¿Realmente crees que estamos solos en el Universo?

Recientemente asistí a una interesante ponencia del profesor Dr. Andrew Fraknoi (Ganador del premio de investigación en astronomía), quién habló de las cuestiones mas interesantes sobre la investigación de las cuestiones que la ciencia encuentra más intrigante hoy, la búsqueda de exoplanetas en otros sistemas solares.

Lo que realmente transluce en la búsqueda de exoplanetas, es el hecho que desde ellos podemos llegar a estar próximos a determinar la respuesta a la cuestión fundamental de si estamos solos en el Universo.

Ciertamente me sentí emocionado al escuchar su hipótesis ya que pocos días antes, me encontré con un par de científicos del Observatorio Mauna Kea Keck en Hawai, que habían creado algo así como un nuevo proyecto científico basado en Big Data, llamado Project PANOPTES– cuyo objetivo era la búsqueda y el estudio de exoplanetas.

El objetivo principal del proyecto consiste en establecer una red global de voluntarios que puedan interactuar con una red de telescopios automatizados para monitorizar una gran fracción del espacio con la idea de encontrar exoplanetas. Los datos recolectados por los voluntarios serán analizados por lotes y analizados y compartidos por astrónomos profesionales que tienen acceso a telescopios más potentes para verificar los hallazgos.

Dado que los exoplanetas son difíciles de observar comparados con las estrellas (de más fácil observación), la búsqueda de éstos es relativamente nueva en el campo de la astronomía, tal y como afirmó MacArthur F. Olivier Guyon, co-fundador del proyecto PANOPTES, que además es uno de los físicos ópticos de la Universidad de Arizona y astrónomo en el Telescopio Subaru en Hawai.

Tras mi encuentro con Guyon, y el astrónomo Josh Walawender del Proyecto PANOPTES cuando estaban impartiendo una charla en el marco del evento de búsqueda de estrellas en Hawai a principios de este año, ellos me explicaron que desde el primer descubrimiento a principios de 1990, los astrónomos han detectado más de 2.000 exoplanetas, normalmente usando alguno de los dos métodos actualmente disponibles, mediante las observaciones del telescopio Kepler.

El primer método, implica analizar la velocidad radial, es decir, calcular la pequeña cantidad de influjo gravitacional que influye en la estrella que orbitan, causando una fluctuación en la estrella matriz, cada vez que realizan el movimiento de traslación. Usando una tecnología sofisticada, los científicos pueden detectar esas fluctuaciones, midiendo los cambios en el espectro de luz que la estrella emite.

El otro método que los investigadores usan, es el “método de tránsito”, que implica detectar una pequeña variación en el brillo de la estrella cuando el planeta transita o pasa en frente de ella. El método del tránsito, requiere potentes lentes y un esfuerzo tecnológico importante, pero sólo funciona cuando el planeta se mueve directamente entre la estrella y el observador, similar al efecto que podríamos reportar en un eclipse. Adicionalmente, los científicos tan sólo pueden usarlo para escrutar una ínfima región del cielo al mismo tiempo, ya que consume un gran esfuerzo temporal.

Para lograr eso, Guyon diseñó hace unos pocos años, un sistema telescópico robotizado que usa un sistema clusterizado de cámaras, lentes y que permite la observación sin interferencias desde un monte en una posición ecuatorial que permite seguir los movimientos del cielo en la noche.

El equipo del proyecto PANOPTES incentiva a usar la técnica de multiobservación (Muchos ojos mirando el mismo fenómeno), de manera que los ciudadanos puedan participar en el método científico, buscando un método de tránsito determinado y convertir esa observación en una mejor estrategia para la búsqueda de exoplanetas.

Fuente: Plos.org.

StarViewerTeam 2017.

El campo de miras de la misión Kepler nos permitirá explorar docenas de exotierras que realmente existen.

No es ciencia ficción. Lo cierto es que ya se cuentan por docenas los potenciales mundos habitables, tal y como ya se ha puesto de manifiesto en la misión Kepler 2009-2013. La cuestión ahora es entender y analizar sus atmósferas y en ese punto es donde se mezclan la ciencia y la ciencia ficción. Tal es el espíritu de la obra que acaba de publicarse: “A Kepler’s Dozen: Thirteen Stories about Distant Worlds that Really Exist.” Los autores son David Lee Summers junto con el astrofísico Dr. Steve Howell, miembro de la misión Kepler.

La cuestión reside en entender el nuevo marco de conocimiento que nos espera, poder explorar esos mundos, conocer sus atmósferas, sus condiciones de habitabilidad es algo fascinante en el campo de la astrobiología, tal y como hoy podemos leer en la web astrobiologia.com

Aunque en principio la obra presenta una mezcla entre ciencia y ciencia ficción, es precisamente la ficción científica la que nos podrá abrir las mentes a los nuevos hallazgos que pronto nos permitirán comprender otros entornos diferentes de nuestro propio mundo en el vecindario estelar próximo.

Hasta la fecha el satélite Kepler ha identificado 2.500 potenciales candidatos a planetas orbitando otras estrellas . Por supuesto, la confirmación de su existencia requiere ulteriores observaciones desde los telescopios terrestres. Pero de ellos, 13 planetas que son los descritos en este libro ya han sido observados por el KPNO y también por el Telescopio Mayall (De cuatro metros de objetivo) y el WIYN (De 3.5 metros de objetivo).

El libro puede adquirirse en:

“A Kepler’s Dozen: Thirteen Stories about Distant Worlds that Really Exist”:
http://www.hadrosaur.com/kepler.html
http://www.amazon.com/Keplers-Dozen-Thirteen-Stories-Distant/dp/1885093683/

Fundación EticoTaku 2013

Estudio detallado de la ecuación de Drake a la luz de los datos de la misión Kepler.

I.-Resumen.

Hasta ahora, la NASA guardaba silencio sobre el análisis de los exoplanetas y su posible evaluación como candidatos a ser del tipo terrestre. Tras las recientes declaraciones del Dr. Sasselov, sabemos que más de 100 millones de planetas en nuestra galaxia, podrían albergar vida. Trabajando con los parámetros procedentes de la ecuación que dio origen a la exociencia, tenemos un increíble y fascinante campo de investigación, en el que por fin, la realidad supera la ficción.

A la luz de las Decisiones 33/426 ONU y la reciente 57/2010 del Parlamento Europeo sobre vida Extraterrestre, nos encontramos con una cuestión política previa a la científica: “La Derogación del Acta Truman”.(NSA-National Security Act de 10 de octubre de 1947).” El presente estudio aborda la cuestión bajo una lógica de distribución basada en la ecuación de Frank Drake.  Pueden descargarlo aquí

StarViewerTeam International 2011.

Valoración de la rueda de prensa del día 26 de agosto;NASA misión Kepler,

Tal vez tengan razón aquellos que opinan que están preparando a las capas más conservadoras de la sociedad para un evento cósmico sin precedentes. En esta ocasión, la rueda de prensa dio por buena la exposición de Sasselov, y de hecho concretó los datos correspondientes al primer sistema solar gemelo de la Tierra descubierto por esta misión.

Más allá de toda especulación, esta vez han perdido la apuesta todos aquellos que pensaban en una rueda de prensa para silenciar a Sasselov. En lugar de esa opción han preferido seleccionar uno de los más de 700 sistemas solares que Kepler está analizando y exponerlo a un nivel de detalle bastante superficial para la audiencia cualificada, pero bastante didáctico para los escépticos y el gran público en general.

Lamentablemente, a pesar de las expectativas creadas sobre la misión, el 90% de los resultados, serán reservados hasta nueva fecha, por lo que únicamente se ha expuesto una pequeña muestra de los datos obtenidos por la misión, si bien, la muestra es bastante coherente con la exposición del Dr. Sasselov al que ha dejado en muy buen lugar.

Presentar al gran público un sistema solar gemelo del nuestro  y  bastante cercano, es un primer paso para preparar a la opinión pública menos informada, y al tiempo una opción prudente desde el punto de vista más conservador.

