El misterioso fósil del primer cuadrúmano: Un mamífero de más de 5 metros con cuatro manos prensiles que convivió con los dinosaurios.


Corría el año 1840, y los cinco tomos de la colección de Nuevos Elementos de la Historia Natural, editados por el Dr. M. Salacroux, Doctor en Medicina de la Facultad de París, profesor de Historia Natural en el Colegio Real de San Luis y miembro de la Sociedad de Ciencias Naturales de Francia, fueron traducidos al castellano por el Doctor en Medicina y Biología D. José Rodrigo, conteniendo las asignaturas correspondientes a la Zoología, la Botánica, la Mineralogía y la Geología. La primera edición fue realizada en Madrid por la Imprenta de Verges en 1840.

Aquella obra, junto con la denominada Enciclopedia Moderna de 1855, fueron los primeros libros de texto editados de forma enciclopédica, para consulta y docencia en el ámbito de las Universidades Españolas, que hasta la fecha no incorporaban los nuevos avances y descubrimientos científicos procedentes de la floreciente Revolución del Pensamiento del Siglo XIX.

Estamos hablando de joyas del conocimiento y de libros que pueden encontrarse únicamente en colecciones muy exclusivas y cuidadas, que fueron la base textual de estudio de la comunidad científica española de finales del Siglo XIX.

El Compendio de Nuevos Elementos de la Historia Natural, constaba de 3050 Páginas, distribuídas en 5 tomos e ilustrados con 50 láminas grabadas en Cobre, y exponía los últimos avances en el conocimiento de las ciencias naturales,la Botánica, la Zoología, la Geología, la Mineralogía, la Medicina y la Farmacia de la época, recogiendo los últimos avances científicos procedentes de la Sociedad de Ciencias Naturales de Francia y de la Universidad de París, por lo que en aquella época, supuso un salto cualitativo en la metodología de la enseñanza y en el conocimiento de la época en España que carecía de precedentes desde el Renacimiento, pues la Enseñanza Universitaria en España, se encontraba bastante atrasada respecto a los países vecinos en el año 1840.

Por su parte, el complemento, vino a reforzarse con la mencionada Enciclopedia Moderna de 1855, que fue la primera enciclopedia española completa editada en 1855, bajo las bases de la Traducción de la que fuera la primera Enciclopedia Moderna Universal de París, tal y como puede verse en la autorización de Imprenta o Establecimientos de Mellado,(Paris: Rue St.Andreé des Arts Nº47, y de Provence, núm. 12. ) y Madrid Calle Santa Teresa, Número 8 y del Príncipe, Nº 25. El propietario de la imprenta era Francisco de P. Mellado. La Enciclopedia Moderna constaba de 34 Tomos y otros 3 de Atlas y Gráficas en técnica de grabado y contiene todos los conocimientos científicos y técnicos de la Revolución Industrial.

Pues bien, el mismísimo Charles Darwin, fue conocedor y estudioso del Compendio de Nuevos Elementos de la Historia Natural, ya que formó parte en 1878 de la Academia Francesa de las Ciencias Naturales, (Sociedad de Ciencias Naturales de Francia) y conoció personalmente a Salacroux, pues fue uno de sus alumnos.

Darwin, fue un estudioso del Compendio de Nuevos Elementos de la Historia Natural, que recogía todas y cada una de las especies de seres vivos y fósiles conocidos hasta la época. El Dr. Salacroux llamaba la atención (1). páginas 550 y siguientes del Tomo 5 de Compendio de Nuevos Elementos de la Historia Natural de la siguiente afirmación que citamos textualmente: ”  Se entrevé que los zoofitos han sido los primeros animales. La vida existía ya, pero era una vida equívoca, sin sensibilidad. Mas tarde los insectos han mostrado un grado superior de organización; la sensibilidad ha aparecido en el mundo, pero todavía estaba reducida a muy estrechos límites. A los insectos siguieron después los peces, y la vida fue cobrando más fuerza: sin embargo estaba limitada a un sentimiento automático, a un puro instinto. Un poco más tarde, las islas y las riberas se han poblado de reptiles muy poco inteligentes todavía y al poco la Tierra se embellecía con la aparición de los mamíferos y conviviendo con todos ellos en la cúspide, los cuadrúmanos y el hombre.”

Una y otra vez, leemos referencias a los cuadrúmanos, y en efecto, por cuadrúmanos entendemos a los simios y al hombre, es decir, animales que tienen cuatro manos en sus extremidades o cinco dedos en la extremidad y un talón/palma diferenciado de los dedos.

Sin embargo, cuando vamos a la referencia citada en las páginas anexas del Tomo 5, descubrimos un extraño fósil de un cuadrúmano que jamás ha vuelto a ser documentado y que según Salacroux, constituye el antecedente del homo y no del simio, ya que generó, antes de estar erguido un incremento de su capacidad craneal, mientras que el simio, ya coexistía con el cuadrúmano, como se demuestra en la   ilustración 24 de las 50 ilustraciones en cobre.

Hasta aquí, nada extraño. O sí?. No olvidemos que Charles Darwin, estudió exactamente este párrafo que acabamos de transcribir justo arriba, ya que fue alumno de Salacroux.

