Nuestro sistema solar es binario. Evidencias científicas 2/20

Viene de Parte 1>

INTRODUCCIÓN Y MECANISMOS DINÁMICOS.

El conjunto de los cometas del cinturón o nube de Oort, se definen por su presencia en un radio de 45.000 UA, (Oort 1950).  Se ha dicho que todos estos cometas son reportados como relativamente nuevos por la ciencia desde 1981 (Fernandez 1981), hasta el punto que sólo se conocen aquellos que orbitan perpendicularmente con el  Sol. La influencia de las fuerzas electromagnéticas procedentes de la marea cósmica exterior al cinturón de Oort, ha sido científicamente establecida, aunque no verificada.  Empezando por los trabajos realizados   por  Byl  (1983), tras los que hubo una sucesión de estudios ( como los de Matese y Whitman  en 1992, Wiegert y Tremaine en 1999), que demuestran que la correlación entre la distribución de los cometas observados en la nube de Oort,  encaja bien con la teoría de que las fuerzas del disco galáctico son las responsables  de los cambios de órbita de éstos y su entrada en la zona observable. Estos estudios son ciertos y verificables si tomamos series estadísticas a largo plazo en el tiempo . (Heisler 1987, y 1990).

Sin embargo, los impulsos estelares, contribuyen en un 41%  a que los cometas de la nube de Oort  sean observables, y además, hemos investigado conjuntamente las circunstancias en las que ambas cosas suceden: La fuerza de la gravedad estelar y las perturbaciones electromagnéticas de la zona de marea galáctica, influyen conjuntamente, concluyendo que ambas dos fuerzas son igual de importantes.

La cuestión es que de forma aislada, la influencia de la estrella, casi duplica por 2, el efecto de las fuerzas ejercidas por las perturbaciones de la galaxia. El problema, es que este fenómeno, se incrementa a medida que la estrella se acerca perturbando la parte interior de la nube de Oort, cuyas propiedades aún no se conocen con exactitud. (Stern y Weissman 2001, Levison 2001).

A continuación, procedemos a realizar un análisis dinámico que contiene, tanto la descripción de las fuerzas ejercidas por la influencia del eje galáctico, como por el hipotético impulso que ejercería  una estrella  actuando sobre los cometas ubicados en la zona orbital de la nube de Oort.

Primero , vamos a calcular el  pico del  flujo que representa la influencia del impulso de  la estrella , sobre la nube de Oort  los cometas y el parámetro de impacto de éstos respecto al Sol., medido en términos de M*/Vrel.

 

(Recordemos que: M* = Masa estelar; Ms= Masa solar; Vrel=Velocidad relativa).

Para ello, trataremos de calcular de forma combinada ambos flujos de efecto, tanto el estelar como el galáctico, para luego determinar la incidencia relativa de cada uno de ellos. De esta forma habremos calculado el efecto superpuesto.

Tomando como hipótesis de trabajo el escenario de máxima aproximación de Gliese 710 (García Sánchez  1999), podríamos dar aproximaciones detalladas, incluso previstas de los elementos de la nube de Oort  involucrados entre ellos, de manera que encajan en el número de cometas involucrados en aproximaciones como por ejemplo el cometa Levy, así como velocidades de impacto y parámetros temporales.

Estas características, constituyen una clara evidencia de la influencia de las perturbaciones estelares sobre los cometas de la nube de Oort.

  • Analicemos primero  los mecanismos galácticos de atracción y repulsión sobre la nube de Oort.

Es relativamente sencillo. Tomando la física Newtoniana expuesta por  (Matese  y  Withmire 1996). Podemos argumentar que este escenario describe  cómo el momento angular y el perihelio , cambian  dependiendo  en función del plano galáctico:

                                 

Cálculo de impulso galáctico
Cálculo de impulso galáctico

 

 

De esta forma, a medida que el plano galáctico, cambia el momento  angular, el perihelio aumenta o disminuye de forma previsible, por lo que puede calcularse la velocidad , la trayectoria y el impacto de un cometa.

  • Analicemos ahora el impulso estelar.

Vamos a considerar ahora la dinámica de un astro M5.8Ve, (Una enana marrón) del tamaño de 13 j. Para ello, vamos a analizar la velocidad relativa de los tres, el sol, la estrella  y el cometa, suponiendo una velocidad de tránsito, de 30kms, implicaría que tardaría 30.000 años  en atravesar el  cinturón de Oort, sin embargo, la velocidad estelar del sol y del cometa afectado por dicha desviación compensaría dicha velocidad, por lo que el tiempo de impacto se reduciría a 6.000-6.500  años, en el caso de que el objeto se encuentre entre 7.000 y 20.000 UA.

Pero sigamos el ejemplo :

Masa estelar:       M*

Parámetro solar de impacto: bs

Posición del cometa en impulso: R

Velocidad Estelar Relativa al Sol:  Vrel

Parámetro de impacto del cometa:  b=bs+R-(RxVrel)Vrel

Posición estelar para el impulso del cometa: r=R-b

Velocidad orbital del cometa = V

Momento angular del cometa : H=RxV

Cálculo del impulso estelar
Cálculo del impulso estelar

                                                                                                                                                   

 

De esta forma, tendríamos una aproximación de resultados más fiable.

Como puede observarse, el impulso experimentado, hace que en la zona de 24.000 UA, se produzcan perturbaciones en la nube de Oort que únicamente se explican por la presencia de una Enana Marrón del tipo M5.

Tamaños comparados
Tamaños comparados

Fin 2/20.           Continuará>>

Estudio, elaborado por:

Starviewer.wordpress.com

Equipo de trabajo:

Starviewer- NASA ks- Starviewer-ESA ks- Harvard University, ICARUS, Lousiana University, Department of Physics. MIT, Disclosure Project, Camelot Project.

Nuestro sistema solar es binario. Evidencias científicas I/20

Resúmen de la investigación.

Hemos desarrollado un modelo  científico de respuesta, para explicar  las perturbaciones  simultáneas  de las fuerzas de gravedad existentes en los cometas de la nube de Oort, así como el viento adiabático procedente de la Galaxia que se justifican únicamente por  la influencia de un impulso estelar, procedente de una estrella del tipo M5.8Ve.

Para ello, hemos utilizado como base de este estudio, los modelos propuestos por el Dr. John. J. Matese, y Dr. John. B. Murray, así como las observaciones realizadas por los Doctores Geoffrey W. Marcy, y Ben. R. Oppenheimer, que contribuyeron a descubrir la “enana marrón” Gliese 229B, así como su conducta, respecto a su estrella principal.

Tras obtener la dependencia temporal  de una amplia gama de características  observables, las  órbitas de los cometas, nos proporcionan una huella dactilar de la dinámica. Estas características incluyen: El flujo de distribución de la energía, el perihelio, la distancia, el momento angular y la orientación del eje principal. Todas estas variables se determinan, en el presente estudio.

Así mismo, demostraremos que se producen errores de bulto en los resultados, si separamos  los efectos de la marea galáctica y las perturbaciones del impulso estelar, en  lugar de  un análisis conjunto de ambos, que coincide exactamente, por similitud con el modelo de Gliese 710, en el caso de que se aproximara, o con las perturbaciones internas observadas en Gliese 229A respecto de su  compañera Gliese 229B.

Estrella tipo M5. Enana Marrón.
Estrella tipo M5. Enana Marrón.

Daremos ilustraciones detalladas, simulando, por ejemplo el caso en el que la masa estelar y la velocidad relativa tengan el ratio:

                                                                  M*/Vrel  = 0,043 Ms/Km   s-1 

 

Y el parámetro de impacto solar sea  45.000 UA.

En este caso, se explica la similitud con el supuesto  en el  que un astro del tamaño y características de Gliese 710, se encontrase  en dicha posición, pero dado que no es el caso, también explica el comportamiento del sistema Gliese 229 A y B, por similitud, por lo que cabe concluir, que en la nube de Oort, estas perturbaciones se están produciendo, lo que implica necesariamente la existencia de un objeto estelar M5, a una distancia no superior a 45.000 UA.

Hemos observado así mismo, que el pico correspondiente al  flujo correspondiente a las alteraciones orbitales  cometarias, respecto al electromagnetismo de la marea galáctica excede en un 41%, si tomamos éstas de forma aislada.  Por último, presentaremos evidencias expresadas en forma [ M*/Vrel ], para cada escenario de tamaño de la incidencia estelar.

