Un nuevo estudio científico, analiza el impacto de los rayos cósmicos en el ambiente del ecosistema vital de los planetas capaces de albergar vida.

El estudio que lleva por título “Galactic Cosmic Rays on Extrasolar Earth-like Planets: Atmospheric Implications”, analiza las implicaciones de los rayos cósmicos enel entorno de habitabilidad de los exoplanetas. Acaba de ser publicado el 24 de Marzo de 2016, y supone el primer intento de simulación de las variaciones en los ecosistemas de los planetas siguiendo la hipótesis de la denominada “ionogenomática” o relación entre las emisiones cósmicas y los entornos habitables.  En base a la teoría que los diferentes ADN se verían modificados por los entornos de las radiaciones cósmicas, se propone un estudio en el que la química y la temperatura de otros planetas extrasolares como nuestra Tierra, se vería afectada por dichas variaciones, en el marco de las emisiones cósmicas de su estrella y otros eventos cósmicos asociados a su vecindario estelar. En dicha simulación, se toma como referencia los entornos de planetas con base (N_2-O_2 ) a nivel atmosférico, es decir, planetas con atmósferas semejantes a la Tierra, tanto en su composición como en su temperatura.

El estudio trataría de evaluar las modificaciones y cambios en la biosignatura de las atmósferas, así como su implicación en los ecosistemas finales, entendiendo que podrían calcularse los flujos residuales de partículas, el viento estelar, así como la influencia en su superficie, estimando variaciones del 20% en el desarrollo de los ecosistemas, lo que implicaría una riqueza de especies y mutaciones hasta ahora no consideradadas en la investigación científica.

El estudio establece diversos factores y condiciones que afectarían al índice de proliferación de radiación UV (Ultravioleta) y sus consecuencias en el medio biológico, asumiendo que el impacto configuraría dos caminos diferentes en las líneas de evolución, y que tales líneas estarían conectadas a la intensidad de los fenómenos cósmicos analizados.

La conclusión que se extrae del estudio, es que aunque a largo plazo las líneas cambiarían, la lógica en superficie de las especies no se vería afectada a corto plazo salvo en mutaciones que no serían superiores al 20%, lo que implicaría modificaciones generacionales por adaptación.

ionocampos

El estudio es muy importante, pues pone las bases por primera vez de lo que ya se conoce como Ionogenomática, con una metodología de estudio concreta que pone en relación las modificaciones de los ecosistemas, con el impacto diferencial en las Radiaciones Cósmicas Ionizantes del entorno galáctico en cada planeta habitable y sus consecuencias.

El estudio ha sido elaborado por J.–M. Grießmeier, F. Tabataba-Vakili, A. Stadelmann, J. L. Grenfell y  D. Atri. Y publicado el pasado 24 de Marzo de 2016.

Puede descargarse y citarse como: arXiv:1603.06500 [astro-ph.EP] (or arXiv:1603.06500v1

Fuente: StarViewerTeam 2016.

El campo de miras de la misión Kepler nos permitirá explorar docenas de exotierras que realmente existen.

No es ciencia ficción. Lo cierto es que ya se cuentan por docenas los potenciales mundos habitables, tal y como ya se ha puesto de manifiesto en la misión Kepler 2009-2013. La cuestión ahora es entender y analizar sus atmósferas y en ese punto es donde se mezclan la ciencia y la ciencia ficción. Tal es el espíritu de la obra que acaba de publicarse: “A Kepler’s Dozen: Thirteen Stories about Distant Worlds that Really Exist.” Los autores son David Lee Summers junto con el astrofísico Dr. Steve Howell, miembro de la misión Kepler.

La cuestión reside en entender el nuevo marco de conocimiento que nos espera, poder explorar esos mundos, conocer sus atmósferas, sus condiciones de habitabilidad es algo fascinante en el campo de la astrobiología, tal y como hoy podemos leer en la web astrobiologia.com

Aunque en principio la obra presenta una mezcla entre ciencia y ciencia ficción, es precisamente la ficción científica la que nos podrá abrir las mentes a los nuevos hallazgos que pronto nos permitirán comprender otros entornos diferentes de nuestro propio mundo en el vecindario estelar próximo.