Respecto al material de la presentación y los futuros análisis y acciones de la misión Kepler, pueden acceder al material original de la misión aquí:

Si prestan atención al diagrama, los planetas que quedan justo en la altura de la línea verde en la parte superior (similares a la tierra) aún no han sido comentados ni expuestos, pero su proporción respecto al resto de planetas descubiertos es bastante representativa, tal y como ya expuso Sasselov.

A falta de los datos definitivos, la situación es la siguiente:

a).-Antes de la misión Kepler se pensaba que los planetas como la tierra eran excepcionales.

b).-Tras la misión Kepler se sabe que los planetas como la tierra son muy comunes.

Posteriores análisis, precisarán los datos de los hallazgos que de momento no van a comunicarse a la opinión pública.

“Lo que es particularmente relevante en este sistema -dijo Matthew Holman, investigador principal del estudio- es que las variaciones en los tiempos del tránsito son lo suficientemente grandes como para que podamos usarlas para detectar la masa de ambos cuerpos”. El material recopilado permitirá en un futuro próximo determinar con exactitud las condiciones físicas de los dos nuevos mundos.

Los dos planetas, localizados usando el método del tránsito, orbitan alrededor de la estrella Kepler-9. El más interior (Kepler-9b) tiene una masa equivalente a ochenta veces la de la Tierra y el exterior (Kepler-9c) es algo más pequeño (54 veces la masa de la Tierra). El equipo necesitó analizar siete meses de datos de la misión Kepler (unas 156.000 estrellas individuales) para confirmar su descubrimiento.

Además de estos dos planetas gigantes, los investigadores de la misión han identificado también lo que podría ser un tercer miembro del mismo sistema, mucho más pequeño que sus compañeros. La “firma” detectada es compatible con la existencia de una “supertierra”, un mundo parecido al nuestro que tendría apenas una vez y media el radio del que nosotros habitamos y cuyo día duraría 1,6 días terrestres.

Sin embargo, se necesitan más observaciones para confirmar su existencia. “En este punto -asegura Holman- debemos ser muy cuidadosos y referirnos a él como candidato a planeta en lugar de como a planeta confirmado. Si se confirma, tendría un radio de apenas 1,5 veces el de la Tierra”.

Una rueda de prensa bastante generalista que aporta poco a la investigación científica, salvo la dosis de “ego” de presumir que la NASA ya es capaz de encontrar exosistemas planetarios completos, en lugar de planetas aislados como antes hacía.

Respecto a otras cuestiones tales como: actividad solar y/o alteraciones en los satélites, y/o objetos artificiales en satélites, se ha guardado un silencio sepulcral.

Autor: Richard.H.

StarViewerTeam International 2010.

La ecuación de Drake a la luz de los datos de la misión Kepler. Reflexiones exocientíficas a la luz de los datos.

I.Introducción.

El domingo 25 de julio, marcó un antes y un después en la exociencia.

Hasta ahora, la NASA guardaba silencio sobre el análisis de los exoplanetas y su posible evaluación como candidatos a ser del tipo terrestre. Tras las recientes declaraciones del Dr. Sasselov, sabemos que más de 100 millones de planetas en nuestra galaxia, podrían albergar vida. Trabajando con los parámetros procedentes de la ecuación que dio origen a la exociencia, tenemos un increíble y fascinante campo de investigación, en el que por fin, la realidad supera la ficción.

A la luz de las Decisiones 33/426 ONU y la reciente 57/2010 del Parlamento Europeo sobre vida Extraterrestre, nos encontramos con una cuestión política previa a la científica: “La Derogación del Acta Truman”.(NSA-National Security Act de 10 de octubre de 1947).”  Dejemos para otro artículo posterior  la cuestión (exopolítica), y centrémonos ahora en la evidencia exocientífica en sentido estricto.

Durante los meses de Abril a Julio de 2010, se han sucedido dos importantes precedentes de base científica, que han marcado un giro de 180º en las tendencias de la investigación avanzada dentro del ámbito de la exociencia:

1º.-La declaración y ulterior reportaje documental del físico Stephen Hawking reconociendo expresamente la existencia de Inteligencia extraterrestre, si bien, manifestando su peculiar visión personal unida a un juicio de valor de carácter ético. Hawking, sin saberlo, ha sembrado otro precedente académico: “La consideración ética de las inteligencias extraterrestres, o (exoética).”

2º.-La publicación de los resultados preliminares de la misión Kepler anteriormente expuestos por Sasselov y que obedecen a una presión importante respecto a la exposición de los datos: Parece que los procedimientos administrativos de validación y verificación de los datos por parte de las Agencias Públicas, van muy por detrás de los hallazgos científicos. Por así decirlo, “Sólo hemos contado una millonésima parte de lo que conocemos”. Sasselov, parece dejar entrever que existen peleas internas para disputar quién será el primer científico en dar la primicia, y en virtud del reglamento interno, muchos datos se mantienen oficialmente en una especie de “stand by?” El beneplácito “oficial” es un importante aliciente a juicio de Sasselov: Pasar a la historia por ser el primer científico oficialmente autorizado para dar semejante primicia es algo que justifica luchas internas entre equipos de trabajo.

La cuestión una vez más, nos trae a otra ecuación de actualidad: La ecuación de Frank Drake. Ecuación que estamos seguros de poder despejar a la luz de los datos científicos existentes.

2.-Despejando la ecuación de Drake.

El orígen de la exociencia (Antes de su reconocimiento formal en 1978 por la Decisión 33/426 ONU) se remonta a la ecuación formulada por Sir.Francis Drake  en 1961.

La Ecuación de Drake ó Fórmula de Drake fue concebida por el radioastrónomo y presidente del Instituto SETI Frank Drake, con el propósito de estimar la cantidad de civilizaciones en nuestra galaxia, la Vía Láctea, susceptibles de poseer emisiones de radio detectables.

Frank Drake, concibió una ecuación, ahora conocida como Ecuación de Drake, basada en varios parámetros:

N = R^{*} ~ \times ~ f_{p} ~ \times ~ n_{e} ~ \times ~ f_{l} ~ \times ~ f_{i} ~ \times ~ f_{c} ~ \times ~ L
    Donde N representa el número de civilizaciones que podrían comunicarse en nuestra galaxia, la Vía Láctea. Este número depende de varios factores:

    • R* es el ritmo anual de formación de estrellas “adecuadas” en la galaxia.
    • fp es la fracción de estrellas que tienen planetas en su órbita.
    • ne es el número de esos planetas orbitando dentro de la ecosfera de la estrella (las órbitas cuya distancia a la estrella no sea tan próxima como para ser demasiado calientes, ni tan lejana como para ser demasiado frías para poder albergar vida).
    • fl es la fracción de esos planetas dentro de la ecosfera en los que la vida se ha desarrollado.
    • fi es la fracción de esos planetas en los que la vida inteligente se ha desarrollado.
    • fc es la fracción de esos planetas donde la vida inteligente ha desarrollado una tecnología e intenta comunicarse.
    • L es el lapso de tiempo, medido en años, durante el que una civilización inteligente y comunicativa puede existir.

    Pues bien: a tenor de las declaraciones de Sasselov que directamente asevera que existen 100 millones de planetas donde la vida podría desarrollarse dentro de nuestra galaxia, estaríamos hablando del factor que Drake denominaba “(ofl )” es la fracción de esos planetas dentro de la ecosfera en los que la vida se ha desarrollado.

    Lógicamente, la vida, requiere un lapso de tiempo para que una civilización inteligente pueda desarrollarse, pero ya sabemos algo muy importante: Sabemos que el Universo funciona con un patrón de convergencia por integración, o dicho de otra manera: El universo en sí es Inteligencia extraterrestre, con lo que tiende a formar vida y a largo plazo genera inteligencia localmente global.

