¿Realmente crees que estamos solos en el Universo?

Recientemente asistí a una interesante ponencia del profesor Dr. Andrew Fraknoi (Ganador del premio de investigación en astronomía), quién habló de las cuestiones mas interesantes sobre la investigación de las cuestiones que la ciencia encuentra más intrigante hoy, la búsqueda de exoplanetas en otros sistemas solares.

Lo que realmente transluce en la búsqueda de exoplanetas, es el hecho que desde ellos podemos llegar a estar próximos a determinar la respuesta a la cuestión fundamental de si estamos solos en el Universo.

Ciertamente me sentí emocionado al escuchar su hipótesis ya que pocos días antes, me encontré con un par de científicos del Observatorio Mauna Kea Keck en Hawai, que habían creado algo así como un nuevo proyecto científico basado en Big Data, llamado Project PANOPTES– cuyo objetivo era la búsqueda y el estudio de exoplanetas.

El objetivo principal del proyecto consiste en establecer una red global de voluntarios que puedan interactuar con una red de telescopios automatizados para monitorizar una gran fracción del espacio con la idea de encontrar exoplanetas. Los datos recolectados por los voluntarios serán analizados por lotes y analizados y compartidos por astrónomos profesionales que tienen acceso a telescopios más potentes para verificar los hallazgos.

Dado que los exoplanetas son difíciles de observar comparados con las estrellas (de más fácil observación), la búsqueda de éstos es relativamente nueva en el campo de la astronomía, tal y como afirmó MacArthur F. Olivier Guyon, co-fundador del proyecto PANOPTES, que además es uno de los físicos ópticos de la Universidad de Arizona y astrónomo en el Telescopio Subaru en Hawai.

Tras mi encuentro con Guyon, y el astrónomo Josh Walawender del Proyecto PANOPTES cuando estaban impartiendo una charla en el marco del evento de búsqueda de estrellas en Hawai a principios de este año, ellos me explicaron que desde el primer descubrimiento a principios de 1990, los astrónomos han detectado más de 2.000 exoplanetas, normalmente usando alguno de los dos métodos actualmente disponibles, mediante las observaciones del telescopio Kepler.

El primer método, implica analizar la velocidad radial, es decir, calcular la pequeña cantidad de influjo gravitacional que influye en la estrella que orbitan, causando una fluctuación en la estrella matriz, cada vez que realizan el movimiento de traslación. Usando una tecnología sofisticada, los científicos pueden detectar esas fluctuaciones, midiendo los cambios en el espectro de luz que la estrella emite.

El otro método que los investigadores usan, es el “método de tránsito”, que implica detectar una pequeña variación en el brillo de la estrella cuando el planeta transita o pasa en frente de ella. El método del tránsito, requiere potentes lentes y un esfuerzo tecnológico importante, pero sólo funciona cuando el planeta se mueve directamente entre la estrella y el observador, similar al efecto que podríamos reportar en un eclipse. Adicionalmente, los científicos tan sólo pueden usarlo para escrutar una ínfima región del cielo al mismo tiempo, ya que consume un gran esfuerzo temporal.

Para lograr eso, Guyon diseñó hace unos pocos años, un sistema telescópico robotizado que usa un sistema clusterizado de cámaras, lentes y que permite la observación sin interferencias desde un monte en una posición ecuatorial que permite seguir los movimientos del cielo en la noche.

El equipo del proyecto PANOPTES incentiva a usar la técnica de multiobservación (Muchos ojos mirando el mismo fenómeno), de manera que los ciudadanos puedan participar en el método científico, buscando un método de tránsito determinado y convertir esa observación en una mejor estrategia para la búsqueda de exoplanetas.

Fuente: Plos.org.

StarViewerTeam 2017.

¿Y si existiera un planeta gemelo a la Tierra en nuestra estrella más cercana?

Los científicos del Observatorio Europeo Austral (ESO) van a anunciar a finales de agosto el descubrimiento de un nuevo exoplaneta similar a la Tierra, que orbita en torno a Próxima Centauri, la estrella más cercana al Sistema Solar, afirmó la revista alemana Der Spiegel.

“El planeta, que todavía no tiene nombre, sería parecido a la tierra y orbita a una distancia de Próxima Centauri que haría posible la presencia de agua líquida en su superficie, una condición necesaria para la existencia de vida”.

“Nunca antes los científicos habían descubierto una segunda Tierra tan cerca”, informó, y agregó que el Observatorio Europeo Austral (ESO) anunciará el descubrimiento a finales de agosto.

Próxima Centauri es una de las tres estrellas del sistema Alfa Centauro, una constelación que se ve desde el hemisferio sur. Está ubicada a 4,24 años luz de la Tierra.

Richard Hook, portavoz de la ESO, indicó que sabe de la publicación del artículo, pero se negó a confirmar o a desmentir la información.

“No hacemos comentarios”, dijo a la AFP.

“Encontrar un cuerpo celeste es un trabajo muy difícil”, declaró un astrofísico, que pidió no ser identificado, al semanario.

“Estamos en los límites de lo que es técnicamente posible medir”, indicó.

Hace un año, la Nasa anunció el descubrimiento de un exoplaneta muy parecido a la Tierra, pero muy alejado, a unos 1.400 años luz.

Aunque la relación de distancias puede hacer pensar que este nuevo planeta está al alcance de la mano, viajar hasta esta estrella no está al alcance de los humanos, por el momento.

Fuente.

StarviewerTeam 2016

El poder secreto de las estrellas.

Mira al cielo. Ves las estrellas. Mantén tu mirada fija en ellas. Mira sus posiciones y luego cierra tus ojos. ¿Realmente crees que estás sólo en ese inmenso espacio del que formas parte? No. Si contemplas esa magnitud infinita, te darás cuenta que formas parte de un conjunto de células vivientes como tú, que miran al cielo desde suposición relativa y sienten la unidad.

Ciertamente somos ese poder secreto. Tenemos la capacidad de sentir, ver, compartir, amar, vivir…Y nos emocionamos cuando reconocemos otras estrellas que brillan, tal vez a años luz de nuestra existencia, pero ahí están, presentes en el firmamento.

Pues sí. Eres una de esas estrellas. Tal vez estás a años luz de otras y presente y constante en tu vecindario estelar. Reflexiona, pues todo aquél ser vivo, aquél prójimo que ves, es una estrella como tú. Presente en su segmento del cielo y al tiempo lejana o próxima a ti, según quieras sentirlo.

Todos formamos parte de ese complejo estelar, pues al igual que nuestras neuronas vistas en el microscopio forman un universo repleto de galaxias y constelaciones, las estrellas del cielo hacen lo mismo cuando las miras.

Todo son rangos de realidad. Espectros de percepción consciente de la que tú y yo formamos parte. Parece que estamos a años luz de distancia, pues no nos conocemos, pero no es cierto. Todos nos conocemos, pues todos somos estrellas de un mismo Universo que es multiversal. Tan pequeños y tan grandes. Esa es la magia. Ese es el poder secreto de las Estrellas.

Por esa razón nunca debes sentir miedo, ni ira, ni odio. Siente Amor. Pues eso eres. Eres Amor. Ese es el poder secreto de las estrellas: El Amor. Y eso eres tú.

Pues eso es ser un StarViewer. Alguien que mira a las estrellas con amor.

Y como siempre te lo cuento con mi música. Cierra los ojos y escucha con unos buenos auriculares.

La película Truenos de los Dioses, plantea las cuestiones de análisis científico del Universo Inteligente. Reescribiendo la ciencia.

Reescribiendo la ciencia .El Universo eléctrico.

StarViewerTeam.com

Cada vez son más los científicos que han decidido a iniciativa propia apostar por revisar la Ortodoxia Oficialista de corte absurdamente antropocéntrica. Las evidencias indican justo lo contrario. Todo el Universo es Inteligencia y el modelo Escalar Global ya ha sido demostrado por la escuela Hispano-Alemana.

Seguidamente ofrecemos a modo de Documental, la Película Truenos de los Dioses.

Y en castellano aquí: http://www.vimeo.com/5697197

Una excelente oportunidad que invita a la reflexión histórica y científica en este nuevo cambio de Paradigma.

click aquí, en caso de que tu navegador no permita la visualización del vídeo.

StarViewerTeam 2010.

Ver la entrada original

En nuestra Galaxia hay al menos un billon de planetas habitables como la Tierra.

Un reciente estudio realizado por el Astrofísico Jason Steffen y su equipo de la UNLV está abriendo luz sobre el particular de la actualmente sustancial cuestión en exociencia.

En nuestra Galaxia, existen billones de sistemas planetarios en los que más de un planeta es habitable. Tal y como puede deducirse del los resultados de la  misión Kepler de la NASA,podemos hablar depares de planetas en órbitas habitables con distancias orbitales inferiores a un 10%, así que si un par de planetas en un sistema están en el lugar correcto, ambos podrían sustentar vida y retroalimentar entre si.

Steffen y su equipo de investigación  (Gongiie Li) del Centro Stmitsoniano de Astrofísica de Hardvard, han estudiado alguna de las cuestiones ramificadas y efectos colaterales para la vida en esos sistemas multihabitables. En palabras textuales, han aseverado que “Es bastante intrigante imaginar un sistema en el que  hubiera dos planetas habitables del tipo comola tierra orbitando una estrella con una proximidad tal que pudieran retroalimentarse entre sí, tal y como señala Steffen.” “Si alguno de esos sistemas que hemos visto en Kepler, fueran escalados al nivel que tiene nuestra Tierra respecto del Sol, se encontrarían a menos de una décima parte de la unidad astronómica de distancia que separa nuestra Tierra del Sol, lo que los colocaría a tan solo 40 veces la distancia que existe entre la Tierra y la Luna.” “Recodremos que en nuestro sistema solar, Marte, tan sólo se encuentra a 200 veces la distancia entre la Tierra y la Luna y también se encuentra en la zona habitable de nuestra estrella (El Sol).

En palabras del científico, ” La cuestión es que la oblicuidad entre los planetas del sistema multihabitable es tan proxima, que a pesar de ello no interferirian en sus órbitas, sino que podría darse el caso de retroalimentación entre los sistemas biofísicos entre sí. Prueba de ello sería que entre Marte y la Tierra podríamos encontrar más de 100 meteoritos reportados procedentes de Marte,loque implicaría multiplicar por 5 o por 6 el factor de interacción en estos sistemas en los que los planetas habitables están tan próximos.”

En primer lugar,la energía necesaria del impacto, para que se consiguiera una transferencia de material de uno a otro planeta en el sistema multihabitable, sería mucho menor queen nuestro sistema solar, así que los microorganismos tendrian muchísimas mayores probabilidades de sobrevivir al impacto que en el caso de un intercambio entre Marte yla Tierra. En segundo lugar, el tiempo yla distancia de impacto sería mucho menor, con lo cuál los riesgos serían mucho menores, lo que apunta a una mayor proliferación de ecosistemas conjuntos.

Todo ello apuntaría a encontrar ecosistemas con familias parecidas o incluso troncales a nivel microbial, casi de forma simultanea en los dos planetas del mismo sistema, tal y como Steffen apunta,lo que nos llevaría a pensar que incluso lunas habitables de planetas que se encuentran en la misma zona, podrían llegar a albergar vida inteligente con procesos simultaneos de evolución de esa inteligencia, al mismo tiempo en los dos planetas del mismo sistema.

El tema y la cuestión queda abierta, pues se abren cuestiones relativas a las posibilidades relacionales entre civilizaciones dentro del mismo sistema Solar, al igual que nosotros hemos tenido relaciones intercontinentales a lo largo de la historia.

Para aquellos que deseen profundizar sobre el estudio, les remitimos al paper original, donde se exponen todos los detalles investigados por el Equipo de Jason Steffen.

Referencia: “Dynamical Considerations for Life in Multihabitable Planetary Systems,” Jason Steffen & Gongjie Li, 2016, has been accepted for publication in the Astrophysical Journal [http://apj.aas.org; a preprint should appear at http://arxiv.org/ on Tuesday, 1 December].

 

Análisis de “Iapetus”: La evidencia de una luna artificial en el sistema solar.Cuestiones preliminares y complementarias.¿Relación histórica con la perturbación de Sagitario?

StarViewerTeam.com

I.-Resúmen

El presente estudio, toma como base de referencia, el análisis detallado de Iapetus, una de las lunas de Saturno, la más extraña de todo el sistema solar. Dicho análisis fue realizado por R.C.Hoagland en 2005, y su base de análisis, es el más completo, que hasta ahora nadie haya efectuado. A la luz de los datos, las anomalías detectadas, y las artificialidades aetherofactales, podemos concluir, sin lugar a dudas, que nuestro sistema solar está repleto de artefactos procedentes de otras civilizaciones Inteligentes, algunos de los cuales, incluso son auténticas Estaciones Espaciales, con forma de esferoide: Es decir, Satélites artificiales ubicados en la antigüedad por “alguna razón” orbitando algunos de los planetas de nuestro sistema solar, lo que encaja con muchas piezas del puzzle exocientífico, a la luz de los datos: Nuestro sistema solar es binario, y artefactos como Iapetus, podrían ayudarnos a la explicación de algunos de los grandes misterios…

Ver la entrada original 1.862 palabras más

KIC 8462852- La Estrella de la constelación del Cisne. ¿Flujo natural o evidencia de una civilización Inteligente? La polémica está servida.

La Reciente anomalía estelar detectada por Kepler en la estrella KIC 8462852 a 1.500 Años Luz de la Tierra. Primera evidencia de estructura de Inteligencias Extraterrestres de Nivel II o simplemente exocometas que orbitan la estrella?

En estos dias estamos muy cerca de despejar una de las grandes oportunidades para detectar indicios de Inteligencia Extraterrestre por la comunidad científica. En varios medios de comunicación y recientemente circula la noticia del último hallazgo de la misión Kepler, que tiene por objeto el estudio de estrellas cercanas y el cómputo de planetas que pudieran orbitar dichas estrellas. Hasta ahora todos los datos reflejaban parámetros regulares en el estudio de los planetas extrasolares.

Sin embargo, el reciente estudio presentado por T. S. Boyajian y su equipo científico el 17 de octubre de 2015 y publicado en varias revistas científicas de reconocido prestigio, invita por primera vez a la duda de si nos encontramos ante el primer hallazgo sólido de una civilización extraterrestre de Tipo II.

Aunque la hipótesis que barajan en el estudio, sea la perturbación procedente de un flujo de exocometas, sin embargo los parámetros apuntan a no descartar la posibilidad de que pudiera tratarse de una estructura artificial, ya quehasta la fecha no se ha encontrado explicación lógica alguna de la anomalía estudiada.

El Paper que lleva por título “¿De dónde viene el flujo?” hace clara referencia a la anomalía en si misma detectada en la estrella KIC 8462852 hasta el punto de constituirse en una de las mayores prioridades del proyecto SETI ( Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre) para los próximos meses. Puede que estemos ante un importante indicio de Evidencia de Inteligencias extratterrestres capaces de construir megaestructuras alrededor de su estrella, o simplemente ante una anómala órbita incomprensible de exocometas que no es proporcional a ningún sistema conocido. El hecho de que la explicación de los exocometas no sea convincente fuerza a los propios autores del documento científico a reconocer que es necesario proceder a una investigación más detallada en el marco del SETI.

Pueden descargar el Paper científico original aquí: http://arxiv.org/abs/1509.03622

Fuente: Planet Hunters X. KIC 8462852 – Where’s the Flux?

StarViewerTeam 2015.

 

Agujeros de gusano: Los Puentes de Einstein-Rosen. Viajando hacia las estrellas.

Poco a poco la ciencia avanza en la aceptación de que los portales estelares estén conectados por una red neuronal completa que funciona como si fuera una intricada red intergaláctica de líneas de transporte. Los atajos espacio-tiempo que ya formulara el físico Albert Einstein.

En esta ocasión ofrecemos un interesante documental sobre los agujeros de gusano y su capacidad de curvar el espacio-tiempo.

StarViewerTeam 2015

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