Hasta la fecha el satélite Kepler ha identificado 2.500 potenciales candidatos a planetas orbitando otras estrellas . Por supuesto, la confirmación de su existencia requiere ulteriores observaciones desde los telescopios terrestres. Pero de ellos, 13 planetas que son los descritos en este libro ya han sido observados por el KPNO y también por el Telescopio Mayall (De cuatro metros de objetivo) y el WIYN (De 3.5 metros de objetivo).

El libro puede adquirirse en:

“A Kepler’s Dozen: Thirteen Stories about Distant Worlds that Really Exist”:
http://www.hadrosaur.com/kepler.html
http://www.amazon.com/Keplers-Dozen-Thirteen-Stories-Distant/dp/1885093683/

Fundación EticoTaku 2013

La comunidad científica propone nuevas metodologías para la detección empírica de aetherofactos.

Un reciente estudio presentado por el Departamento de Astronomía de la Universidad de Washington a principios de abril de 2013, ( Unidentified Moving Objects in Next Generation Time Domain Surveys) establece las bases para la metodología científica en la detección de Objetos Volantes no Identificados.  La iniciativa se enmarca en las nuevas técnicas de búsqueda de Inteligencia Extraterrestre, cuestión crucial en la exociencia, tras la detección de potenciales planetas habitables en el marco de la misión Kepler.

Hasta ahora, la búsqueda de inteligencia extraterrestre era una cuestión residual del conocimiento científico, e incluso censurada en la literatura científica, debido a la falta de instrumental adecuado para el discernimiento y análisis de los eventos, y la dificultad de su  diferenciación empírica de otros fenómenos asociados a la actividad meteorológica, climática, etc…

Todo ello motivaba el desprestigio de los investigadores que trataran de afrontar el reto de la demostración empírica de la existencia de artefactos de procedencia extraterrestre. Pese a todo ello, la cuestión se unifica con los medios disponibles actualmente en la observación de satélites y tecnologías LSST ( Large Synoptic Survey Telescope). Estas tecnologías permiten disparos ópticos sincronizados cada 15 segundos, lo que posibilita la observación de anomalías dentro y fuera de la atmósfera terrestre. (1).

Tal y como presenta el estudio que acaba de presentar James R.A Davenport, la metodología LSST, servirá para examinar la profundidad, movimiento y captación de los objetos de naturaleza aetherofactal y discernirlos de otras anomalías, objetos hechos por el hombre y otro tipo de objetos no identificados de naturaleza meteorológica o climática diversa.(2).

La tecnología permite prácticamente hacer secuencias sucesivas de fotogramas del espacio como una película, detectando la profundidad, tamaño, y movimiento de cualesquiera objetos así como su velocidad y trayectoria. Ciertamente es así, lo que una vez más nos permite focalizar en los denominados aetherofactos o esferas Dyson, como se conocen en la literatura científica. (3)

En concreto, destaca que los avances en esta técnica se han producido desde el año 2008, tal y como ya expuso Ivezic y su Team en 2008: Ivezic, Z., et al. 2008, ArXiv e-prints, 0805.2366. (4).

El documento es crucial en el estudio de la exociencia, ya que pone las bases de una metodología avalada por la Universidad de Washington, para la detección de estos objetos y supone un precedente importante en la unificación metodológica de las evidencias empíricas, así como pone las bases para un mayor nivel de rigor en la investigación, que no se limite a la negación sistemática de las posibles evidencias empíricas. (5).

Pueden descargar el artículo científico directamente desde:

Unidentified Moving Objects in Next Generation Time Domain Surveys

Citar como: arXiv:1303.7433

Fundación EticoTaku 2013

———-Notaciones a pie de página———

(1).-En concreto los satélites de observación Solar (SOHO) y STEREO, utilizan estas técnicas basadas en LSST.

