Confirmada de forma indirecta la presencia de un océano salado interior en enceladus


 

El agua salada burbujeando bajo la corteza de hielo es la mejor explicación posible, para entender los famosos chorros de la superficie  de Enceladus. Un nuevo modelo basado en los recientes datos procedentes de la sonda Cassini orbiter, sugiere que el agua, el polvo y el calor observado en las emisiones proceden todos de las corrientes de agua salada que circulan bajo el hielo y hacen que el océano emerja a la superficie a presión como una fumarola de agua y posteriormente caiga en forma de partículas congeladas, de nuevo a la superficie.

El pasado 4 de octubre Dennis Matson, del Jet Propulsion Laboratory, expuso los datos procedentes del último tránsito de la sonda Cassini en la rueda de prensa que se celebró en el  Congreso sobre Ciencias Planetarias, de  la American Astronomical Society. Cassini  volverá a sobrevolar la superficie de Enceladus, el próximo 30 de noviembre, una vez que ya ha recuperado su funcionamiento normal. En esta ocasión pasará a 50Km de su superficie.

Los fantásticos géiseres de Enceladus, constituyen uno de los indicios más claros para el estudio de la vida en nuestro sistema Solar, en la medida en que la presencia de sodio ya ha sido confirmada en el anillo más exterior de Saturno, lo que indica la posible existencia de sal, que encajaría con el debate que actualmente de forma indirecta ya evidencia la presencia de un océano salado.

Seguidamente mostramos la última foto disponible de Cassini, realizada en su último tránsito a 105 Kilómetros de Enceladus, donde pueden apreciarse los géiseres.

Dennis Matson, pone el ejemplo del agua carbonatada, en la medida que las diferencias de temperatura, densidad y presión, hacen que el sodio quede granulado a temperaturas mucho menos frías que el resto de la superficie de la Luna Enceladus. Este sodio cae granulado sobre la superficie, lo que constituye un espectáculo único en todo el sistema solar.

Las manchas correspondientes a los lugares donde se esparce el granulado, presentan una temperatura muy superior al resto de la superficie helada del planeta: De hecho, asciende a -130 grados Fahrenheit, (- 91 Grados Celsius) muy caliente, teniendo en cuenta la temperatura de la superficie de Enceladus (-373 F/-225 Celsius).

Las corrientes de convección, indicarían un proceso muy similar a las aguas templadas ubicadas bajo los casquetes polares.

StarViewerTeam International 2010.

 

Un comentario sobre “Confirmada de forma indirecta la presencia de un océano salado interior en enceladus

Los comentarios están cerrados.

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: