¿Y si existiera un planeta gemelo a la Tierra en nuestra estrella más cercana?

Los científicos del Observatorio Europeo Austral (ESO) van a anunciar a finales de agosto el descubrimiento de un nuevo exoplaneta similar a la Tierra, que orbita en torno a Próxima Centauri, la estrella más cercana al Sistema Solar, afirmó la revista alemana Der Spiegel.

“El planeta, que todavía no tiene nombre, sería parecido a la tierra y orbita a una distancia de Próxima Centauri que haría posible la presencia de agua líquida en su superficie, una condición necesaria para la existencia de vida”.

“Nunca antes los científicos habían descubierto una segunda Tierra tan cerca”, informó, y agregó que el Observatorio Europeo Austral (ESO) anunciará el descubrimiento a finales de agosto.

Próxima Centauri es una de las tres estrellas del sistema Alfa Centauro, una constelación que se ve desde el hemisferio sur. Está ubicada a 4,24 años luz de la Tierra.

Richard Hook, portavoz de la ESO, indicó que sabe de la publicación del artículo, pero se negó a confirmar o a desmentir la información.

“No hacemos comentarios”, dijo a la AFP.

“Encontrar un cuerpo celeste es un trabajo muy difícil”, declaró un astrofísico, que pidió no ser identificado, al semanario.

“Estamos en los límites de lo que es técnicamente posible medir”, indicó.

Hace un año, la Nasa anunció el descubrimiento de un exoplaneta muy parecido a la Tierra, pero muy alejado, a unos 1.400 años luz.

Aunque la relación de distancias puede hacer pensar que este nuevo planeta está al alcance de la mano, viajar hasta esta estrella no está al alcance de los humanos, por el momento.

Fuente.

StarviewerTeam 2016

Un nuevo estudio científico, analiza el impacto de los rayos cósmicos en el ambiente del ecosistema vital de los planetas capaces de albergar vida.

El estudio que lleva por título “Galactic Cosmic Rays on Extrasolar Earth-like Planets: Atmospheric Implications”, analiza las implicaciones de los rayos cósmicos enel entorno de habitabilidad de los exoplanetas. Acaba de ser publicado el 24 de Marzo de 2016, y supone el primer intento de simulación de las variaciones en los ecosistemas de los planetas siguiendo la hipótesis de la denominada “ionogenomática” o relación entre las emisiones cósmicas y los entornos habitables.  En base a la teoría que los diferentes ADN se verían modificados por los entornos de las radiaciones cósmicas, se propone un estudio en el que la química y la temperatura de otros planetas extrasolares como nuestra Tierra, se vería afectada por dichas variaciones, en el marco de las emisiones cósmicas de su estrella y otros eventos cósmicos asociados a su vecindario estelar. En dicha simulación, se toma como referencia los entornos de planetas con base (N_2-O_2 ) a nivel atmosférico, es decir, planetas con atmósferas semejantes a la Tierra, tanto en su composición como en su temperatura.

El estudio trataría de evaluar las modificaciones y cambios en la biosignatura de las atmósferas, así como su implicación en los ecosistemas finales, entendiendo que podrían calcularse los flujos residuales de partículas, el viento estelar, así como la influencia en su superficie, estimando variaciones del 20% en el desarrollo de los ecosistemas, lo que implicaría una riqueza de especies y mutaciones hasta ahora no consideradadas en la investigación científica.

El estudio establece diversos factores y condiciones que afectarían al índice de proliferación de radiación UV (Ultravioleta) y sus consecuencias en el medio biológico, asumiendo que el impacto configuraría dos caminos diferentes en las líneas de evolución, y que tales líneas estarían conectadas a la intensidad de los fenómenos cósmicos analizados.

La conclusión que se extrae del estudio, es que aunque a largo plazo las líneas cambiarían, la lógica en superficie de las especies no se vería afectada a corto plazo salvo en mutaciones que no serían superiores al 20%, lo que implicaría modificaciones generacionales por adaptación.

ionocampos

El estudio es muy importante, pues pone las bases por primera vez de lo que ya se conoce como Ionogenomática, con una metodología de estudio concreta que pone en relación las modificaciones de los ecosistemas, con el impacto diferencial en las Radiaciones Cósmicas Ionizantes del entorno galáctico en cada planeta habitable y sus consecuencias.

El estudio ha sido elaborado por J.–M. Grießmeier, F. Tabataba-Vakili, A. Stadelmann, J. L. Grenfell y  D. Atri. Y publicado el pasado 24 de Marzo de 2016.

Puede descargarse y citarse como: arXiv:1603.06500 [astro-ph.EP] (or arXiv:1603.06500v1

Fuente: StarViewerTeam 2016.

Las evidencias de agua en Marte serían definitivas según los expertos.

Desde 1976 ya se sabe que hay agua en Marte. ¿Cuál es la razón por la que cada 4 años desde 1976 hasta 2015 se debate constantemente la existencia de algo que ya se sabe desde 1976?. En los últimos dias existe una confirmación tajante que ya se realizó en 2011, como pueden comprobar del artículo que publicamos a continuación. Cada vez que un científico de la NASA afirmaba que existia agua en Marte era censurado y ridiculizado. Hoy en 2015 sigue pasando lo mismo. Seguidamente podemos ver los enlaces más recientes con los últimos hallazgos reportados oficialmente.

http://spaceref.com/mars/

StarViewerTeam.com

Hace pocos días, publicábamos el estudio presentado por John Bridges, que confirmaba la existencia de procesos de aguas termales en el subsuelo marciano.

El pasado 19 de noviembre, eran los propios científicos del Jonson Space Center de Tokyo, los que admiten sin lugar a dudas la presencia de agua en Marte:

Los Investigadores del Tokyo Institute of Technology (Johnson Space Center) en colaboración con el Carnegie Institute of Washington, informan que los estudios realizados en la geología y procesos geoquímicos de la superficie de Marte, son concluyentes en este aspecto, en la presencia de agua en las capas del subsuelo marciano, que implicaría la probable presencia de vida orgánica con un 95% de probabilidad.

A pesar de estos hallazgos, que se extienden al manto de Marte, los más escépticos mantienen abierta la cuestión debido a cuestiones que deberán ser analizadas en los próximos meses.

Pero lo cierto es que la…

Ver la entrada original 464 palabras más

Las medusas compás que en 2013 invaden el mediterráneo proceden del Ártico y el Atlántico norte. ¿Evidencias de reversión geomagnética?

Un extraño dato que evidencia mucho más que un simple cambio térmico en las aguas, es un cambio en los flujos de las corrientes, que implica la presencia de anomalías térmicas recurrentes en zonas en las que se produciría una extraña inversión térmica. Ya conocemos que en el pasado se produjeron reversiones geomagnéticas con carácter previo a las glaciaciones, lo que implica modificaciones en los climas regionales, hábitats y migraciones invasivas de determinadas especies .

En el caso de las medusas, podríamos afirmar que estos seres pluricelulares están presentes desde hace más de 500 millones de años sin apenas experimentar evolución, lo que las confiere un interesante elemento para el estudio de las temperaturas, corrientes marinas, etc…

Las medusas siempre han estado presentes en los ecosistemas marinos, sin embargo, su presencia obedecía a zonas geográficas en las que su hábitat natural era compatible con sus características en los océanos. A diferencia de otras especies, las medusas, presentan un ciclo de proliferación y reproducción que requiere la presencia de nutrientes y la ausencia de depredadores naturales. Los mayores depredadores de las medusas son las tortugas y estas están viendo reducida su presencia en los Océanos. Otro factor es el desplazamiento por corrientes marinas de contraste entre las aguas más frías y las más cálidas.

Si las corrientes marinas no sufrieran especiales modificaciones, o anomalías sustanciales, sería muy extraño y/o casi imposible encontrar especies de aguas frías en zonas de aguas cálidas, a menos que las aguas cálidas se enfriasen y las frías se calentasen. Por así decirlo, las plagas de medusas se limitarían a las mismas especies o similares propias de cada ecosistema, y no a la invasión de otras especies de ecosistemas incompatibles.

Pues bien, hasta ahora, salvo alguna excepción, las medusas del Ártico no podrían encontrarse de forma masiva en el Mediterráneo, ya que ambos ecosistemas son incompatibles entre sí debido a las corrientes de convección. Sin embargo, este precedente se ha roto, y ha sido con la aparición de un peculiar ejemplar de medusa hasta ahora presente tan sólo en aguas del Ártico y el Atlántico norte. Nos referimos a la medusa compás, que actualmente durante el mes de Junio está invadiendo las aguas del litoral levantino español. (1)

compas

Esta circunstancia, unida al desplazamiento del Ártico a razón de un kilómetro al día, en dirección hacia Siberia, evidencia una aceleración de ese desplazamiento como ya sucedió con carácter previo a las anteriores glaciaciones.(2)

polos-2

Según un estudio publicado en octubre de 2012 por científicos noruegos, en los últimos 120 millones de años se habrían producido cuatro movimientos reales de los polos, calculándose que el máximo desplazamiento habría sido de nueve grados.Pero también hay que distinguir entre un movimiento real de polos y un movimiento aparente por culpa de la deriva continental. La diferencia está en que, en el primer caso, toda la corteza terrestre se mueve al mismo tiempo, mientras que la deriva afecta únicamente a placas aisladas.

Por otro lado, en un artículo publicado por la revista Physicsworld en noviembre de 2012 se daban a conocer las conclusion es de un equipo de geofísicos de Estados Unidos y Canadá basado en datos de los últimos 1000 millones de años, sugiriendo la posibilidad de seis vuelcos de hasta 50º con su consiguiente retorno al eje de origen. Si algo así ocurriera hoy, la ciudad de Boston acabaría en pleno polo norte.

Y en concreto,

El movimiento de los últimos años pueden verlo resumido aquí:

Y en concreto, durante los dos últimos años se ha incrementado exponencialmente el proceso:

Desplazamiento espiral.(3)

Adicionalmente, hace 38 años la Revista Científica Nature, en su edición de 6 de octubre de 1972, ya recogía un interesante estudio de verificación de reversiones geomagnéticas cíclicas en la Tierra.

En concreto, la revista (Nature 239, 327 – 330 (06 October 1972); doi:10.1038/239327a0 ) publicaba un estudio realizado por MICHAEL BARBETTI & MICHAEL MCELHINNY  (Department of Geophysics and Geochemistry, Australian National University, Canberra,).

En concreto, un análisis detallado de las civilizaciones humanas surgidas en nuestra historia, parecen indicar que existe un periodo oscuro de recesión “(involución)” precísamente entre el año 32.000 y el 10.000 A.C.

Un reciente estudio de New Scientist de 4 de Septiembre de 2010, corroboró de nuevo lo que hace 38 años MICHAEL BARBETTI & MICHAEL MCELHINNY demostraron. doi:10.1016/S0262-4079(10)62127-6

Señala en el Resumen:

” Las Reversiones Súbitas en los ejes geomagnéticos de la Tierra, son teoréticamente imposibles, pese a que las evidencias muestran que se han producido al menos dos veces en el pasado reciente.”

Las modificaciones afectarían a las corrientes de distribución de aguas y las anomalías detectadas en las temperaturas del agua del mar durante el presente año 2013, en el que puede apreciarse cambios térmicos de más de 2 grados en la temperatura media del Atlántico Norte y Ártico, junto al enfriamiento relativo de las aguas del estrecho de Gibraltar y del mediterráneo en cerca de dos grados. (4)

wksst.20130529

Son numerosas las referencias científicas que apuntan a un cambio en los polos como causa de las anteriores glaciaciones. En esta ocasión lo que sorprende es la presencia de una medusa como la compás, en aguas del mediterráneo, que se encuentra dos grados más frío de lo habitual, mientras que el Atlántico Norte se encuentra dos grados más templado de lo habitual. Esta circunstancia evidencia cambios en los flujos de las corrientes marinas, lo que explicaría la presencia de nuevos flujos de agua fría con presencia de estas especies del ártico en latitudes mediterráneas.

Fundación EticoTaku 2013.

——–Notaciones del artículo——-

(1).-Pueden consultar las referencias de esta medusa: Chrysaora melanaster o medusa compás. (Ver  Referencia sobre esta y otras medusas en el Smithsonian National Museum of Natural History).

(2).-En todos los manuales de navegación, se hace referencia a este desplazamiento progresivo del eje magnético de la Tierra. Ver por citar un ejemplo: La web de divulgación Náutica (Estudios Costa). En 2005, el desplazamiento fue de 40Km mientras que en 1970, el desplazamiento fue de apenas 10 Km. En 2012 el desplazamiento fue de 360 Km, casi un km diario. El desplazamiento acumulado desde 1913 es ya de 1100 Kmshttp://www.estudiosnauticosta.com/articulo.php?num=124

(3).-Fuente: Centro de Geomagnetismo. Universidad de Kyoto

(4).-Ver Datos NOOA: http://www.ncdc.noaa.gov/oa/climate/research/sst/weekly-sst.php

(5).-Ver bibliografía complementaria para profundizar sobre la materia:

La bibliografía que citamos a continuación, es indicativa de que estos eventos sugieren ineludiblemente  el cambio climático de un orígen cósmico global.

1. Bowler, J. M., Jones, R., Allen, H., and Thorne, A. G., World Archaeol., 2, 39 (1910).

2. Cox, A., Science, 163, 237 (1969). | ISI |

3. Smith, J. D., and Foster, J. H., Science, 163, 565 (1969).

4. Stacey, F. D., Physics of the Earth, 176 (Wiley, 1969).

5. Bonhommet, N., and Zähringer, J., Earth Planet. Sci. Lett., 6, 43 (1969).

6. Denham, C. R., and Cox, A., Earth Planet. Sci. Lett., 13, 181 (1971).

7. Mörner, N.-A., Lanser, J. P., and Hospers, J., Nature Physical Science, 234, 173 (1971).

8. McElhinny, M. W., Luck, G. R., and Edwards, D., Pure Appl. Geophys., 90, 126 (1971).

9. Thellier, E., and Thellier, O., Annls. Geophys., 15, 285 (1959).

10. Bucha, V., J. Geomag. Geoelectr., 22, 253 (1970).

11. Opdyke, N. D., Ninkovich, D., Lowrie, W., and Hays, J. D., Earth Planet. Sci. Lett., 14, 145 (1972).

12. Creer, K. M., Thompson, R., and Molyneux, L., Earth Planet Sci. Lett., 14, 115 (1972).

13. Fisher, R. A., Proc. Roy. Soc., London, A, 217, 295 (1953).

14. Proceedings of the Sixth International Conference on Radiocarbon and Tritium Dating, xvi (US Atomic Energy Commission, 1965).

15. Polach, H. A., Lovering, J. F., and Bowler, J. M., Radiocarbon, 12, 1 (1970).

Encuentran un mamut datado en más de 10.000 años en Siberia en perfecto estado de conservación del que por primera vez consiguen extraer sangre.

Se trataría de un joven ejemplar femenino hallado bajo el hielo de Siberia. La datación aproximada es de 10.000 años, y por tanto se remontaría a la última glaciación.

Lo realmente relevante es que por vez primera el estado de conservación es excepcional, ya que se ha podido extraer sangre de un animal extinguido.

El hallazgo  se ha producido en las islas Lyakhovsky. La sangre ha podido extraerse a una temperatura de -10 grados C, y el análisis revela la existencia en la sangre de algún tipo de anticongelante natural.

El científico Semyon Grigoriev comentó que el hallazgo es único en el mundo, pues “aún no se explica cómo es posible que el animal se encuentre en perfecto estado de conservación y aún con sangre fresca que hemos podido extraer. “Para que algo así suceda, se requeriría que el animal se hubiese congelado vivo y que no hubiese sufrido descongelaciones y congelaciones posteriores a lo largo de los 10.000 años siguientes. “

Lo cierto es que tal y como sugiere el Director del Museo de Mamuts del Instituto de Ecología Aplicada de la Universidad Federal Nor-Noreste, el descubrimiento es único en el mundo. Posteriores investigaciones determinarán la razón por la que el mamut ha llegado a nosotros en perfecto estado de congelación y con la sangre intacta. 

En tal sentido ha informado el diario Siberian Times, donde pueden leer la noticia original del hallazgo.

Fuente: http://siberiantimes.com/science/casestudy/news/exclusive-the-first-pictures-of-blood-from-a-10000-year-old-siberian-woolly-mammoth/

Fundación EticoTaku 2013

La nueva visión de alcance de la metodología neurocientífica: La dimensión cuántica de la mente.

Por primera vez de forma sistematizada, la comunidad científica conviene en señalar que la conciencia humana enlaza con la dimensión de la física cuántica y no con la neurociencia, tal y como hasta ahora tradicionalmente se venía entendiendo.

La cuestión estrictamente biofísica ha sido ampliamente debatida sin obtener respuestas, que curiosamente sí se encuentran en los nuevos conceptos de la teoría de supercuerdas y especialmente de la supersimetría.

La cuestión de base genera una inquietud creciente en la comunidad neurocientífica, ya que a medida que profundizan en el campo de la ciencia de la conciencia, los hallazgos son cada vez más contundentes. Conceptos como los biofotones, la meditación, las Resonancias Schumann, ponen de relieve que los procesos neurofisiológicos son consecuencias de una transdimensionalidad y no causa en sí misma de una estricta explicación anatómica, o química. Ni siquiera las sinapsis por sí solan explicarían la curiosa relación existente entre procesos emocionales y señales coherentes en los EEG y ECG.

Desde que recientemente Raymond Tallis expuso en la Academia Británica que no podemos asumir de forma científica un reduccionismo de la conciencia humana a la simple actividad cerebral. En Aping Mankind expone los argumentos más contundentes hasta ahora vistos en la comunidad científica ortodoxa.

La experiencia empírica no siempre es racional, y por tanto, tenemos que entender que la dimensión mental es infinitamente más sofisticada que la mera actividad neuronal.

Simplemente la creatividad y/o el descubrimiento del sentimiento de “amor”, muestran procesos complejos que van más allá de la conexión entre neuronas o la producción de sustancias.

Definitivamente el ser humano es mucho más que un cerebro.

Incluso para el distinguido psicólogo Robin Dunbar, la cuestión requiere buscar nuevas formas holísticas de entender la cuestión, más allá de la neurociencia. Este planteamiento constituye un hito en los planteamientos tradicionales de la Academia Británica, caracterizada por su “ortodoxia” racionalista.

En la revista Cell press, en el mismo sentido que Tallis, se publicó un paper en agosto de 2008 en el que ya se exponían las nuevas tendencias del estudio de la conciencia en el ámbito de la neurociencia. El estudio fue publicado por : Anil K. Seth, Zoltan Dienes, Axel Cleeremans, Morten Overgaard y Luiz Pessoa, y lleva por título: Midiendo la Conciencia: Aproximaciones desde la neurofisiología.

Pueden descargarlo directamente de la revista Cell press.

Fundación EticoTaku 2013.

Incremento de movimientos sísmicos y volcánicos y su relación con la actividad solar.

Existe una creciente relación entre el incremento de la actividad sísmica y volcánica y el incremento de  la actividad solar. Desde 2009, estos cambios han ido reportándose y documentándose en lo que se denomina la TGTRPT, (1) que relaciona la actividad solar, con la actividad geomagnética y tectónica, en la medida que se fueron recabando datos, podemos relacionar una clara gráfica ascendente en el período 2012-2013, tomando en consideración todos los movimientos sísmicos reportados.

Puede comprobarse claramente una tendencia incremental tanto cuantitativa, como cualitativa, en lo que a magnitudes y frecuencia se refiere. El estudio ha sido elaborado por científicos japoneses, que están especialmente sensibilizados por la cuestión sísmica.

En los últimos tres días, la actividad solar ha sido inusualmente alta, destacando tres tormentas consecutivas:

1ª.-14 de Mayo: Una Tormenta Triple de clase X.

2ª.-15 de Mayo: Tormenta  de tipo X1.2.

3ª.-Hoy 17 de Mayo: Tormente de tipo M3.2

En menos de 24 horas, cuatro tormentas de tipo X. La comunidad científica alcanza consenso en dos puntos:

1º.-Puede afirmarse que la actividad sísmica global y la actividad electromagnética de la Ionosfera están relacionadas entre sí, tanto a nivel cuantitativo (Número de seísmos), como cualitativo (Intensidad de los mismos) en términos generales.

2º.-La intensidad media de los seísmos no está directamente relacionada con el número de seísmos,pero sí con las diferencias de intensidad de las zonas TEC, lo que relaciona el fenómeno sísmico, una vez más con las Resonancias Schumann, tal y como ya expusieron Otha et all en 2008.

Bibliografía de interés sobre la materia:

Hayakawa, M., K. Hattori, and K. Ohta (2007), Monitoring of ULF (ultra-low-frequency) geomagnetic variations associated with earthquakes, Sensors, 7, 1108-1122.

Hayakawa M., and K. Ohta (2006), The importance of direction finding technique for the study of VLF/ELF sferics and whistlers, IEEJ Trans. FM, 126, 2, 65-70.

Hayakawa M., K. Ohta, A.P. Nickolaenko, and Y. Ando (2005), Anomalous effect in Schumann resonance phenomena observed in Japan, possibly associated with the Chi-chi earthquake in Taiwan, Ann. Geophysicae, 23, 1335-1446.

Hayakawa, M., and O. A. Molchanov (Editors) (2002), Seismo Electromagnetics: Lithosphere -Atmosphere-Ionosphere Coupling, TERRAPUB Tokyo, 477p.

Hayakawa, M. (Editor) (1999), Atmospheric and Ionospheric Electromagnetic Phenomena Associated with Earthquakes, TERRAPUB Tokyo, 996p.

Hayakawa M., O. A. Molchanov, T. Ondoh, and E. Kawai (1996), The precursory signature effect of the Kobe earthquake on VLF subionospheric signals, J.Comm.Res.Lab., 43, 413-418.

Maki K., and T. Ogawa, (1983), ELF emission associated with earthquakes, Res. Lett. Atmos. Electr., 3, pp. 41-44.

Molchanov, O.,A. Kulchisky, and M. Hayakawa (2001), Inductive seismo-electromagnetic effect in relation to seismogenic ULF emission, Natural Hazards and Earth System Sciences, 1, 61-67.

Nickolaenko, A. P., and M. Hayakawa (2002), Resonances in the Earth-ionosphere Cavity, Kluwer Acad. Pres, Dordrecht, 380.

Ohta K., K. Makita, and M. Hayakawa (2000), On the association of anomalies in subionospheric VLF propagation at Kasugai with earthquakes in the Tokai area, Japan, J. Atmos. Electr., 20, 85-90.

Ohta K., K. Umeda, N. Watanabe, and M. Hayakawa (2001), ULF/ELF emissions observed in Japan, possibly associated with the Chi-Chi earthquake in Taiwan, Natural Hazards and Earth System Sciences, 1, 37-42.

Ohta K., N.Watanabe, and M.Hayakawa (2006), Survey of anomalous Schumann resonance phenomena observed in Japan, in possible association with earthquakes in Taiwan, Physics and Chemistry of Earth, 31, 397-402.

Schumann W. O. (1952), On the free oscillations of a conducting sphere which is surrounded by an air layer and an ionosphere shell, Z. Naturforschaftung, 7a, 149-154.

Sorokin V. M., V. M. Chmyrev, and A. K. Yaschenko (2003), Ionospheric generation mechanism of geomagnetic pulsations observed on the Earth’s surface before earthquake, J. Atmos. Solar-terr. Phys., 64, 21-29.

Fundación EticoTaku 2013

———Notaciones del artículo——–

(1).-Monográfico sobre la TGTRPT 

(2).-Seguimiento del tiempo solar , magnetosfera y predicciones sísmicas actualizadas.

La química observable de los exoplanetas oceánicos habitables: Kepler 62-e y 62-f

Un nuevo estudio científico presentado el 18 de abril de 2013 por el  “Max Planck Institute of Astronomy” y el “Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics” y elaborado por Sasselov , Rugheimer y su equipo científico, acaba de exponer los datos más relevantes de los hallazgos de la misión Kepler, relativos al descubrimiento de dos exoplanetas oceánicos ubicados en la zona habitable de la estrella Kepler-62.

Los datos obtenidos por la misión Kepler, tal y como manifiesta Sasselov, inducen a pensar que estamos hablando de dos supertierras, completamente cubiertas de un inmenso Océano, lo que nos presentaría la increíble oportunidad de determinar sus condiciones geofísicas y atmosféricas en base a los datos de la misión Kepler.

La literatura científica, ha estado altamente fascinada por este tipo de planetas totalmente oceánicos y hasta ahora, simplemente correspondían al mero plano de la ciencia-ficción y la especulación hipotética.

Pero Kepler 62-e y 62-f, corresponden a dos supertierras que se encuentran en la zona habitable de la misma estrella y que podrán permitirnos acceder al estudio de esta nueva categoría de exoplanetas completamente oceánicos: Los denominados “waterworlds” y su potencial de habitabilidad, ya que se encuentran en la posición adecuada y estabilidad orbital idónea para que los procesos atmosféricos puedan dar lugar a la vida tal y como la conocemos.

El reciente hallazgo de Kepler 62-e y 62-f, nos permitirá analizar las atmósferas mediante técnicas de comparación de datos entre los dos modelos, que nos servirán para comparar las diferencias existentes entre los planetas oceánicos habitables y establecer un modelo de referencia atmosférica, tal y como expone Sasselov.

El hallazgo, sin lugar a dudas constituye un hito en el desarrollo de las ciencias planetarias y la exobiología, ya que tendremos patrones objetivos para estudiar la habitabilidad de los planetas oceánicos.(1).

Tal y como expone el estudio presentado por Sasselov y su equipo científico, las señales atmosféricas de los planetas oceánicos, difieren de las señales atmosféricas de los planetas terrestres, sus ciclos atmosféricos y composición constituirán patrones modelizables que nos permitirán un conocimiento más profundo de estos exóticos mundos.

La literatura científica describiendo este tipo de planetas en el marco hipotético, ha sido abundante (2). En nuestro propio sistema solar, contamos con Europa, una de las lunas de Júpiter que alberga un océano en su interior, bajo la corteza de hielo que lo recubre. Pero las diferencias de Europa con respecto a otros mundos oceánicos son enormes, debido a que las condiciones de Europa revisten su propia peculiaridad debido a la influencia de Júpiter, su radiación electromagnética y su carencia de atmósfera exterior. Por contra, en el caso de Kepler 62-e y 62-f, hablamos de planetas con atmósfera propia y completamente oceánicos, a una distancia de unos 1200 años luz de nuestro sol, lo que les convierte en los mundos oceánicos potencialmente habitables más próximos a nuestro sistema solar.

La estrella Kepler 62 es del tipo K2 , es decir menos brillante que el Sol y más pequeña , 2/3 su tamaño y 1/5 de su luminosidad, lo que permite una zona habitable más próxima ( 100- 290 días).  Su antigüedad es de más de 7.000 millones de años, es decir, casi 2000 años más antigua que el sol, y se encuentra a 1.200 años luz del Sol  en la constelación de Lira.

Respecto a los planetas, sabemos que Kepler 62-e, tarda tan solo 122 días en orbitar su estrella y  Kepler-62f, con un período orbital de 267 días.

El artículo científico de Sasselov y su equipo, pueden descargarlo aquí:

“Water Planets in the Habitable Zone:Atmospheric Chemistry, Observable Features, and the case of Kepler-62e and -62f.”

Citar como: arXiv:1304.5058v1

Fundación EticoTaku 2013

———-Notaciones del artículo——-

(1).-Tal y como se expone literalmente en el abstract del estudio: “Water planets in the habitable zone are expected to have distinct geophysics and geochemistry of their surfaces and atmospheres. We explore these properties motivated by two key questions: whether such planets could provide habitable conditions and whether they exhibit discernable spectral features that distinguish a water planet from a rocky Earth-like planet. We show that the recently discovered planets Kepler-62e and -62f are the first viable candidates for habitable zone water planet. We use these planets as test cases for discussing those differences in detail. We generate atmospheric spectral models and find that potentially habitable water planets show a distinctive spectral fingerprint in transit depending on their position in the habitable zone.”

(2).-Ver , Kuchner 2003 y Leger et al.2004

Un estudio realizado por un equipo multidisciplinar de científicos Búlgaros y Ucranianos consigue demostrar la relación entre las Resonancias Schumann y los biorritmos cerebrales.

Un reciente estudio presentado por un grupo disciplinar de científicos búlgaros y ucranianos, analiza y descubre la relación existente entre las Oscilaciones Resonantes de la Inosfera Terrestre y los biorritmos del cerebro humano.

El estudio fue presentado para su publicación en agosto de 2012  por un equipo científico multidisciplinar compuesto por:

V.D. Rusov, K.A. Lukin, T.N. Zelentsova, E.P. Linnik, M.E. Beglaryan, V.P. Smolyar, M. Filippov y B. Vachev y ha sido elaborado gracias a la colaboración interdisciplinar del Departamento de Física Nuclear, Teorética y Experimental de la Universidad Politécnica Nacional de Odessa (Ucrania), El Instituto de Radiofísica y Electrónica  (NASU) Ucrania y El Instituto Bulgaro para la Investigación Nuclear y la Energía Nuclear de Sofía.

Pueden descargar la reseña del estudio aquí: http://arxiv.org/abs/1208.4970 y el estudio completo aquí: http://arxiv.org/pdf/1208.4970v1.pdf

Tal y como podemos leer en la Introducción del interesante estudio, el análisis parte de las diferentes investigaciones anteriores realizadas por el equipo del Premio Nobel Luc Montagnier en sus tres anteriores investigaciones en las que se ponía de referencia la relación entre el ADN y las Resonancias Schumann y en concreto el punto de los 7.83 Hz, en base al cual Montagnier basa sus descubrimientos del año 2010. (1)

En el estudio de Montagnier y su equipo se observa una relación estable  de Ondas ULF inferiores a 7Hz procedentes de la secuencia del ADN de las bacterias. Partiendo de esta base Rusov, Lukin y su equipo de trabajo, muestran el análisis de ese mismo proceso para entender los procesos lógicos de estas Ondas  y su repercusión en los biorritmos del cerebro humano. (2)

La razón tiene que ver con la coincidencia de los biorritmos cerebrales en los espectros denominados delta y theta y su relación con las bandas de frecuencia ionosférica (0.1 a 10 Hz).

Aunque el estudio realiza un enfoque dirigido a las modificaciones en los biorritmos cerebrales y la incidencia conjunta entre las Resonancias Schumann y algunas variaciones en diversas series de datos históricos correspondientes a incrementos y disminuciones de enfermedades víricas, cancer, desórdenes biofísicos diversos, etc…sienta las bases para un estudio posterior más avanzado en el que se analicen de forma detallada, las relaciones entre tormentas solares y radiación cósmica, modificaciones ionosféricas, actividad geomagnética y los biorritmos cerebrales, así como su posible incidencia en el ADN.

Los datos secuenciados disponibles, muestran diferentes tendencias directas (5) e inversas respecto a la presencia, incremento o descenso de ciertas enfermedades, en función de las series ionosféricas y geomagnéticas en un período analizado de 100 años de series históricas de las que se disponen datos.(3)

Adicionalmente el estudio diferencia entre las diferentes formas en que esta interacción magnetobiológica se produce en función de los distintos tipos de absorción celular. (4)

Descargar 

Can Resonant Oscillations of the Earth Ionosphere Influence the Human Brain Biorhythm?

—-Notaciones del artículo y referencias facilitadas de los puntos claves del estudio—-

(1.) Ver L. Montagnier, J. Aissa, E. Del Giudice, C. Lavallee, A. Tedeschi, and G. Vittielo. DNA waves and water. arXiv:1012.5166v1 [q-bio.OT], 2010.

(2.) Ver abstract del estudio que reproducimos literalmente: “Within the frames of Alfv\’en sweep maser theory the description of morphological features of geomagnetic pulsations in the ionosphere with frequencies (0.1-10 Hz) in the vicinity of Schumann resonance (7.83 Hz) is obtained. It is shown that the related regular spectral shapes of geomagnetic pulsations in the ionosphere determined by “viscosity” and “elasticity” of magneto-plasma medium that control the nonlinear relaxation of energy and deviation of Alfv\’en wave energy around its equilibrium value. Due to the fact that the frequency bands of Alfv\'{e}n maser resonant structures practically coincide with the frequency band delta- and partially theta-rhythms of human brain, the problem of degree of possible impact of electromagnetic “pearl” type resonant structures (0.1-5 Hz) onto the brain bio-rhythms stability is discussed.”

(3). Ver el artículo “Scorn over claim of Teleported DNA” en New Scientist. 15 Enero de 2011. En el mismo sentido ver http://arxiv.org/abs/1012.5166v1 y FET18012011.

(4).Ver diagrama página 10 del estudio.

(5).Literalmente, tal y como se expone en las conclusiones del estudio:

“The latter opens up a possibility for studying of positive correlation between ”pearls” appearance rate and temporal variations of death rate from various disruptions of brain diseases. The anti- correlation rate between temporal variations of Sun’s magnetic field or, that the same, direct correlation rate between of ”pearls” appearance rate and the number of deaths from considered diseases was demonstrated to have the high enough value. ”

Lectura adicional recomendada: Monográfico personalizado e-Magazine sobre Resonancias Schumann

Fundación EticoTaku 2012.

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