(2).-Ver detalle de las técnicas fotométricas de LSST. En el estudio se especifica en concreto:

“By mapping the full night sky every three days, LSST will accumulate ∼100 frames spread across six photometric bands (ugrizy) over the course of ten years. A freeze-frame strategy will be employed, taking two 15 second exposures at each pointing to facilitate moving object detection and characterization. The large 6.7-meter (effective) aperture of the LSST will provide single-visit imaging to a depth of r ∼ 24.5 over a 9.6 deg2 field of view.”

(3).-Ver detalle de artículos sobre la materia: aetherofactos o esferas Dyson

(4).-Ver detalle de LSST en Ivezic, Z., et al. 2008, ArXiv e-prints, 0805.2366

(5).-El abstract del documento literalmente leemos:

“Existing and future wide-field photometric surveys will produce a time-lapse movie of the sky that will revolutionize our census of variable and moving astronomical and atmospheric phenomena. As with any revolution in scientific measurement capability, this new species of data will also present us with results that are sure to surprise and confound our understanding of the cosmos. While we cannot predict the unknown yields of such endeavors, it is a beneficial exercise to explore certain parameter spaces using reasonable assumptions for rates and observability. To this end I present a simple parameterized model of the detectability of unidentified flying objects (UFOs) with the Large Synoptic Survey Telescope (LSST). I also demonstrate that the LSST is well suited to place the first systematic constraints on the rate of UFO and extraterrestrial visits to our world.”

La química observable de los exoplanetas oceánicos habitables: Kepler 62-e y 62-f

Un nuevo estudio científico presentado el 18 de abril de 2013 por el  “Max Planck Institute of Astronomy” y el “Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics” y elaborado por Sasselov , Rugheimer y su equipo científico, acaba de exponer los datos más relevantes de los hallazgos de la misión Kepler, relativos al descubrimiento de dos exoplanetas oceánicos ubicados en la zona habitable de la estrella Kepler-62.

Los datos obtenidos por la misión Kepler, tal y como manifiesta Sasselov, inducen a pensar que estamos hablando de dos supertierras, completamente cubiertas de un inmenso Océano, lo que nos presentaría la increíble oportunidad de determinar sus condiciones geofísicas y atmosféricas en base a los datos de la misión Kepler.

La literatura científica, ha estado altamente fascinada por este tipo de planetas totalmente oceánicos y hasta ahora, simplemente correspondían al mero plano de la ciencia-ficción y la especulación hipotética.

Pero Kepler 62-e y 62-f, corresponden a dos supertierras que se encuentran en la zona habitable de la misma estrella y que podrán permitirnos acceder al estudio de esta nueva categoría de exoplanetas completamente oceánicos: Los denominados “waterworlds” y su potencial de habitabilidad, ya que se encuentran en la posición adecuada y estabilidad orbital idónea para que los procesos atmosféricos puedan dar lugar a la vida tal y como la conocemos.

El reciente hallazgo de Kepler 62-e y 62-f, nos permitirá analizar las atmósferas mediante técnicas de comparación de datos entre los dos modelos, que nos servirán para comparar las diferencias existentes entre los planetas oceánicos habitables y establecer un modelo de referencia atmosférica, tal y como expone Sasselov.

El hallazgo, sin lugar a dudas constituye un hito en el desarrollo de las ciencias planetarias y la exobiología, ya que tendremos patrones objetivos para estudiar la habitabilidad de los planetas oceánicos.(1).

Tal y como expone el estudio presentado por Sasselov y su equipo científico, las señales atmosféricas de los planetas oceánicos, difieren de las señales atmosféricas de los planetas terrestres, sus ciclos atmosféricos y composición constituirán patrones modelizables que nos permitirán un conocimiento más profundo de estos exóticos mundos.

La literatura científica describiendo este tipo de planetas en el marco hipotético, ha sido abundante (2). En nuestro propio sistema solar, contamos con Europa, una de las lunas de Júpiter que alberga un océano en su interior, bajo la corteza de hielo que lo recubre. Pero las diferencias de Europa con respecto a otros mundos oceánicos son enormes, debido a que las condiciones de Europa revisten su propia peculiaridad debido a la influencia de Júpiter, su radiación electromagnética y su carencia de atmósfera exterior. Por contra, en el caso de Kepler 62-e y 62-f, hablamos de planetas con atmósfera propia y completamente oceánicos, a una distancia de unos 1200 años luz de nuestro sol, lo que les convierte en los mundos oceánicos potencialmente habitables más próximos a nuestro sistema solar.