Por último. Demostraremos, que el incremento en la actividad volcánica, la actividad tectónica y  el incremento de radiación Gamma, obedece al mismo modelo de interacción.

Equivalencias:

(M* = Masa estelar)

(Ms= Masa solar)

UA=Distancia medida en Unidades Astronómicas. La  Tierra está a una unidad astronómica del sol =1UA.

Fin 1/20.           Continuará>>

Estudio, elaborado por:

Starviewer.wordpress.com

Equipo de trabajo:

Starviewer- NASA ks- Starviewer-ESA ks- Harvard University, ICARUS, Lousiana University, Department of Physics. MIT, Disclosure Project, Camelot Project.

NASA, ESA y Cambio Climático. Posiciones encontradas. Últimos datos.

El cambio climático que está sufriendo nuestro planeta es una evidencia cada día más palpable, y la comunidad científica es prácticamente unánime al achacar sus causas a la acción del hombre. Sin embargo, estudios de científicos soviéticos basados en datos de sondas de la NASA, concluyen que es el Sistema Solar en su conjunto el que se está calentando. Se trata, dicen, de la consecuencia de estar entrando en una zona de la galaxia altamente energética.  (La alineación con el centro de la galaxia).
Enviadas originalmente para estudiar Júpiter y Saturno, las “Voyager” 1 y 2 que se lanzaron en 1977 son en la actualidad las sondas que más se han alejado de nuestra Tierra. Han llegado hasta los límites del Sistema Solar, y su objetivo  ahora, es estudiar cómo interactúa el Sol con el resto de la galaxia. Para ello analizan los límites externos de la heliosfera, una burbuja magnética creada por el viento solar que rodea y compenetra al Sistema Solar. En ese límite, conocido como heliopausa, se produce un choque entre el viento solar (compuesto por una corriente continua partículas que emite el Sol), y el viento interestelar que procede de la galaxia.
Nuestro Sol, junto con toda su familia de planetas, gira alrededor de la Galaxia a la que da una vuelta completa cada 230 millones de años y una traslación espiral completa cada 26.000 años.

Simulación sistema solar
Simulación sistema solar

Dmitriev y sus colegas creen que los cambios en el Sistema Solar se deben a que estamos atravesando una zona del espacio interestelar que contiene una gran cantidad de partículas altamente energéticas.(Algo que sucede cada 26.000 años).

Durante ese viaje alrededor del centro de la galaxia, el Sistema Solar atraviesa regiones con nubes de polvo, gas y partículas cargadas, zonas vacías y otras densamente pobladas, como los brazos espirales. La región de la heliopausa esta marcada por lo que se conoce como “onda de choque”, un lugar en el que el viento solar se ralentiza precipitadamente al chocar contra las partículas que encuentra al atravesar la galaxia. Es un choque de una magnitud extraordinaria, que se produce en una región variable dependiendo de la fuerza con la que golpee el viento interestelar y la fuerza que posea el viento solar para frenarlo. Los científicos de la NASA creen que la “Voyager 2” cruzó esta onda de choque en diciembre de 2004, y según la valoración de investigadores del Instituto de Tecnología de California en Pasadena (EEUU), la sonda atravesó este límite más cerca del Sol de lo esperado.
Basándose en los datos de la “Voyager”, Alexey Dmitriev, geofísico de la Academia Rusa de Ciencias, estima que en la actualidad el tamaño de la onda de choque se ha multiplicado por diez en estos últimos 20 años, cuando las “Voyager” hicieron las primeras mediciones. Dmitriev y sus colegas creen que se debe a que estamos atravesando una zona del espacio interestelar que contiene una gran cantidad de partículas altamente energéticas. Es una especie de turbulencia interestelar llena de desechos espaciales que, según parece,  podrían ser el resultado de la explosión de una estrella. A medida que nuestro Sistema Solar avanza hacia esta nube de energía, sus partículas cruzan con mayor intensidad la heliopausa, atraviesan la heliosfera, y llegan hasta el mismo Sol. Dmitriev cree que el incremento de actividad solar que estamos teniendo es resultado directo de este continuo flujo de materia y energía, proveniente de esta nube interestelar.

