Kepler 186f. Primera exoTierra. Un viaje hacia las formas de vida que podrían albergarla.

Hablamos de Kepler 186f. La primera exotierra descubierta. Se encuentra a 492 años luz de nuestra Tierra y orbita una estrella que denominamos Enana Roja o tipo “M”.

Se trata del planeta más pequeño descubierto que orbita dentro de la zona de habitabilidad de su estrella, aunque en su zona más externa. Similar a la órbita de Marte con el Sol, pero con un periodo orbital menor de 129,9 días. Su temperatura es de -46 ºC de media, suponiendo una atmósfera como la de la Tierra. Su índice de similitud a la Tierra es de un 64 %, igual que Marte.3 Sin embargo, si su atmósfera fuera más densa, su temperatura sería mayor. Por otro lado, aunque orbite una estrella enana roja, puede estar lo suficientemente lejos para que el efecto de anclaje por marea no se produzca, y el planeta pueda rotar.4

Al ser un planeta similar en tamaño al de la Tierra, de ser rocoso y con océanos, su gravedad se espera que sea similar a la de la Tierra.

El siguiente documental, nos ofrece una descripción de cómo podría ser Kepler 186f.

Poco a poco la exociencia nos muestra avances que décadas atrás pertenecían a la ciencia ficción.

StarViewerTeam 2017.

Los 10 mejores exoplanetas candidatos a tener vida.

Ranking de los 10 planetas más parecidos a la Tierra de todos los planetas extrasolares hasta ahora detectados por la misión Kepler. La similitud con la Tierra oscilaría en un 70% al 90% según los científicos. Los más prometedores son los denominados ESI (Suelen ser Planetas Gigantes con la misma composición que la Tierra que incluyen otros planetas satélites que también poseen las mismas características de habitabilidad).

StarviewerTeam 2015

Encontrado un nuevo planeta habitable a 13 años luz de la Tierra.

 

La estrella fue descubierta en 1897 por Jacobus Kapteyn que descubrió la segunda estrella que más rápido se  mueve en el cielo según la posición relativa del Sol a 13 años luz.

Desde su descubrimiento hasta ahora se ha movido desde el rango de los 7 a los 13 años luz actuales, lo que demuestra que no viaja en el mismo “cluster” de estrellas que nuestro sol.

Justo ahora esta estrella enana Roja, está a 13 años luz de la Tierra y constituye la 25ª estrella más próxima a nuestro sol, con una magnitud de 9 que puede ser observada en la parte más al sur de la constelación de Pictor incluso con un telescopio amateur.

This image shows Kapteyn's star (center). Image credit: Digital Sky Survey / Centre de Données astronomiques de Strasbourg.

Algunos científicos afirman que la estrella de Kapteyn pertenece a la parte del halo Galáctico denominada el cinturón de Fotones.

Para medir su magnitud, posición y movimiento los Dr. Anglada-Escude y su equipo científico han utilizado los datos procedentes del espectrómetro HARPS (HARPS spectrometer) en el observatorio “La Silla en Chile”. Adicionalmente los astrónomos han analizado otros dos espectrómetros (HIRES y PFS) para contrastar y asegurar los resultados.

The Habitable Exoplanets Catalog now has 22 planets including Kapteyn b, the oldest and second closest to Earth potentially habitable exoplanet. Image credit: PHL / UPR Arecibo / Aladin Sky Atlas.

La clave de los resultados resulta en la presencia de planetas posicionados claramente en la zona habitable de la estrella, lo que ha sido publicado en un paper científico Monthly Notices of the Royal Astronomical Society Letters (arXiv.org).

La sorpresa indica dos planetas orbitando la estrella: Kapteyn b y Kapteyn c.

Kapetyn b es una de las denominadas SuperTierras. Orbita la estrella cada 48 dias y tiene una masa de 5 veces la Tierra, presentando una atmósfera similar aunque ligeramente más fría que la de la Tierra en términos de medias anuales, aunque eventualmente podría albergar temperaturas más altas.

Kapteyn's star and its planets likely come from a dwarf galaxy now merged with our Milky Way Galaxy. Image credit: Victor H. Robles / James S. Bullocks / Miguel Rocha.

En base a su masa y flujo estelar, la similaridad de Kapteyn b sería comparable a Kepler-62 y Kepler-186f, otros dos candidatos a planetas Terrestres.

Lo que hace interesante el descubrimiento es el hecho de que Kapteyn b tiene una antigüedad de 11,5 mil millones de años, más de el doble de la edad de la Tierra lo que lo convierte en un claro candidato a albergar vida avanzada tal y como la conocemos. De hecho es el planeta potencialmente habitable más viejo que conocemos hasta la fecha.

Fuente: Monthly Notices of the Royal Astronomical Society Letters (arXiv.org).

Para:

cropped-fundadacion_emprendedores_logo.jpg

 

 

Exo-Tierras : Los científicos proponen un método para la detección de Agua, Oxígeno y Clorofila en futuras misiones a planetas terrestres.

