Nuestro Sistema Nervioso Central es capaz de regular el sentimiento del amor, según la ciencia.

El nuevo estudio científico,  que lleva por título “Regulation of Romantic Love Feelings: Preconceptions, Strategies, and Feasibility” ( Regulación de los Sentimientos del Amor Romántico: Preconcepciones, Estrategias y Viabilidad), recientemente publicado por el equipo científico formado por Sandra J. E. Langeslag y Jan W. Van Strien, pone de relieve que los sentimientos profundos de caracter amoroso, pueden ser regulados de forma consciente por nuestro Sistema Nervioso Central, pese a que habitualmente los resultados en una primera instancia podrían hacernos pensar que existe un patrón aparente entre la mayor intensidad afectiva amorosa tras una ruptura o el aparente declive de la intensidad amorosa en las relaciones largas.

Como ponen de manifiesto los autores del estudio, los resultados muestran que existen poderosas estrategias de regulación en nuestro comportamiento consciente que nos permiten regular la intensidad del amor que sentimos desde una profundidad mucho mayor de la que “a priori” se venía pensando por la comunidad científica.

Con una interesante metodología basada en indicadores que ellos denominan LPP (Late Positive Potential), tomando mediciones de los sujetos de la muestra del estudio mediante diversas técnicas entre las que destaca el EEG (Encefalograma), concluyen que pese a que las personas piensan que los sentimientos de amor son incontrolables, utilizando determinadas estrategias conscientes por el sujeto como por ejemplo reaparición o distracción de la tensión, entre otras, sería viable el mantenimiento indefinido del sentimiento amoroso, descubrimiento que redundaría favorablemente en nuestra actual sociedad, generando efectos externos muy positivos.

Langeslag SJE, van Strien JW (2016) Regulation of Romantic Love Feelings: Preconceptions, Strategies, and Feasibility. PLoS ONE 11(8): e0161087. doi:10.1371

 

La ecuación de decisión: Primera parte. ¿¿Realmente quieres ser Libre…??

 Cada mañana, al abrir los ojos, la oportunidad de seguir viviendo comienza de nuevo, reanudamos el viaje, como peregrinos en este espacio-tiempo, caminando hacia ese objetivo que por no saber donde encontrarlo, buscamos desesperadamente.

  En nuestros itinerarios nos encontramos a cada momento con distintas alternativas, en cruces de caminos en los que una dirección, excluye a las otras posibles, y justo en ese instante, empieza la aventura, justo en ese instante entra en juego LA ECUACIÓN DE DECISIÓN.

 

  Tomamos decisiones en base a aquello que nos están mostrando nuestros cinco sentidos, pero aquello que se muestra ante ti, tan real,  es el resultado de tus decisiones en el pasado, y si no nos gusta lo que vemos, habremos de preguntarnos a nosotros mismos y sólo a nosotros mismos, quién en mi tomó esas decisiones?.  ¿Quién en mi, está tomando decisiones?.

   ¿Las decisiones las toma mi verdadero yo, mi yo profundo, el que tiene en cuenta mis verdaderos sentimientos, o bien las toma en mi, el ego?, entendido éste como la programación que gradualmente se va instalando en nuestra mente desde niños, para responder a las exigencias de una sociedad que no siempre es la idónea, para responder a las expectativas de otros egos, la programación del miedo, entendido éste como el mayor obstáculo que me impide conectar con los sentimientos de mi yo profundo, con mis verdaderos sentimientos. ¿Quién en mi está decidiendo?

   ¿Tomas decisiones desde un estado de paz interior o tomas decisiones desde    un estado interno sutil y gradualmente alterado por el miedo?, ¿en qué lado de   la jaula estás?, estás aún dentro de la jaula del ego?, sólo tú, y nadie más que    tú en la intimidad de tu espacio interno, puede responder con sinceridad.

 ¿Cuáles son los barrotes de la jaula? El miedo y todos sus derivados, por ejemplo, la ira, la agresividad, ¿ No es la ira o la agresividad una forma de “defendernos” de aquello que nos produce  miedo?.

  En este cruce del camino de nuestro itinerario de vida, la pregunta clave qué  solo nosotros hemos de preguntarnos porque sólo nosotros podemos    respondernos con sinceridad a nosotros mismos es: 

¿¿ Realmente quiero ser Libre??

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Continuará en parte 2.

Julia Jiménez (División DKG) StarViewerTeam International 2011.

¿Por qué siempre le echamos la culpa de nuestra insatisfacción a los demás?

Aunque  no lo creas ,tu puedes hacer mucho para que las experiencias que vives sean satisfactorias y enriquecedoras en vez de frustrantes y negativas.

No somos conscientes de los miles de pensamientos que pasan por nuestra cabeza cada dia, pero son miles.

¿Te has parado a observar como son esos pensamientos? ……los investigadores en el Comportamiento humano sí,y han visto que la mayoria de esos pensamientos son Negativos, victimistas, egoístas, de falta de amor hacia uno mismo y hacia los demás,

De escasez , de individualismo…etc etc.

Cada dia vamos haciendo nuestro futuro sin a penas ser conscientes, de forma automá tica es como funcionan la mayoria  de las personas. Pero es a través de nuestras experiencias y de las ajenas como vamos sabiendo LO QUE NO QUEREMOS.

De ir experimentando lo que no queremos acabamos generando nuevos deseos, ya que estamos inmersos en un proceso de expansión de la conciencia.

“El comportamiento autómata nos hace cometer errores ya que nos desconecta de nuestros verdaderos sentimientos”.

Durante la vida como proceso de experimentación ,tu ser va dirigiendo su atención hacia las ideas que tu vas teniendo, ya que todos podemos crear aquello que en algún momento concebimos. Si eres capaz de imaginarlo eres capaz de crearlo. Todo lo que  el hombre ha creado en la tierra antes ha sido un pensamiento.

Pero hay un detalle muy importante en esta creación, has de ser tu mismo ….debes seguir tus deseos mas profundos y verdaderos, no los que has aprendido o te han impuesto desde tu nacimiento y que  son los que tienes que conseguir.

“Recuerda que tus sueños más anhelados se corresponden con tus necesidades más verdaderas “.

De ser consciente de tus necesidades como ser humano en expansión es de lo que va a depender tu felicidad o tu infelicidad. Solo hay una cosa tan importante como el acto instintivo de respirar que es el expandirte interiormente un poco más cada dia.

Hay que saber que el dia que dejas de crecer como ser que eres en evolución, justo ese día empiezas  a morir . Y morir por dentro es la peor forma de morir.

Todo el Universo está en continua evolución y nosotros formamos parte de él. Debes seguir a tu corazón . Y ser  coherente en pensamiento, palabra y acción.

Los contrastes que vivimos generan dentro de nosotros la estimulaciòn  de nuevas ideas de mejora y de crecimiento interior ,siguelas y vibraras en armonía con ellas hasta conseguir hacerlas realidad. Cada pensamiento tiene una vibración , tiene energía y llenando de energía ese pensamiento con tu poder de decisión de que se manifieste, es como se hará realidad.

SOMOS SERES POSITIVOS POR NATURALEZA  ES CUANDO SEGUIMOS LOS PENSAMIENTOS NEGATIVOS CUANDO NOS COMPORTAMOS DE FORMA ARTIFICIAL . PUES EN ESE MOMENTO ACTUAMOS ASI POR LA CONTAMINACIÒN EMOCIONAL.

El mundo no es tu enemigo….solo tienes que tratarlo como a tu mejor  AMIGO.

Paloma Vela para StarViewerTeam International 2011.

No dejes que te saquen de tu conexión. Fundamentación científica.

Hasta hace poco nos preguntábamos por qué tanta hostilidad hacia el estudio de las Resonancias Schumann, ¿Por qué tanto descrédito? ¿Por qué tanto afán en lanzar mensajes de miedo y propagar la división y el odio?

Ahora ya sabemos la respuesta y esta es contundente desde el punto de vista científico:

Es muy importante una llamada a la unidad desde la relajación y la consciencia de nuestro umbral de conexión. Pese a las presiones externas y amenazas recibidas, tenemos estudios que inducen a pensar que la estrategia de las fuerzas de la sombra consiste en alterar las Resonancias Schumann en superficie mediante procesos de difracción y aislamiento en zonas metropolitanas utilizando estelas químicas con metales pesados, así como proyecciones de ELF utilizando para ello los satélites, tal y como ya ha demostrado el Dr. Nick Begich, pero también facilitando metales como excipientes en la composición de los medicamentos y alimentos que ingerimos, así como añadiendo flúor en las aguas potables. Adicionalmente, una campaña en los medios para sembrar la discordia y las discusiones permanentes, así como el miedo, son la sal y la pimienta de una estrategia para conseguir sacar a los seres humanos de sus estados de conexión consciente.
La consecuencia de estas acciones es la agresividad  de las conductas de aquellos que no están conectados con las frecuencias de la tierra. Somos vulnerables cuando nuestras frecuencias están por encima de los 26Hz. De ahí la alteración de la conducta de ballenas, delfines y las muertes continuas de aves y peces que junto con los mamíferos constituyen el grupo de seres vivos sensibles a las Resonancias Schumann. Los altos niveles de metales detectados en la alimentación, especialmente el mercurio, el aluminio y el plomo, obstruyen los receptores AMPA y NMDA, impidiendo la absorción, la atención y el aprendizaje, procesos imprescindibles para la concentración, parendizaje, atención  y meditación, y curiosamente también para la absorción de las Resonancias Schumann.
Necesitamos las ULF (Frecuencias Ultra bajas) para nuestra salud, y la génesis de nuestras emociones positivas. Es importante no dejarse llevar del miedo, ni de la ira, pues automáticamente nos sacan de nuestro equilibrio natural que se encuentra entre los 13 y los 25 Hz. En ese umbral se generan las emociones y pensamientos que interactúan con la RFD , el ADN y con los estados superiores de conciencia.Tenemos un gran poder cuando estamos conectados de forma permanente entre los 13 y los 25 Hz. Por el contrario, cuando salimos de ese umbral y nos movemos en frecuencias fuera del estado Beta >26 Hz, aparecen la ira y el odio, que son hologramas de proyección por los que se nos puede manipular y nos hacen asumir conductas autodestructivas, ya que cedemos el control. Somos emisores y receptores de RS, por tanto, tenemos la capacidad de generar nuestras propias emociones y nuestro universo interior. Podemos crear, pero sólo cuando estamos en el contexto de los 13 a los 25 Hz.
Recuerden que los sordos pueden emocionarse y curiosamente apenas sienten miedo. Las emociones humanas (no confundir con las pasiones e instintos) se generan en el umbral de los -80db, es decir, en el espectro no audible, y no visible. Prueba de ello, es la meditación consciente. (Cerramos los ojos y buscamos el silencio). También nos ayuda la fotoestimulación con pulsos de bajas frecuencias, así como la música en tribanda de pulsos de bajas frecuencias, pero la clave no está en la fotoestimulación ni en la música, sino en los paquetes de ULF pulsantes (pulsos de bajas frecuencias) que contienen ambas. El miedo, nos inhibe en seco la generación de emociones y nos saca automáticamente del umbral que las produce. Es en ese momento cuando comenzamos a generar estados en los que cedemos nuestra soberanía de forma inconsciente y nos volvemos vulnerables. La ira, el odio y el miedo nos hacen vulnerables. El amor, los pensamientos positivos y las emociones creativas, en cambio nos hacen fuertes y libres.

El amor, la creatividad, las emociones constructivas y los pensamientos positivos, sólo pueden generarse desde el umbral de los 13 a los 25 Hz. Las EEG y ECG son coherentes con esa franja. En ese momento, activamos nuestros osciladores armónicos y generamos nuestra propia energía, conectándonos unos con otros como en una network.

Recuerden que curiosamente ni los insectos, ni los reptiles son sensibles a las Resonancias Schumann, por lo que no generan emociones, sino instintos e impulsos y pasan de la posición de relajación absoluta en reposo a la posición de ataque. En cambio los mamíferos, las aves y los peces, somos sensibles a las Resonancias Schumann.

1.-Interesante descubrimiento.

Recientes estudios muestran que en efecto, la gran aparición de mamíferos, aves y peces se produjo durante el tránsito del Eoceno y el Oligoceno. Este evento, ocurrido hace 33,9 millones de años,ha servido como criterio para definir el límite entre el Eoceno y el Oligoceno, y está caracterizado por la especialización de especies primitivas aisladas. El paleontólogo suizo Hans George Stehlin acuñó su nombre en 1910 haciendo referencia al cambio drástico de los mamíferos europeos.

La primacía y desarrollo de los mamíferos sobre los reptiles y los insectos, no obedece únicamente a factores propios de la evolución, pues se han encontrado restos de iridio en las excavaciones y de SO4, lo que implica claramente residuos de Radiación Cósmica en ese proceso, lo que sugiere cambios externos de origen cósmico, y no únicamente actividad cometaria, sino también supernovas y otros eventos estelares próximos, lo que avala las tesis de los cambios posicionales en la galaxia.

Tal y como muestra la siguiente gráfica, se observa un claro corte drástico en el ecosistema de la Tierra hace 39.5 millones de años.

2.-Las extinciones del pasado y su relación con los mamíferos, las aves y los peces.

Adicionalmente, reproducimos el diagrama de extinciones por series históricas.

Puede verse cómo el nivel de extinciones fue decreciente con el paso de los años, y se estabiliza en el período del final del Eoceno. Respecto a la evolución del Iridio en capas, los datos coinciden según doi:10.1016/j.chemer.2008.05.001 según G.H.Shaw, Volume 68, Issue 3, 5 August 2008, Pages 235-264.

La literatura sobre Resonancias Schumann y la biofísica ha sido ampliamente abordada y demostrada ya por la comunidad científica.

Por otra parte, son reveladores los estudios realizados sobre EEG y ECG en Reptiles, que revelan precisamente interesantes diferencias en los ciclos y ritmos cerebrales respecto de los mamíferos, aves y peces, diferencias sustanciales, que pueden comprobarse con la lectura de la bibliografía que reproducimos al final de este artículo.

A.-Bibliografía sobre comportamiento EEG de los Reptiles.

Andrew, R. J. (1988), The development of visual lateralization in the domes- tic chick, Behav Brain Res. 29, 201-209.

Barthelémy, L.; Peyraud, C; Belaud, A. y Mabin, D. (1975), Étude électroen- céphalographique de l’anguille (Anguilla anguilla L. ), J. Physiol. (Paris) 70, 173-185.

Baxter L. R. Jr. (2003), Basal ganglia systems in ritualistic social displays: reptiles and humans; function and illness, Physiol Behav. 79 (3), 451-60.

Blanco, M. A. y Sherman, P. W. (2005), Maximum longevities of chemically protected and non-protected fishes, reptiles, and amphibians support evolutionary hypotheses of aging. Mech Ageing Dev. 126 (6-7), 794-803.

Bobbo, D., Galvani, F., Mascetti, G. G. y Vallortigara G. (2002), Light expo- sure of the chick embryo influences monocular sleep. Behav Brain Res. 132, 447-66.

Bullock, Theodore Holmes (2003), Have brain dynamics evolved? Should we look for unique dynamics in the sapient species? Neural Comput. 15 (9), 2013-2027.

Dávila, José Carlos; Andreu, Manuel José; Real, M. Ángeles; Puelles, Luis y Guirado, Salvador (2002), Mesencephalic and diencephalic afferent con- nections to the thalamic nucleus rotundus in the lizard, Psammodromus algirus, European Journal of Neuroscience 16 (2), 267-282.

277Electroneurobiología vol. 13 (3), pp. 267-282, 2005

De Vera, Luis y González, Julián (1997), Power spectral analysis of short- term RR interval and arterial blood pressure oscillations in lizard (Gallotia galloti): Effects of parasympathetic blockade, Comp. Biochem. Physiol. 118A (3), 671-678.

De Vera, Luis y González, Julián (1999), Power spectral analysis of short- term RR interval and arterial blood pressure oscillations in the lizard, Gallotia galloti: Effects of sympathetic blockade, J. Experimental Zoology 283, 113-120.

De Vera, Luis; González, Julián y Pereda, Ernesto (2000), Relationship be- tween cortical electrical and cardiac autonomic activities in the awake lizard, Gallotia galloti, J. Experimental Zoology 287, 21-28.

De Vera, Luis; González, Julián y Rial, Rubén V. (1994), Reptilian waking EEG: slow waves, spindles and evoked potentials, Electroencephalogra- phy & clinical Neurophysiology 90, 298-303.

De Vera, Luis; Pereda, Ernesto; Santana, Alejando y González, Julián (2005), Time-related interdependence between low-frequency cortical electrical activity and respiratory activity in lizard, Gallotia galloti, J. Experimental Zoology 303A, 217-226.

Dunlop, S. A.; Tee, L. B.; Stirling, R. V.; Taylor, A. L.; Runham, P. B.; Bar- ber, A. B.; Kuchling, G.; Rodger, J.; Roberts, J. D.; Harvey, A. R. y Beazley, L. D. (2004), Failure to restore vision after optic nerve regen- eration in reptiles: interspecies variation in response to axotomy. J Comp Neurol. 478 (3):292-305.

Edwards, N.; Kriegsfeld, L. y Crews, D. (2004), Neural substrates for sexual and thermoregulatory behavior in the male leopard gecko, Eublepharis macularius. Brain Res. 1029 (1), 77-83.

Enger, P. S. (1957), The electroencephalogram of codfish (Gadus callarias), Acta Physiologica Scandinava 39, 55-72.

Fernandes, J. A.; Lutz, Peter L.; Tannenbaum, A.; Todorov, A. T.; Liebovitch, L. y Vertes, R. (1997), Electroencephalogram activity in the anoxic turtle brain, Am. J. Physiol. 273, R911 -R919.

Font, Enrique; Desfilis, E.; Pérez-Canellas, M. M. y Garcia-Verdugo, J. M. (2001), Neurogenesis and neuronal regeneration in the adult reptilian brain, Brain Behav Evol. 58 (5), 276-95.

B.-Bibliografía sobre iridio y residuos cósmicos en las capas de evolución de la Tierra.

1.-Prueba de aparición de Iridio documentada:

http://epod.usra.edu/blog/2010/10/iridium-flare-over-the-colorado-river.html

2.-The contribution of sulphur dioxide from ablating micrometeorites to the atmospheres of Earth and Mars
Court, Richard W. / Sephton, Mark A., Geochimica et Cosmochimica Acta, 75 (7), p.1704, Apr 2011
doi:10.1016/j.gca.2011.01.029
3.-On the origin of life in the Zinc world: 1. Photosynthesizing, porous edifices built of hydrothermally precipitated zinc sulfide as cradles of life onEarth
Mulkidjanian, Armen Y , Biology Direct, 4 (1), p.26, Aug 2009
doi:10.1186/1745-6150-4-26

4.- Earth‘s atmosphere – Hadean to early Proterozoic
Shaw, George H., Chemie der Erde – Geochemistry, 68 (3), p.235, Aug 2008
doi:10.1016/j.chemer.2008.05.001

5.-Events in the Precambrian history of the Earth: Challenges in discriminating their global significance
Eriksson, P.G. / Catuneanu, O. / Nelson, D.R. / Rigby, M.J. / Bandopadhyay, P.C. / Altermann, W., Marine and Petroleum Geology, In Press, Corrected Proof,Jan 2010
doi:10.1016/j.marpetgeo.2010.01.009

StarViewerTeam International 2011.

Los científicos demuestran que tener una personalidad ansiosa, dificulta la atención y la percepción de la realidad. La ansiedad y los ciclos cerebrales.

Una investigación realizada en la Universidad de Granada ha disociado los efectos de estos dos tipos de ansiedad sobre la manera de atender a lo que sucede a nuestro alrededor. Tener una personalidad ansiosa o estar ansioso en una determinada situación hace que atendamos de modo diferente a lo que sucede.

Este descubrimiento será de enorme utilidad para la intervención terapéutica a la hora de aliviar los trastornos de ansiedad, tan frecuentes en nuestra época. Y es que la ansiedad se ha convertido en uno de los desórdenes con mayor prevalencia en la población y, quizá, ésta es la causa de las connotaciones negativas que asociamos automáticamente a este término.

El trabajo ha sido elaborado por Antonia Pilar Pacheco-Unguetti, Alberto Acosta, Alicia Callejas y Juan Lupiáñez, del departamento de Psicología Experimental y Fisiología del Comportamiento de la Universidad de Granada, y será publicado en el próximo número de la prestigiosa revista Psychological Science.

Dos tipos de ansiedad

Existen dos tipos de ansiedad general. La ansiedad-rasgo se corresponde con una característica de personalidad que señala cierta propensión a la inquietud y el desasosiego persistente. La ansiedad-estado es una reacción emocional suscitada puntualmente como respuesta a una situación o contexto estresante y, por tanto, tiene una naturaleza más inmediata y menos duradera.

Sin embargo, durante décadas se ha obviado la diferenciación rasgo/estado o se ha asumido su equivalencia. De hecho, se ha argumentado que ambos tipos de ansiedad se caracterizan por facilitar el procesamiento de información negativa, en comparación con la neutra o positiva.

Los científicos de la UGR han evaluado si estos subtipos de ansiedad afectan de forma diferente a las funciones atencionales. Para ello, administraron una prueba de atención elaborada por ellos mismos a grupos de participantes con altos y bajos niveles de ansiedad rasgo, y a otros grupos de estudiantes a quienes les habían inducido previamente un estado de ansiedad elevado o un estado afectivo positivo.

Los resultados mostraron una doble disociación en cuanto al funcionamiento de las redes atencionales. Los participantes con alta ansiedad rasgo tenían un déficit en el funcionamiento de la red de control cognitivo, encargada de la resolución de conflictos y el control voluntario de la acción. Estas funciones están relacionadas con el córtex prefrontal. En cambio, los participantes con alta ansiedad estado presentaron unos índices superiores de alerta y orientación, redes atencionales más influidas por los procesos de análisis del estímulo.

Estos resultados aportan las primeras evidencias de diferenciación en el modo en que la ansiedad rasgo y estado modulan los procesos atencionales. Además, ponen de manifiesto que esa modulación está presente en circunstancias que no requieren procesamiento de información afectiva. Esta disociación puede ser interesante de cara a desarrollar terapias específicas que permitan a los pacientes con problemas de ansiedad desarrollar una mayor capacidad para controlar su comportamiento. Se trataría de fortalecer en ellos unos mecanismos eficaces para centrarse en las demandas de la situación y prescindir de cualquier elemento distractor.

La gestión de las emociones, es un pieza clave para la correcta gestión de los procesos de actividad cerebral. Los procesos incontrolados de ansiedad generan dificultad y/o imposibilidad para relajar los ciclos cerebrales.

Fuente: Alberto Acosta Mesas

Universidad de Granada.

Bibliografía Complementaria:

Bishop, S.J. (2009). Trait anxiety and impoverished prefrontal control of attention. Nature Neuroscience, 12, 92-98.

Bishop, S.J., Jenkins, R., y Lawrence, A.D. (2007). Neural processing of fearful faces: Effects of anxiety are gated by perceptual capacity limitations. Cerebral Cortex, 17, 1595-1603.

Callejas, A., Lupiáñez, J., y Tudela, P. (2004). The three attentional networks: On their independence and interactions. Brain and Cognition, 54(3), 225-227.

Pacheco-Unguetti, A. P., Acosta, A., Callejas, A., y Lupiáñez, J. (en prensa). Attention and anxiety: Different attentional functioning under state and trait anxiety. Psychological Science.

Pacheco-Unguetti, A. P., Lupiáñez, J., y Acosta, A. (2009). Atención y ansiedad: relaciones de la alerta y el control con la ansiedad rasgo. Psicológica, 30, 1-25.

Posner, M. I., y Petersen, S. E. (1990). The attention system of the human brain. Annual Review of Neuroscience, 13, 25-42

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