La estrella Kepler 62 es del tipo K2 , es decir menos brillante que el Sol y más pequeña , 2/3 su tamaño y 1/5 de su luminosidad, lo que permite una zona habitable más próxima ( 100- 290 días).  Su antigüedad es de más de 7.000 millones de años, es decir, casi 2000 años más antigua que el sol, y se encuentra a 1.200 años luz del Sol  en la constelación de Lira.

Respecto a los planetas, sabemos que Kepler 62-e, tarda tan solo 122 días en orbitar su estrella y  Kepler-62f, con un período orbital de 267 días.

El artículo científico de Sasselov y su equipo, pueden descargarlo aquí:

“Water Planets in the Habitable Zone:Atmospheric Chemistry, Observable Features, and the case of Kepler-62e and -62f.”

Citar como: arXiv:1304.5058v1

Fundación EticoTaku 2013

———-Notaciones del artículo——-

(1).-Tal y como se expone literalmente en el abstract del estudio: “Water planets in the habitable zone are expected to have distinct geophysics and geochemistry of their surfaces and atmospheres. We explore these properties motivated by two key questions: whether such planets could provide habitable conditions and whether they exhibit discernable spectral features that distinguish a water planet from a rocky Earth-like planet. We show that the recently discovered planets Kepler-62e and -62f are the first viable candidates for habitable zone water planet. We use these planets as test cases for discussing those differences in detail. We generate atmospheric spectral models and find that potentially habitable water planets show a distinctive spectral fingerprint in transit depending on their position in the habitable zone.”

(2).-Ver , Kuchner 2003 y Leger et al.2004

Los nuevos datos sobre exoplanetas como la Tierra en las zonas habitables de sus estrellas son esperanzadores según los responsables de la misión Kepler.

Hoy 18 de abril, acabamos de terminar de escuchar la rueda de prensa de la misión Kepler, y una vez más los datos son esperanzadores para el hallazgo de nuevas supertierras en nuestro vecindario estelar.

Otros nuevos 3 planetas de tres sistemas estelares diferentes, se suman a la lista de potenciales candidatos a ser considerados planetas habitables: Kepler-62e, 62f y  69c, son superTierras, ya que su tamaño es mayor que nuestro planeta, pero tienen composición rocosa y se encuentran en la zona habitable de sus respectivas estrellas. Junto a ellos, han sido detectados otros planetas, pero estos tres merecen especial mención debido a su capacidad potencial para ser habitables.

Kepler-62f es un 40% mayor que la Tierra y constituye actualmente el planeta más parecido en tamaño encontrado hasta la fecha, orbitando una estrella en la zona habitable. Tiene un núcleo rocoso y resulta prometedor para albergar vida. Por otra parte Kepler 62e es un 60% mayor que la Tierra y también se encuentra en la zona interior del límite habitable de su estrella.

El tercer planeta Kepler-69c, es un 70% mayor que la Tierra y orbita su estrella en una zona habitable que equivale a la órbita de Venus respecto del Sol. Tarda 242 dias en completar su órbita.

Kepler 62-e, tarda tan solo 122 días en orbitar su estrella y dado que ésta es de menor magnitud que el sol, se encuentra en su zona habitable, lo que resulta prometedor para hallar vida. Kepler-62f, con un período orbital de 267 días, fue encontrado poco después por Eric Agol, profesor asociado de astronomía en la Universidad de  Washington y coautor de los estudios publicados en la Revista Science.

Lo curioso del descubrimiento es que los dos planetas de Kepler-62 se encuentran en una zona habitable y tienen otros tres compañeros que orbitan la estrella fuera de su zona habitable.  De ellos dos son ligeramente mayores que la Tierra y el tercero es aproximadamente del tamaño de Marte.  Kepler-62b, Kepler-62c y Kepler-62d orbitan cada cinco, 12 y 18 días su estrella, y constituyen los planetas interiores inhóspitos para la vida, junto a a Kepler 62-e y 62-f que se encuentran en la zona habitable de la estrella. Un sistema bastante parecido a nuestro Sistema Solar.