La ilustración 24 de 50, ilustra el cuadrúmano antecesor común del Simio y el Homo Sapiens, y está datado en 400 millones de años, lo que implica que convivió con los Dinosaurios, que en tiempos de Salacroux no eran conocidos. (En 1850, no se tenía constancia de la existencia de los Dinosaurios). (2)

Algo que resulta extraño, cuando recurrimos a la Enciclopedia Moderna de 1955, es la exactitud con la que se describe el fósil de Cuadrúmano Humano, diferente del fósil de Cuadrúmano Simio, ambos datados en una etapa 200 millones de años. En ese momento y según La Enciclopedia Moderna de 1855, y en concreto se cita a Salacroux  de nuevo y al resto de los integrantes de la entonces Sociedad de Ciencias Naturales de Francia, (posteriormente Academia Francesa de las Ciencias).

Lo sorprendente es el gran detalle de documentación existente al respecto en el tomo de Atlas II, en el que siguiendo palabras de Salacroux  “puede verse cómo un cuadrúmano de 5 metros con aspecto parecido al de una mezcla entre un hombre y un oso, se diferencia de otro cuadrúmano de tamaño más reducido en el que la mezcla se parece más a un lemur, con la especificación de que el primero de ellos ha incrementado su cavidad craneal elevando su zona encefálica y desapareciendo los colmillos, reduciendo su mandíbula inferior a un mentón casi contemporáneo, mientras que el segundo cuadrúmano, primo de éste  presenta la misma estructura reducida, pero su cráneo no ha elevado su cavidad craneal y a diferencia del anterior, presenta una osamenta más ligera, un tamaño más pequeño y un cráneo más afilado.”(4)

El hallazgo de estos libros de texto, podría tener consecuencias revolucionarias, ya que suponen la prueba de que Charles Darwin, conociendo los fósiles y documentos expuestos por Salacroux, decidió ocultar su existencia y suprimir el origen ancestral del ser humano, por uno más próximo y relativo al simio, lo que puede comprobarse fácilmente que no se corresponde con los datos científicos existentes a la fecha de  1840 y 1855, en los que se sabía con certeza que el primer cuadrúmano apareció hace 400 millones de años y de la existencia del cuadrúmano simio y humano hace 200 millones de años.

Ciertamente, resulta estremecedor comprobar las diferencias entre el cuadrúmano simio y el cuadrúmano humano, dos especies diferenciadas hace 200 millones de años, que según las evidencias expuestas convivieron con los dinosaurios. No olvidemos, que en 1855, se desconocía la existencia de los dinosaurios. Algo que resulta curioso, sin embargo, sí se conocía la existencia de fósiles de aves, reptiles, anfibios mamíferos, trilobites, peces  y moluscos.

Por último Salacroux, fue el primer científico en exponer y clasificar las eras de la Tierra en períodos , primario, Secundario, Ternario y Cuaternario, tal y como se puede ver en páginas 500 y ss de Tomo 5 de Compendio de Nuevos Elementos de la Historia Natural 1840, por lo que tal vez fuera pionero en la datación de fósiles en su época y la clasificación de los sedimentos. De hecho, a él debemos la primera estimación hipotética de la física de las tormentas solares.

Fundación EticoTaku 2013.

——–Notaciones del artículo———-

(1).-Ver página 550 del Tomo 5 de Compendio de Nuevos Elementos de la Historia Natural 1840. El que se enlaza es una reproducción del original sobre el que se ha realizado el presente estudio.

(2).-Tal como puede comprobarse en las ilustraciones de Salacroux, ningún fósil hacía referencia a los Dinosaurios, mientras que sí se conocían otras formas más arcaicas, como los Trilobites, los reptiles anfibios, moluscos y pequeños reptiles, aves, el Mamut y sus antecesores y curiosamente el cuadrúmano gigante, del que se documentaban hallazgos arqueológicos datados en 400 millones de años. Anexos Ilustraciones Tomo 5 de Compendio de Nuevos Elementos de la Historia Natural 1840.

(3).-Puede comprobarse la copia del esqueleto fósil del cuadrúmano humano, diferenciado del cuadrúmano Simio. Las diferencias son contundentes según Salacroux. Charles Darwin fue conocedor de estos fósiles y tuvo acceso a estas evidencias, por lo que no se comprende cómo prescindió del Cuadrúmano en su obra. El cuadrúmano Humano y cuadrúmano simio ya estaban diferenciados como dos mamíferos diferentes en 1840.

(4).-No olvidemos que Charles Darwin, fue alumno de Salacroux y conocía y había estudiado la existencia del cuadrúmano humano y el cuadrúmano simio y su antecesor común, lo que implica que en 1850, ya se sabía que el hombre no descendía del simio sino de un Cuadrúmano Humano, es decir, un mamífero que había desarrollado una capacidad cerebral extraordinaria y una envergadura excepcional. El Cuadrúmano Humano  200 millones de años ,descendió del cuadrúmano común, 400 millones de años y convivió con los dinosaurios, lo que excluye y precede a las teorías de Charles Darwin, que ocultó este pequeño detalle.

Los comentarios están cerrados.

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: