Un nuevo estudio científico, analiza el impacto de los rayos cósmicos en el ambiente del ecosistema vital de los planetas capaces de albergar vida.


El estudio que lleva por título “Galactic Cosmic Rays on Extrasolar Earth-like Planets: Atmospheric Implications”, analiza las implicaciones de los rayos cósmicos enel entorno de habitabilidad de los exoplanetas. Acaba de ser publicado el 24 de Marzo de 2016, y supone el primer intento de simulación de las variaciones en los ecosistemas de los planetas siguiendo la hipótesis de la denominada “ionogenomática” o relación entre las emisiones cósmicas y los entornos habitables.  En base a la teoría que los diferentes ADN se verían modificados por los entornos de las radiaciones cósmicas, se propone un estudio en el que la química y la temperatura de otros planetas extrasolares como nuestra Tierra, se vería afectada por dichas variaciones, en el marco de las emisiones cósmicas de su estrella y otros eventos cósmicos asociados a su vecindario estelar. En dicha simulación, se toma como referencia los entornos de planetas con base (N_2-O_2 ) a nivel atmosférico, es decir, planetas con atmósferas semejantes a la Tierra, tanto en su composición como en su temperatura.

El estudio trataría de evaluar las modificaciones y cambios en la biosignatura de las atmósferas, así como su implicación en los ecosistemas finales, entendiendo que podrían calcularse los flujos residuales de partículas, el viento estelar, así como la influencia en su superficie, estimando variaciones del 20% en el desarrollo de los ecosistemas, lo que implicaría una riqueza de especies y mutaciones hasta ahora no consideradadas en la investigación científica.

El estudio establece diversos factores y condiciones que afectarían al índice de proliferación de radiación UV (Ultravioleta) y sus consecuencias en el medio biológico, asumiendo que el impacto configuraría dos caminos diferentes en las líneas de evolución, y que tales líneas estarían conectadas a la intensidad de los fenómenos cósmicos analizados.

La conclusión que se extrae del estudio, es que aunque a largo plazo las líneas cambiarían, la lógica en superficie de las especies no se vería afectada a corto plazo salvo en mutaciones que no serían superiores al 20%, lo que implicaría modificaciones generacionales por adaptación.

ionocampos

El estudio es muy importante, pues pone las bases por primera vez de lo que ya se conoce como Ionogenomática, con una metodología de estudio concreta que pone en relación las modificaciones de los ecosistemas, con el impacto diferencial en las Radiaciones Cósmicas Ionizantes del entorno galáctico en cada planeta habitable y sus consecuencias.

El estudio ha sido elaborado por J.–M. Grießmeier, F. Tabataba-Vakili, A. Stadelmann, J. L. Grenfell y  D. Atri. Y publicado el pasado 24 de Marzo de 2016.

Puede descargarse y citarse como: arXiv:1603.06500 [astro-ph.EP] (or arXiv:1603.06500v1

Fuente: StarViewerTeam 2016.