Lo más interesante es que la estrella es del tipo K2 , es decir menos brillante que el Sol y más pequeña , 2/3 su tamaño y 1/5 de su luminosidad, lo que permite una zona habitable más próxima ( 100- 290 días).  Su antigüedad es de más de 7.000 millones de años, es decir, casi 2000 años más antigua que el sol, y se encuentra a 1.200 años luz del Sol  en la constelación de Lira.

Más información de la misión Kepler en  http://www.nasa.gov/kepler .

ooextrasolar.105

Fundación EticoTaku 2013

Nuevas evidencias de Exotierras en zonas habitables de sistemas solares binarios.

Un nuevo estudio presentado el 10 de abril por Hui-Gen Liu, Hui Zhang y Ji-Lin Zhou, pone de relieve la posible existencia de 6 exoplanetas (Exotierras) orbitando sistemas de estrellas binarias, y su estabilidad orbital en la zona habitable.

En concreto, Kepler-16 b, 34 b, 35 b, 38 b, 47 b, c, que constituyen todos planetas del tamaño de Júpiter o Neptuno, permiten que en sus entornos exista una zona habitable que pueda estar influida por la fuerza gravitacional y la influencia de las emisiones de radiación estelar de las estrellas que orbitan. La cuestión fundamental reside en la amplitud de la zona habitable y su estabilidad, a diferencia de lo que inicialmente se pensaba.

ooextrasolar.105

En el estudio se analiza la estabilidad de un posible planeta habitable en cada uno de los sistemas binarios. Para ello han realizado simulaciones de estabilidad con una metodología que comprueba la estabilidad orbital combinando las diferentes fuerzas de gravedad de los planetas que orbitan las estrellas así como la radiaciones estelares de las estrellas.

De manera que los resultados que obtienen muestran que una exotierra habitable podría ser altamente posible en Kepler-16 ya que resultaría altamente estable en la zona habitable del sistema estelar. En el mismo sentido, también sería posible otra exotierra habitable en el límite de la zona habitable en Kepler-47.

Adicionalmente, Kepler-34,35 y 38, parecen también ser sistemas binarios candidatos a tolerar con una alta probabilidad potenciales exoplanetas habitables ubicados en la zona habitable de sus respectivas estrellas.

El estudio concluye que con las técnicas actuales de detección usadas, con una precisión de 0.001 días, podríamos detectar en los próximos 3 años una exotierra en Kepler-16b, tardaríamos unos 10 años en detectarlas en Kepler-34  y 38 y finalmente tardaríamos más de 10 años en detectarlas en Kepler-35 y 47.

En cualquier caso, y en base a los datos, la estabilidad de los sistemas estelares binarios se confirma óptima para la existencia de planetas habitables como la Tierra.

Bibliografía de Referencia y descarga del estudio completo.

Hui-Gen Liu, Hui Zhang, Ji-Lin Zhou (10 Apr 2013)

Earth and Planetary Astrophysics (astro-ph.EP)
Referencia de la Publicación:
2013, ApJ, 767, L38
DOI: 10.1088/2041-8205/767/2/L38
Citar como: arXiv:1304.2895 [astro-ph.EP]

Fundación EticoTaku 2013

 

¿Indicios de vida en Europa?: La luna de Júpiter al descubierto.

Un nuevo estudio liderado por investigadores, muestra que el peróxido de hidrógeno es abundante en gran parte de la superficie de Europa, la luna de Júpiter. Los autores argumentan que el peróxido de hidrógeno en la superficie de la Luna Europa se mezcla con el océano interior que supondría una fuente importante de energía para las formas de vida que podrían albergarse dentro del océano más grande del Sistema Solar. El estudio científico ha sido publicado en el Astrophisical Journal Letters.

