzan a despertar sus mentes y espíritus. Con el tiempo, empiezan a cuestionar la realidad que los rodea y van a la búsqueda de tópicos más refinados, tales como comunidad, naturaleza, ética, filosofía y la visión de las cosas que están sucediendo en el mundo. Se vuelven «conscientes» y pueden empezar a ver la verdadera trama de la Matrix, por así decir.

    En efecto, este es un peligro enorme para aquéllos que dirigen nuestra sociedad basada en el consumo, porque el consumo depende de una mezcla de ignorancia y sugestionabilidad. A la gente que sigue ciegamente comprando alimentos, medicamentos, seguros de salud y bienes de consumo, necesitan tenerles desconectadas las funciones cerebrales superiores. Sucede que la comida chatarra procesada y entremezclada con químicos tóxicos logra exactamente eso. ¿Por qué crees que los alimentos procesados y muertos siguen siendo la comida por defecto de escuelas públicas, hospitales y prisiones? Es porque los alimentos muertos apagan los niveles superiores de conciencia y mantienen a la gente enfocada en cualesquier distracciones con que se puedan alimentar sus cerebros: televisión, violencia, temor, deportes, sexo, etc.

    Pero vivir como un zombi es, en cierto modo «normal» en la sociedad de hoy en día, porque lo está haciendo tanta gente. Pero eso no lo convierte en normal: El verdadero «normal» es alguien que está despierto, sano y apto, nutrido con alimentos vivos y que se desempeña como ciudadano independiente de un mundo libre. Comer alimentos vivos es como tomarse la píldora roja, que con el tiempo abrirá una perspectiva enteramente nueva en la trama de la realidad. Te libera para que pienses por ti mismo.

    Pero comer comida chatarra procesada es como tomarse la píldora azul, que te deja atrapado en una realidad inventada, donde las experiencias vitales las inventan las empresas de productos de consumo, quienes te asaltan los sentidos con químicos diseñados para tal efecto (como el glutamato monosódico), que engañan a tu cerebro para que crea que estás comiendo comida de verdad.

    Si quieres estar vivo, consciente, y tener el control de tu propia vida, come más alimentos sanos y vivos. Pero no esperes ser el favorito de los «expertos» en salud mental y nutricionistas; todos ellos están siendo programados para que consideren que estás «loco», porque no sigues sus dietas masivas a base de alimentos muertos entremezclados con químicos sintéticos.

    Pero, sobre este asunto, tú y yo sabemos la verdad: nosotros somos los normales. Los consumidores de comida chatarra son los verdaderos pacientes mentales, y la única manera de despertarlos al mundo real es empezar a alimentarlos con comida viva.

    Algunas personas están dispuestas a tomar la píldora roja, otras no. Todo lo que puedes hacer es mostrarles la puerta. Deberán abrirla ellos mismos.

    Mientras tanto, trata de evitar a los funcionarios de la salud mental que están tratando de rotularte como a alguien que tiene un trastorno mental, sólo porque prestas atención a lo que pones en tu cuerpo. No hay nada malo en evitar la presencia de azúcar refinada, soya transgénica, glutamato, aspartamo, edulcorantes artificiales y otros químicos tóxicos en el suministro de alimentos. De hecho, tu vida misma depende de eso.

    Mike Adams, es investigador de salud natural y autor de cientos de artículos, entrevistas, reportes y guías de consumo. Además de periodista independiente, es fundador de NaturalNews.com, BetterLifeGoods.com, The Consumer Wellness Center y director ejecutivo de Arial Software.

    http://www.NaturalNews.com

Los comentarios están cerrados.

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: