España tendrá que duplicar su PIB antes de 2035 si no quiere desaparecer del escenario Internacional.

España se enfrenta al mayor reto de su historia reciente: Decidir Innovar y escalar posiciones en el Ranking Global de la OCDE o mantenerse en el grupo de países de economías intermedias con población envejecida afrontando un escenario económicamente inviable en las próximas décadas.

La crisis económica ha dejado una factura oculta que en el caso de España debe ser analizada con absoluta urgencia, y seriedad, ya que de lo contrario, corremos el riesgo de desaparecer del escenario macroeconómico Internacional para siempre.

Los recientes datos y cifras estadísticas de 2017, muestran un escenario realmente preocupante: Nuestro PIB, sigue siendo el mismo que teníamos en 2008, hace 10 años, con la diferencia que hemos retrocedido a niveles de Innovación propios de la década de los años 90 y con una tasa de nacimientos por primera vez parecida a la existente en 1939 y una tasa de desempleo y precariedad laboral tan sólo superada por Grecia. Las señales de alarma son evidentes, ya que la cuestión demográfica y económica juntas, muestran un claro agotamiento del modelo de crecimiento económico actual y una terrible desigualdad en el reparto de la renta y riqueza, tan sólo superada por Italia que no puede servirnos de consuelo, ya que su población y su PIB supera al español ( 1.7Billones de Euros de Italia, frente a los 1.1Billones de Euros de España). Compararnos con Italia no es una solución, sino ir directamente al desastre.

Todas estas líneas son las que han dado lugar al impulso del Plan Nacional de Innovación (Investigación y Desarrollo e Innovación ) 2017-2020 del Reino de España, aprobado el pasado 29 de Diciembre. En dicho plan se contemplan las recetas para apostar por un nuevo escenario de Impulso de los IDIE como una fusión entre el subprograma de Innovación Empresarial y los Retos Sociales, con medidas concretas y que deben ser tomadas en serio por los distintos agentes del cambio, si realmente queremos apostar por permanecer en el escenario económico de los próximos 30 años.

El reto implica ser ambiciosos y mirar hacia economías europeas tales como Suecia, Alemania y también otras similares en tamaño a la española de fuera de la UE, tales como Canadá, Australia y Corea del Sur. Sus niveles de innovación y tasas de reingeniería de procesos, competitividad, sueldos y salarios y empleabilidad, están en ratios muy superiores a los nuestros. No podemos conformarnos con tasas de crecimiento interanuales del 2.5% del PIB, porque en el escenario actual, con toda seguridad, habida cuenta del ritmo de creación de empleo y el envejecimiento de la población actual, nos irán adelantando países emergentes y otras economías que nos harán descender del actual número 13 del Ranking mundial al número 25 o 26 en 2035.

Para un país como España, desaparecer de las primeras posiciones del escenario mundial, sería un auténtico fracaso en todos los sentidos. Sería el mayor desastre de nuestra historia.

Tenemos talento y capacidades de mejora y pese a que en épocas recientes hemos tenido que afrontar retos y hemos demostrado ser capaces de cumplir hitos difíciles como sociedad, nos queda afrontar el mayor de todos: Consolidarnos como una de las economías más avanzadas del Mundo, Innovar y duplicar nuestra capacidad productiva o seguir aletargados como la rana en la parábola de la Rana hervida y conformarnos con nuestra zona de confort hasta desaparecer del escenario.

Actualmente tenemos que abrir puertas a la inversión extranjera de alto valor añadido, aplicar modelos CMI y REDER de crecimiento y FQM, así como cualificar a nuestros empleados y reflexionar sobre los modelos tradicionales de educación a nuestros hijos. Incorporar casos de éxito externos a nuestra sociedad y volver a encontrar un espíritu de consenso de todos los agentes sociales y fuerzas políticas. Todo ello requiere un ingente esfuerzo que deberemos realizar todos, o nos encontraremos un panorama desolador en los próximos 35 años.

Todo debe pasar por reforzar el modelo de crecimiento Innovador, Inteligente, Integrador y Sostenible. No es fácil pero es posible. Vienen años de adaptación y cambio de modelos de negocio y paradigmas obsoletos.

De lo contrario, no sobreviremos como economía avanzada.

Pero la buena noticia es que sabemos cómo hacerlo. Tenemos mucho que dar y poco que recibir.

Tenemos capacidades que otros no tienen y además hemos desarrollado infraestructuras de ensueño. (Prueba de ello es que se vienen aquí a cobrar sus pensiones que por increíble que parezca son inferiores a las nuestras).

Para ello, lo primero que tenemos que considerar es si queremos o no ser un país receptor de tercera edad. Jubilandia.

Lo segundo valorar nuestra estructura productiva. Tenemos una gran capacidad de producción. Eso nadie nos lo cuestiona.

Lo tercero, analizar si tal vez no nos creemos lo que somos y podemos llegar a ser y ese es el modelo de educación. Tal vez haya cosas que tenemos que cambiar. Lo de las lenguas autonómicas nos desvía del capital extranjero. Al extranjero no le importa si hablamos catalán o galego o euskera, el español, le da seguridad jurídica, cosa que no le ofrece ni el catalán ni el galego, igual que si fuera a invertir en Irlanda y me pidieran que hablara Irlandés para invertir…Nos espantaría…No?

Finalmente tenemos que mimar a los emprendedores en lugar de tratar de reconducirlos a opositar o a trabajar por cuenta ajena en las grandes empresas. Si no nos creemos que la iniciativa empresarial nos hace grandes estamos condenados al fracaso.

Por último, esos que son de la Generación “X” los nacidos entre 1962 y 1975, deben perder el miedo a dirigir la gestión del cambio, pues entre nosotros sabemos que seremos los primeros afectados en jubilarnos allá por el 2030. Y entonces ya no habrá remedio posible.

Afortunadamente, estamos en una situación buena justo ahora, somos pioneros en Administración Digital, según los Indicadores DESI UE y también lo somos en reutilización e Interoperabilidad.

Nuestra renta “per cápita” no está mal del todo, aunque podría duplicarse y estaríamos mucho mejor.

No obstante en ese sentido oscilamos entre el 90 y el 110% de la Renta media Comunitaria. Justo en la mediocridad y nos jactamos de ello como si el aprobado raspado fuera el sobresaliente.

No. No nos engañemos. Sabemos que podemos dar mucho más de nosotros mismos. Si España fue un imperio hace 500 años es porque puede volver a serlo de otra manera. Ahora desde la convicción de la Inteligencia de negocio y desde la convivencia.

Vienen cambios desde aquellos que hoy saben que fueron la generación “X”. Tenemos la responsabilidad de cambiar las cosas.

España puede ser como Canadá o decidir ser como México. Son modelos a seguir. Si seguimos A duplicaremos PIB. Si seguimos B, seguiremos como estamos. Depende de nosotros saber lo que somos. Italia no nos vale de referente en este momento. Simplemente son mas población pero no son el modelo a seguir. Tampoco Francia. Tenemos que mirar a Suecia, Holanda o Finlandia.

Si realmente crees que España es un país mediocre, lo seguirá siendo. El problema ahora es que, lo será de verdad si no intentamos cambiar las cosas.

Canadá es un país muy parecido al nuestro pero difiere en lo fundamental:

Canadá: PIB: 1.35 Billones Euros 2017. Esp: PIB 1.157 Billones Euros 2017.

Canadá: Paro: 4%                                   Esp: Paro 16,5%

Canadá: Población: 36,5 Millones          Esp: Población: 46,5 Millones

Renta por habitante : 36.000 €               Renta por habitante: 25.000€

Grado Innovación: 7º                              Grado Innovación 28º.

Pobreza relativa: 10%                             Pobreza relativa:23%

Km de autopistas: 5.500      (Can)                    Km de autopistas: 10.500 (Esp)

Trenes alta velocidad Km: 1000              Trenes alta velocidad: 5.000

Índice de desarrollo humano: 7 (Can)               Índice de desarrollo humano: 36(Esp)

Tenemos más recursos que ellos y más infraestructuras. Somos países semejantes en cuanto a recursos, población y presupuestos. Pero los gestionamos peor. Innovamos menos y tampoco lo valoramos.

Pues creo que dicho esto. Dicho todo….Si fuéramos capaces de hacer las cosas igual que las hacen los canadienses, tendríamos el mismo PIB de Italia con la misma Renta que Canadá. Y una distribución igualitaria por todas las CCAA. Todo un reto.

Fuentes recomendadas:

Indicadores DESI  UE http://ec.europa.eu/newsroom/document.cfm?doc_id=44338

Informe COTEC sobre Innovación en España: http://cotec.es/informe-cotec/

Recordando conceptos básicos a los que pretenden “imponer” la derogación de los Derechos Fundamentales.

Se hacen llamar, “círculo escéptico”, y aparentemente en sus webs parecen defender la investigación científica, pero en realidad lo que pretenden es aislar y dogmatizar de forma absoluta los principios axiomáticos negacionistas para hacerlo inaccesible y parar todo intento de innovación y avance del conocimiento científico en las Instituciones a las que algunos sirven mal desde dentro.

Para ello utilizan filosofías ultra-racionalistas decimonónicas y se nombran a así mismos valedores del sentir colectivo de una minoría que por desgracia está presente en algunas instituciones docentes sin que su representación en éstas  alcance un porcentaje mayor del 3%, lo que les coloca en una minoría muy ruidosa, que se permite el lujo de ridiculizar a toda Universidad que se atreva a optar por el avance en cualesquiera campos del conocimiento que ellos consideran “pseudocientífico” cuando no conviene a sus intereses, que no son otros que el sometimiento del Ser humano al Materialismo Filosófico Absoluto.

Conocedores de las debilidades del Ego ajeno, no dudan en utilizar la persuasión, intimidación y las técnicas de escarnio público, para “disuadir” a la mayoría de los centros docentes e investigadores de cualesquiera iniciativas que se traduzcan en el avance del conocimiento empírico que constituye  el objetivo y razón de “Ser” de las “Universidades”.

Así crean “Listas de la Vergüenza” que ridiculizan a todas las Universidades que actúan en el ejercicio de sus derechos constitucionales cuando “impulsan” iniciativas innovadoras que se apartan de sus “rancios” dogmas decimononos y ultraescepticones.

Ellos saben bien que empírico y racional son cosas distintas. Es empírico todo aquello que puede constatarse, bien sea por las fuerzas de la naturaleza, mediante la observación o por su verificación independiente y objetiva.

Y en efecto, los datos, la observación y los resultados hablan por sí mismos,son empíricos y afortunadamente les superan a ellos, ya que su ultra-racionalismo les hace perder la visión de lo empírico y les produce ceguera absoluta . Y les superan porque afortunadamente en nuestra Constitución  al igual que en otras constituciones contemporáneas, es empírico el reconocimiento del derecho a la libertad de cátedra, algo que parecen pasar por alto, hasta el punto de llegar a ignorar la realidad racionalista que pretenden defender, convirtiéndose en víctimas de su propia irracionalidad.

Y ciertamente, el artículo 20 de la Constitución Española dice así:

Atículo 20.

1. Se reconocen y protegen los derechos:

  1. A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción.
  2. A la producción y creación literaria, artística, científica y técnica.
  3. A la libertad de cátedra.
  4. A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión. La Ley regulará el derecho a la cláusula de conciencia y al secreto profesional en el ejercicio de estas libertades.

2. El ejercicio de estos derechos no puede restringirse mediante ningún tipo de censura previa.

3. La Ley regulará la organización y el control parlamentario de los medios de comunicación social dependientes del Estado o de cualquier ente público y garantizará el acceso a dichos medios de los grupos sociales y políticos significativos, respetando el pluralismo de la sociedad y de las diversas lenguas de España.

4. Estas libertades tienen su límite en el respeto a los derechos reconocidos en este Título, en los preceptos de las Leyes que lo desarrollan y, especialmente, en el derecho al honor, a la intimidad, a la propia imagen y a la protección de la juventud y de la infancia.

5. Solo podrá acordarse el secuestro de publicaciones, grabaciones y otros medios de información en virtud de resolución judicial.

Algo que parecen olvidar, cuando publican esos artículos gracias al mismo derecho fundamental que ellos mismos no respetan.

Es por ello que está resurgiendo fuerte un movimiento de escepticismo frente a los escépticos en el seno de las mismas Universidades en las que los escépticos ultra-racionalistas creen imponer su inquisición.

Nuestra recomendación es que se lean más y mejor la Constitución Española antes de desprestigiar su propia labor investigadora y docente, porque no hay peor forma de autodesprestigio que un profesor/investigador que no vela por el ejercicio efectivo del derecho a la libertad de investigación de la Universidad que le acoge y/o del resto de las Universidades.

Ridiculizar la libertad de Cátedra de las Universidades no sólo es directamente antijurídico, sino ridículo, pues evidencia la “incapacidad” e “incompetencia” del inquisidor, que al carecer de estímulos creativos en su labor investigadora, recurre a paralizar los avances ajenos en perjuicio de toda la comunidad.

Y es que no hay nada que de más vergüenza que un docente que no se haya leído el artículo 20 de la Constitución, porque sólo así se explica la existencia y continua alimentación de una infame lista de la Vergüenza que se dedique sistemáticamente a asaltar los eventos que legítimamente convocan las Universidades, vulnerando de forma frontal, constante y continua el Título I de la Constitución, en el que junto al artículo 20, vulnera los derechos al honor, la intimidad, el respeto a las creencias, ideas, etc…

Con todo el cariño y respeto les regalamos una clase gratuita de Derecho Constitucional, contenida en la publicación  empírica que debiera ser más relevante para ellos en este momento: “El BOE (Boletín Oficial del Estado)”, que deberían consultar con idéntica frecuencia con la que desgastan las energías asaltando los eventos de las Universidades.

Saquen sus propias conclusiones.

 StarViewerTeam International 2012.