Los científicos Timothy D. Brandt y David S. Spiegel, de la Escuela Superior de Ciencias Naturales  (Institute for Advanced Study, Princeton, NJ, USA) acaban de publicar el pasado 21 de abril un interesante artículo científico para su remisión a la sección de Procedimientos y metodologías científicas de la (National Academy of Sciences-USA).

La base del estudio, reside en definir los diferentes espectros y metodologías de detección de agua, oxígeno y clorofila que deberían estar presentes en los exoplanetas candidatos a albergar vida de tipo terrestre para futuras misiones espaciales, como la futura misión (ATLAST), siglas de “Advanced Technology Large Aperture Space Telescope.”

En el estudio analizan detalladamente las bases necesarias y las señales que indicarían la presencia de agua, oxígeno y clorofila en una hipotética Tierra Gemela.

Para ello calculan lo que denominan el Espectro Mínimo de (SNR) o (minimum signal-to-noise ratio per spectral), es decir, la señal mínima que comparada con la correspondiente al espectro de la Tierra, daría como resultado la hipotética presencia de agua, oxígeno y clorofila, en tablas comparadas con los presentes en la Tierra tal y como los conocemos.

De esta forma, señalan que la detección de Agua, requeriría un Ratio de 20, dado que sería la presencia más directa de detectar, mientras que el oxígeno requeriría un SNR aproximadamente 3 veces superior al agua, y la clorofila un SNR aproximadamente de 6 veces superior al oxígeno, lo que nos daría valores aproximados en función de la mayor o menor densidad de vegetación presente.

Esta estrategia, permitiría segmentar los planetas candidatos en función de tres escalas progresivas de localización: 1º.-Detectar los planetas que presentan agua. 2º.-Detectar los planetas prometedores que presentan oxígeno. 3º.-Finalmente seleccionar de ellos los objetivos a los que presentan indicios de clorofila.

El estudio es innovador porque por vez primera establece las bases meteorológicas y de cálculo para clasificar las exo-tierras en base a la presencia de los tres elementos o de uno de los tres elementos, así como a la estimación preliminar de presencia de Clorofila en ellas.

Tal y como muestran en el estudio, exponen los valores hipotéticos de detección:

O2 copia

 

La figura muestra la probabilidad de detectar O2 (izquierda )y H2O (derecha) en una Tierra gemela, en función de la resolución espectral SNR, en base a una normalización en la que se parte de una estimación SNR para R=50, SNR=10 para el O2 y SNR =3:5 para H2O. 

Pueden descargar y leer el artículo completo en http://arxiv.org/pdf/1404.5337v1.pdf

Fuente: “Prospects for Detecting Oxygen, Water, and Chlorophyll in an Exo-Earth”Timothy D. BrandtDavid S. Spiegel

cropped-fundadacion_emprendedores_logo.jpg

 

El campo de miras de la misión Kepler nos permitirá explorar docenas de exotierras que realmente existen.

No es ciencia ficción. Lo cierto es que ya se cuentan por docenas los potenciales mundos habitables, tal y como ya se ha puesto de manifiesto en la misión Kepler 2009-2013. La cuestión ahora es entender y analizar sus atmósferas y en ese punto es donde se mezclan la ciencia y la ciencia ficción. Tal es el espíritu de la obra que acaba de publicarse: “A Kepler’s Dozen: Thirteen Stories about Distant Worlds that Really Exist.” Los autores son David Lee Summers junto con el astrofísico Dr. Steve Howell, miembro de la misión Kepler.

La cuestión reside en entender el nuevo marco de conocimiento que nos espera, poder explorar esos mundos, conocer sus atmósferas, sus condiciones de habitabilidad es algo fascinante en el campo de la astrobiología, tal y como hoy podemos leer en la web astrobiologia.com

Aunque en principio la obra presenta una mezcla entre ciencia y ciencia ficción, es precisamente la ficción científica la que nos podrá abrir las mentes a los nuevos hallazgos que pronto nos permitirán comprender otros entornos diferentes de nuestro propio mundo en el vecindario estelar próximo.

Hasta la fecha el satélite Kepler ha identificado 2.500 potenciales candidatos a planetas orbitando otras estrellas . Por supuesto, la confirmación de su existencia requiere ulteriores observaciones desde los telescopios terrestres. Pero de ellos, 13 planetas que son los descritos en este libro ya han sido observados por el KPNO y también por el Telescopio Mayall (De cuatro metros de objetivo) y el WIYN (De 3.5 metros de objetivo).

El libro puede adquirirse en:

“A Kepler’s Dozen: Thirteen Stories about Distant Worlds that Really Exist”:
http://www.hadrosaur.com/kepler.html
http://www.amazon.com/Keplers-Dozen-Thirteen-Stories-Distant/dp/1885093683/

Fundación EticoTaku 2013

Los nuevos datos sobre exoplanetas como la Tierra en las zonas habitables de sus estrellas son esperanzadores según los responsables de la misión Kepler.

Hoy 18 de abril, acabamos de terminar de escuchar la rueda de prensa de la misión Kepler, y una vez más los datos son esperanzadores para el hallazgo de nuevas supertierras en nuestro vecindario estelar.