Todo lo que afecta al Sol afecta a sus planetas. De este modo las atmósferas, el clima, y el magnetismo de todos los planetas del Sistema Solar -incluida nuestra Tierra- están siendo afectados, por una parte por un Sol alterado, y por otra por las partículas y la energía que llegan de la galaxia. Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno son los planetas en los que más fuerte está impactando la onda de choque.

 Las alteraciones geológicas, geofísicas y climáticas que actualmente está viviendo la Tierra, tienen su origen en la “donación” de energía que nos esta llegando de la galaxia.

 El caso de Júpiter es especial, ya que ha duplicado su campo magnético y ha generado en estos últimos años una segunda mancha roja de dimensiones casi tan grandes como las de la Tierra, gracias al incremento de energía que esta recibiendo. Nuestro Sistema Solar en su conjunto, está viviendo un calentamiento global.

Las conclusiones de Dmitriev están siendo confirmadas por un número creciente de científicos, principalmente rusos; sin embargo, la ciencia más ortodoxa no considera importantes los impulsos energéticos procedentes de la galaxia, ni los efectos producidos por la configuración planetaria del Sistema Solar.

En todo caso se sabe que nuestra heliosfera permanecerá dentro de la onda de choque durante los próximos 3.000 años, y que nos queda mucho por conocer lo que esto implica. Dmitriev aún así lo tiene claro: el estado excitado de nuestra heliosfera afecta a todo el organismo del Sistema Solar: Sol, planetas, lunas, cometas y asteroides, así como el espacio interplanetario. Respecto a nuestra Tierra, cree que las alteraciones geológicas, geofísicas y climáticas que actualmente está viviendo, tienen su origen en la “donación” de energía que nos llega de la galaxia, pero que la habilidad de la Tierra para adaptarse, se altera y disminuye debido a los cambios en la naturaleza provocados por el hombre. En poco tiempo -predice Dmitriev- asistiremos a fenómenos climáticos catastróficos nunca antes vistos.
La conclusión de Dmitriev  y de otros científicos de la Academia Rusa de Ciencias es que la humanidad se enfrenta a un problema de adaptación al nuevo estado de la Tierra, pero no sólo porque esta nube energética esté alterando al clima, sino porque también lo hará sobre los seres vivos, sus procesos vitales y, en definitiva, sobre toda la Tierra.

Fuente NASA69.-

 

 

Ya somos 400 y cada vez con más fuerza.

Todo empezó en 2001.

Un grupo de científicos procedentes de diversas agencias Oficiales, comenzamos a protestar por el engaño, las mentiras y la desinformación que nos obligan a diseminar al público, para tapar las evidencias. Si hablamos de ello, la ciencia oficial nos cierra las puertas y nos desacreditan.

Observaciones de un Astrónomo tras 8 años de investigación

Tras varios años estudiando con metodología absolútamente científica sobre el particular y analizando fuentes históricas, astronómicas, arqueológicas e incluso análisis geocósmicos del comportamiento de nuestro sistema solar y la vía lactea, con el material adecuado, y de las fases cíclicas y etapas geológicas por las que nuestro planeta ha pasado desde Pangea hasta nuestros días glaciaciones incluídas y extinciones cíclicas evolutivas, el tema está muy claro, y puede resumirse en dos líneas convergentes, ambas correctas, pero de diferente alcance y magnitud:

 1º.-Nuestro sistema solar, claramente es binario y cíclicamente cada 3000-3600 años, recibe el tránsito de una estrella “enana marrón” del tamaño algo menor que la mitad del sol  atravesando en órbita elíptica y perpendicular al resto de las órbitas de los planetas de nuestro sistema solar, intersectando el cinturón de Kuiper y posteriormente el cinturón de asteroides (Entre Marte y Júpiter) por lo que el arco (ciclo orbital de tránsito) desde la entrada hasta la salida de dicho cinturón dura aproximadamente unos 4 años en eje sureste a noroeste del plano. Durante este período cíclico de aproximadamente 4 años, se producen alteraciones magnéticas, calentamiento global, deshielo de los polos, terremotos, seismos y otras alteraciones análogas a las que ya se han producido en Urano, Neptuno y se están produciendo en Saturno, y Júpiter. De hecho los anillos de Saturno, se originaron en el pasado precísamente como consecuencia de una colisión cósmica. Igualmente sucede con Fobos y Deimos (Las lunas de Marte) como consecuencia de una colisión que en el pasado tuvo lugar en uno de estos tránsitos con lo que hoy se conoce como el cinturón de asteroides. Al ser un fenómeno cíclico, hablamos de escenarios de tránsito, pues los efectos sobre la tierra oscilan en una escala que va de 9 a 1, de máxima perturbación a mínima perturbación, según la posición relativa que la tierra tenga respecto al sol y a dicho astro en el momento de dicho tránsito, pero la probabilidad de que ese astro produzca fenómenos de extinción masiva es bastante remota, sin embargo la posibilidad de desastres climáticos de magnitud intensa, explosiones solares más fuertes, más rayos ultravioleta a medida que pasan los años e incluso la extinción parcial, está garantizada. Ésto no es nuevo, pues ha pasado desde el orígen de los tiempos y tenemos conciencia, consciencia y conocimiento de ello desde tiempos de los Sumerios y los Egipcios, porque en el tránsito anterior a ese, no existía ni la escritura. Los Aztecas, los Incas y los Mayas, también conocían el fenómeno. Pero, estos últimos aún van más allá. (Lo comento ahora en el punto segundo).

 2º.-Lo realmente preocupante, y de ahí la precisión del calendario Maya, no es el ciclo de tránsito de la famosa “enana marrón”, sino, el ciclo que implica el final del periódo de oscilación del sistema solar sobre el eje central de la vía láctea o traslación galáctica que cíclicamente es lo que describen los mayas con absoluta precisión en su calendario (26.000 años). Junto a ese ciclo de traslación, existe una rotación galáctica completa del sistema solar. (Cada 230 millones de años).Dado que este ciclo se compone de cuatro tránsitos de la enana marrón, el quinto tránsito de la misma, coincide a veces con la alineación al centro de la galaxia, que es un agujero negro super masivo. Desgraciadamente  nadie ha regresado para contarnos lo que sucede, así que tendremos que esforzarnos en dejar este testimonio para las generaciones que nos sobrevivan. El momento de la alineación coincide con el tránsito de la estrella, y ambas cosas explican desde las glaciaciones, hasta las extinciones masivas, así como Grandes Bólidos..meteoritos, que bombardean, sin olvidar los rayos ganma que provienen del centro de la galaxia y de los que estamos protegidos por la nebulosa de polvo cósmico central. Literalmente, somos un pequeño municipio de las afueras de nuestra inmensa area metropolitana galaxia, y miramos a Orión que es el orígen de nuestro propio municipio, y de todo nuestro brazo galáctico, y curiosamente se sitúa a las afueras. Pues bien, hace poco, varios astrónomos de la ESA y NASA contemplaron cómo había emisiones masivas de rayos Ganma por ese barrio, para tratar de explicar precísamente el ciclo de traslación galáctica que está apunto de suceder. Todo ésto es ciencia pura 100% . No sabemos lo que puede pasar, pero está claro que no se descarta tampoco que la tierra se pare en su rotación y que se inviertan de forma brusca los polos, pues fenómenos como éstos ya han pasado anteriormente, y geológicamente existen pruebas de ello, al igual que existen pruebas geológicas de que cadenas montañosas enteras, en el pasado estaban sumergidas, etc…

 Como decía al principio, nadie sabe con certeza lo que puede pasar, pero es lógico que este conocimiento bastante obvio, no se haga público porque provocaría una crisis de pánico de escala Bíblica, suicidios colectivos, en fin…

 La ciencia está al alcance de quien quiera y sepa aprenderla, entenderla e interpretarla, pero no olvideis algo muy importante…La Tierra lleva viva millones de años, El Sol lleva operativo más de 5.000.000 millones de años, y nosotros sólo tenemos consciencia de nuestra existencia en tiempos muy recientes, y nuestra tecnología y conocimiento es un suspiro en comparación con nuestro planeta. 

 Divulgar la información científica es un gran reto, pero implica también una gran responsabilidad. Una de ellas es evitar que cunda el pánico ante lo que desconocemos.

Entrada de la Enana Marrón (Nibiru, Hercólubus, Eris, X) desde La Órbita de Plutón hasta su salida
Entrada de la Enana Marrón (Nibiru, Hercólubus, Eris, X) desde La Órbita de Plutón hasta su salida