El estudio, realizado por Mike Brown y su equipo del Instituto de Tecnología en Pasadena, analizó datos en el rango infrarrojo de luz de la Luna Europa, usando el Telescopio Keck II en Mauna Kea (Hawaii), durante cuatro noches consecutivas durante septiembre de 2011 y los resultados han sido publicados un año y medio después. La concentración más alta de peroxido de hidrógeno fue en la cara de Europa, que se encuentra frente a Júpiter, con un porcentaje de 0,12 % respecto del agua.  (20 veces más diluido que el peróxido de hidrógeno que puede encontrarse en las soluciones de los fármacos que encontramos en las farmacias). Curiosamente la concentración de peróxido de hidrógeno en el lado opuesto a Júpiter, es decir, el lado opuesto de la luna Europa, es casi 0%.

El peróxido de hidrógeno fue por vez primera encontrado en Europa por la misión Galileo, que exploró el sistema de Júpiter y sus lunas desde 1995 a 2003, pero las observaciones de Galileo fueron restringidas a una pequeña región de Europa, por lo que hasta ahora las conclusiones no eran relevantes. En este sentido, los nuevos datos muestran que el peróxido está extendido entre la mayor parte de las zonas donde se extiende la mancha de pequeñas cantidades de sulfuro. Ello implica que el peróxido es creado por la intensa radiación procesada por el hielo de la superficie de la luna al interactuar con el potente campo magnético de Júpiter.(1)

La cuestión de base, tiene que ver con el proceso de mezcla del peróxido de hidrógeno con el océano interior de la luna Europa, mecanismo que aún desconocemos tal y como señala Brown, pero que arroja interesantes indicios que sugieren la posibilidad de vida biológica allí con un curioso ecosistema en el océano más grande conocido del Sistema Solar.(2)

Tal y como comenta Hand, los científicos piensan que el peróxido de hidrógeno es un factor importante para la habitabilidad del océano líquido bajo el hielo de Europa. La razón es que el peróxido de hidrógeno se convierte en oxígeno cuando se mezcla con agua líquida, lo que supone un hallazgo sin precedentes. (3)

Fuente: Mapping the Chemistry Needed for Life at Europa (4)

Fundación Eticotaku 2013.

——Notaciones del artículo——-

(1).-En palabras textuales de Brown: “The Galileo measurements gave us tantalizing hints of what might be happening all over the surface of Europa, and we’ve now been able to quantify that with our Keck telescope observations,” Brown said. “What we still don’t know is how the surface and the ocean mix, which would provide a mechanism for any life to use the peroxide.”

(2).-Tal y como establece Kevin Hand, coautor del artículo: “Life as we know it needs liquid water, elements like carbon, nitrogen, phosphorus and sulfur, and it needs some form of chemical or light energy to get the business of life done,” Estos elementos están presentes en Europa y su vasto océano.

(3.).-En palabras de Hand: “At Europa, abundant compounds like peroxide could help to satisfy the chemical energy requirement needed for life within the ocean, if the peroxide is mixed into the ocean.”

(4.)-Ver JPL: Mapping the chemistry needed for life at Europa

Recientes datos relativos a la misión Kepler incrementan de forma considerable la posible existencia de planetas como la Tierra en estrellas de tipo M que hasta ahora se consideraban inhabitables

Un muy reciente estudio científico, presentado por Ravi Kumar Kopparapu con fecha de 11 de marzo de 2013, plantea ya de forma abierta la tesis de la posible abundancia de planetas capaces de albergar vida en las zonas habitables de las estrellas de tipo M, es decir, aquellas cuya temperatura es inferior a 3700 grados Kelvin. Las estrellas frias, hasta ahora habían sido descartadas como candidatas a albergar planetas habitables. Sin embargo, los nuevos datos de la misión Kepler inducen a pensar que estas estrellas tendrían un entorno habitable mayor del que inicialmente se pensaba. La clave la sirvió el primer estudio realizado por Dresser y Charbonneau también en 2013 (Enero 2013) en el que ya se analizaba el falso positivo en la misión Kepler y se ponía de relieve la probable configuración de zonas habitables en las estrellas de tipo M con presencia de planetas entre 0.85 y 1,25 veces la masa de la Tierra en periodos orbitales de unos 85 días. (1).

smallest-alien-planets-lineup

La metodología que se ha seguido, se basaba en los descubrimientos precedentes y recientes del estudio presentado por Mahadevan, Ramsey y su equipo durante 2012 y presentados en la conferencia SPIE 2012 de Instrumentación Astronómica y Telescopios. (2).

El estudio de Ravi Kumar, titulado: “A revised estimate of the occurrence rate of terrestrial planets in the habitable zones arround kepler m-dwarfs  se muestra bastante optimista a la hora de señalar a las denominadas estrellas frias como posibles y primeras candidatas al hallazgo de planetas como la Tierra, ya que la zona habitable que orbita la estrella, permite pensar en una mayor amplitud de zona respecto de lo que inicialmente se pensaba. (3).

En base a todo lo anterior, analiza dos escenarios posibles de habitabilidad entorno a las denominadas estrellas frias, (como antes comentábamos las de tipo M) Un escenario pesimista más limitado,  y otro optimista, en el que las órbitas de habitabilidad oscilan entre la distancia de Venus respecto al Sol y la distancia de Marte (El escenario optimista), otro más conservador  (El de la distancia equivalente más o menos a la Tierra) .(4).

Entre los argumentos señalados por el estudio, reside la naturaleza de la condensación del CO2 como controversia en la capacidad de calentamiento de los planetas, ya que las nubes de CO2 incrementarían la temperatura atmosférica. Una de las cuestiones más controvertidas del estudio, está en la cuestión de la estabilidad de las órbitas y la vida de las estrellas de tipo M. Estas estrellas son más frías que las de tipo G como nuestro Sol, sin embargo, emiten calor en el espectro infrarrojo de una forma más estable que las de tipo G. Por así decirlo, el hecho de que su temperatura sea inferior a las de tipo G, no implica que no tengan una amplia zona habitable. De esta forma Ravi Kumar Kopparapu , aventura que la anchura de la zona habitable de estas estrellas oscilaría entre los 0,75Unidades Astronómicas y las 1,77 UA, aproximadamente la distancia equivalente a Venus respecto del Sol en el primer caso y Marte en el segundo, es decir el límite interior y exterior de dicha zona habitable. (5).

Finalmente y en cuanto a los tamaños de los planetas, este oscilaría entre las 0,55 veces la masa de la Tierra y las 2 veces la masa de la Tierra, en función de la clasificación de los hallazgos de la misión Kepler, por lo que el número de planetas potencialmente habitables se multiplicaría considerablemente respecto a los datos originales de hace apenas un año. (6)

El estudio de Kumar Puede descargarse aquí: Referencia: http://arxiv.org/abs/1303.2649

—-Notaciones complementarias sobre el artículo y bibliografía de apoyo—-

(1).-Ver “the false positive rate of Kepler and the occurrence of planets” (En el estudio ya se analiza esta posibilidad respecto de los datos de la misión Kepler. Tal y como puede leerse textualmente en el abstract, “Most importantly, we also quantify and characterize the distribution and rate of occurrence of planets down to Earth size with no prior assumptions on their frequency, by subtracting from the population of actual Kepler candidates our simulated population of astrophysical false positives. We find that 16.5 +/- 3.6 % of main-sequence FGK stars have at least one planet between 0.8 and 1.25 Earth radii with orbital periods up to 85 days. There is no significant dependence of the rates of planet occurrence between 0.8 and 4 Earth radii with spectral type. In the process, we derive also a prescription for the signal recovery rate of Kepler that enables a good match to both the KOI size and orbital period distribution, as well as their signal-to-noise distribution.”

(2).-Ver Mahadevan, S. Ramsey, L., Bender et all. 2012 SPIE 2012 Astronomical Instrumentation and Telescopes Conference. http://arxiv.org/abs/1209.1686  “The Habitable -Zone Planet Finder: A Stabilized Fiber-Fed NIR Spectrograph for the Hobby-Eberly Telescope.”

(3).-Ver diagrama de la página 9 del estudio presentado por Ravi Kumar en el que se siguen las indicaciones del estudio de Dresser y Charbonneau (2013).

(4).-Para el cálculo de las órbitas sigue el método de la fórmula de cálculo, presentada por  Charbonneau tal y como puede verse en la página 4 del estudio. No obstante señala que las estimaciones obtenidas deberán revisarse al alza o a la baja según el método propuesto por Kopparapu y su equipo en 2013.

(5).-Ver página 5 del Estudio.

(6).-Ver Página 6 del Estudio. En referencia al estudio, recordemos el símil que en 2010 pasó a formar parte del cambio de tendencia, con el denominado mito de la corbata de Sasselov que tanto se le censuró en aquél momento. Recordamos que éste puso su corbata como ejemplo para decir que la corbata eran los planetas que podían albergar vida y el nudo de la corbata los planetas incapaces de albergarla como resultados preliminares de la misión Kepler. Evidentemente fue censurado por esta atrevida afirmación en 2010. Ver FET27082010  En la misma línea, consultar monográficos en base a los descubrimientos de la misión Kepler en FETKepler donde ya se expone desde 2010 la misma línea de exposición que mantuvo Sasselov.  Así como el informe relativo a la ecuación de Drake a la luz de los datos de la misión Kepler FET11022011

Monográfico recomendado: Estrellas, Exoplanetas y Misión Kepler.

Fundación EticoTaku 2013

 

¿Tierra B en la estrella Tau Ceti a 12 años luz de la nuestra?

Los astrónomos acaban de descubrir que podría haber cinco planetas orbitando la estrella Tau Ceti, la estrella más próxima y parecida al Sol de nuestro vecindario estelar. Tau Ceti tiene una temperatura y luminosidad semejante al Sol lo que permitiría albergar al menos un planeta donde el agua y la vida fueran posibles y está ubicada a 12 años luz de nuestro sistema solar, unas tres veces la distancia del grupo de Alfa Centauri que está ubicado a 4.5 años luz de la Tierra. No obstante el descubrimiento precisa aún de confirmación.

Tau Ceti se parece tanto al Sol que el astrofísico Frank Drake lo escogió como uno de los lugares más interesantes para el envío de señales de SETI en 1960.

El descubrimiento lo acaba de hacer el astrónomo Mikko Tuomi de la Universidad de Hertfordshire en el Reino Unido junto a su equipo de trabajo, tras analizar más de 6000 observaciones a la estrella desde los telescopios de Hawaii, Chile y Australia. Los movimientos de la Estrella denotan la presencia de al menos cinco planetas que son los que responden a las fuerzas gravitacionales del conjunto en el movimiento de la estrella, lo que sugiere que el más exterior debe estar a una distancia adecuada para albergar vida, tanto respecto de su órbita como de su tamaño de dos a siete veces mayor que la Tierra.

Si las observaciones son correctas, los cinco planetas orbitarían su estrella en órbitas más próximas a la de Marte respecto del Sol. Teniendo en cuenta que Tau Ceti emite sólo el 45% de lo que emite el Sol, cada planeta recibiría mucho menos calor de lo que recibiría a la misma distancia respecto del Sol por lo que se sabe que los tres primeros planetas más interiores que orbitan a ,14, 35 y 94 días para completar su órbita , son demasiado calientes para reunir las condiciones óptimas, ya que el más exterior de los tres orbita a una distancia similar a Mercurio respecto del Sol.

Sin embargo el cuarto y tal vez el quinto planeta, estarían a una distancia de entre 200 y 400 días respectivamente y teniendo en cuenta que la zona de habitabilidad de la estrella oscilaría entre los 165 días y los 400,  de confirmarse serían otros candidatos más a ser considerados habitables en nuestro vecindario estelar más próximo.

El Estudio puede citarse como:  “Signals embedded in the radial velocity noise. Periodic variations in the tau Ceti velocities” y ha sido remitido para su publicación el 18 de Diciembre.

La referencia para su descarga pueden encontrarla aquí junto al abstract del estudio:

Tau Ceti

 

Descargar con referencia:arxiv.org/abs/1212.4277v1

StarViewerTeam International 2012.

 

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