Otros nuevos 3 planetas de tres sistemas estelares diferentes, se suman a la lista de potenciales candidatos a ser considerados planetas habitables: Kepler-62e, 62f y  69c, son superTierras, ya que su tamaño es mayor que nuestro planeta, pero tienen composición rocosa y se encuentran en la zona habitable de sus respectivas estrellas. Junto a ellos, han sido detectados otros planetas, pero estos tres merecen especial mención debido a su capacidad potencial para ser habitables.

Kepler-62f es un 40% mayor que la Tierra y constituye actualmente el planeta más parecido en tamaño encontrado hasta la fecha, orbitando una estrella en la zona habitable. Tiene un núcleo rocoso y resulta prometedor para albergar vida. Por otra parte Kepler 62e es un 60% mayor que la Tierra y también se encuentra en la zona interior del límite habitable de su estrella.

El tercer planeta Kepler-69c, es un 70% mayor que la Tierra y orbita su estrella en una zona habitable que equivale a la órbita de Venus respecto del Sol. Tarda 242 dias en completar su órbita.

Kepler 62-e, tarda tan solo 122 días en orbitar su estrella y dado que ésta es de menor magnitud que el sol, se encuentra en su zona habitable, lo que resulta prometedor para hallar vida. Kepler-62f, con un período orbital de 267 días, fue encontrado poco después por Eric Agol, profesor asociado de astronomía en la Universidad de  Washington y coautor de los estudios publicados en la Revista Science.

Lo curioso del descubrimiento es que los dos planetas de Kepler-62 se encuentran en una zona habitable y tienen otros tres compañeros que orbitan la estrella fuera de su zona habitable.  De ellos dos son ligeramente mayores que la Tierra y el tercero es aproximadamente del tamaño de Marte.  Kepler-62b, Kepler-62c y Kepler-62d orbitan cada cinco, 12 y 18 días su estrella, y constituyen los planetas interiores inhóspitos para la vida, junto a a Kepler 62-e y 62-f que se encuentran en la zona habitable de la estrella. Un sistema bastante parecido a nuestro Sistema Solar.

Lo más interesante es que la estrella es del tipo K2 , es decir menos brillante que el Sol y más pequeña , 2/3 su tamaño y 1/5 de su luminosidad, lo que permite una zona habitable más próxima ( 100- 290 días).  Su antigüedad es de más de 7.000 millones de años, es decir, casi 2000 años más antigua que el sol, y se encuentra a 1.200 años luz del Sol  en la constelación de Lira.

Más información de la misión Kepler en  http://www.nasa.gov/kepler .

ooextrasolar.105

Fundación EticoTaku 2013

Nuevas evidencias de Exotierras en zonas habitables de sistemas solares binarios.

Un nuevo estudio presentado el 10 de abril por Hui-Gen Liu, Hui Zhang y Ji-Lin Zhou, pone de relieve la posible existencia de 6 exoplanetas (Exotierras) orbitando sistemas de estrellas binarias, y su estabilidad orbital en la zona habitable.

En concreto, Kepler-16 b, 34 b, 35 b, 38 b, 47 b, c, que constituyen todos planetas del tamaño de Júpiter o Neptuno, permiten que en sus entornos exista una zona habitable que pueda estar influida por la fuerza gravitacional y la influencia de las emisiones de radiación estelar de las estrellas que orbitan. La cuestión fundamental reside en la amplitud de la zona habitable y su estabilidad, a diferencia de lo que inicialmente se pensaba.

ooextrasolar.105

En el estudio se analiza la estabilidad de un posible planeta habitable en cada uno de los sistemas binarios. Para ello han realizado simulaciones de estabilidad con una metodología que comprueba la estabilidad orbital combinando las diferentes fuerzas de gravedad de los planetas que orbitan las estrellas así como la radiaciones estelares de las estrellas.

De manera que los resultados que obtienen muestran que una exotierra habitable podría ser altamente posible en Kepler-16 ya que resultaría altamente estable en la zona habitable del sistema estelar. En el mismo sentido, también sería posible otra exotierra habitable en el límite de la zona habitable en Kepler-47.

Adicionalmente, Kepler-34,35 y 38, parecen también ser sistemas binarios candidatos a tolerar con una alta probabilidad potenciales exoplanetas habitables ubicados en la zona habitable de sus respectivas estrellas.

El estudio concluye que con las técnicas actuales de detección usadas, con una precisión de 0.001 días, podríamos detectar en los próximos 3 años una exotierra en Kepler-16b, tardaríamos unos 10 años en detectarlas en Kepler-34  y 38 y finalmente tardaríamos más de 10 años en detectarlas en Kepler-35 y 47.

En cualquier caso, y en base a los datos, la estabilidad de los sistemas estelares binarios se confirma óptima para la existencia de planetas habitables como la Tierra.

Bibliografía de Referencia y descarga del estudio completo.

Hui-Gen Liu, Hui Zhang, Ji-Lin Zhou (10 Apr 2013)

Earth and Planetary Astrophysics (astro-ph.EP)
Referencia de la Publicación:
2013, ApJ, 767, L38
DOI: 10.1088/2041-8205/767/2/L38
Citar como: arXiv:1304.2895 [astro-ph.EP]

Fundación EticoTaku 2013