    Por tanto :“(fi) ” es la fracción de esos planetas en los que la vida inteligente se ha desarrollado. Siguiendo la lógica de Drake, y sabiendo ya lo expuesto en:The Structure of Fauna and Flora with respect to the Body Size of Organisms: Introducing a logarithmic scale for biologically significant parameters” por el Dr.L.L. Tshislenko (Universidad de Moscú) 1982. Recordemos que en dicho estudio,Tshislenko relaciona los diferentes estadios lógicos que implican una escala global en términos convergentes con la lógica de la naturaleza. Tshislenko, había descubierto una relación lógica global y una frecuencia biológica, una radiofrecuencia biofísica convergente con los parámetros universales. En su trabajo sobre morfología de fauna y flora, analizó 4.727 especies de mamíferos, 5.000 especies de reptiles, 452 especies de aves, más de 1900 animales anfibios, 381 peces de agua dulce, 218 categorías de peces del océano Ártico, 21.374 tipologías de insectos y más de 20.500 plantas, hongos y bacterias.

    Como mínimo, 3.500 millones de años, han sido necesarios en nuestro planeta para poder hablar de inteligencia tal y como nosotros la conocemos. Sin embargo, sabemos que esos saltos tuvieron lugar en el pasado y de forma desigual. Si tomamos como referencia la escala de los últimos 30.000 años, sabríamos que representan tan sólo un instante en el tiempo cuántico. Apenas un atosegundo en la historia de nuestro sistema solar.

    Conociendo la logica escalar  del Dr. Müller y el hecho de la verificación reciente de la teoría de realidades supersimétricas en “Hipergeometría:Las realidades alternativas son supersimétricas y los planos pueden superponerse.” Tendríamos que dados los ciclos cósmicos logarítmicos de 30.000 años tendrían incidencia sobre las civilizaciones de manera que en ese tiempo, cada civilización podría alternativamente, desarrollarse, extinguirse o expandirse hacia otros planos del Universo. De hecho, podría extinguirse/expandirse/desarrollarse doce veces de forma consecutiva/alternativa. (Pensemos por ejemplo en las antiguas civilizaciones de la Tierra). Pongámonos en el supuesto más pesimista: De cada 100 civilizaciones, sólo una consigue completar un ciclo de expansión consecutiva en la galaxia: Es decir: 100 ciclos completos de expansión en (3.000.millones de años/30.000) cada ciclo de expansión. Dado que potencialmente sabemos que según Drake, tendríamos(ofl )” es la fracción de esos planetas dentro de la ecosfera en los que la vida se ha desarrollado y por tanto(ofl )=100.000.000, en el ejemplo propuesto de esos sólo una de cada 100 completaría un ciclo completo.

    Por tanto, sustituyendo, tendríamos que L, es la variable que acabamos de despejar en la ecuación de Drake:”el lapso de tiempo, medido en años, durante el que una civilización inteligente y comunicativa puede existir.” Es decir 30.000 años por ciclo de expansión/civilización.

    Si tomamos los datos del supuesto pesimista: 100 ciclos de expansión de una entre 100 civilizaciones: Sólo una de cada 100 civilizaciones subsiste, se expande y completa los ciclos logarítmicos de convergencia Universal, podemos despejar (fc )= “la fracción de esos planetas donde la vida inteligente ha desarrollado una tecnología e intenta comunicarse.”

    Es decir. De 100.000.000 sólo 1.000.000 de civilizaciones (1/100) completa los 100 ciclos de 30.000 años de convergencia logarítmica y alcanza la tecnología necesaria para poder comunicarse. En este punto cabe reseñar la obra del Dr. Paul Laviolette : “Decoding the Message of the Pulsars” En la Pag 50 literalmente señala “NASA scientist used the pulsar network for navigation purposes when they sent out their ET communication message on board the Pioneer 10 spacecraft”. Dado que nosotros hemos usado esos púlsares como señales de navegación y suponiendo que fuéramos la única civilización (entre 100) que hubiera superado el primer ciclo de 30.000 años para llegar al salto cuántico de convergencia logarítmica, tiene sentido que otras civilizaciones en la galaxia millones de años antes hubieran ubicado los pulsares que ahora nosotros utilizamos como balizas de navegación.

    Por tanto de 100.000.000 sólo 1.000.000.000 llegan al punto (fc )= “la fracción de esos planetas donde la vida inteligente ha desarrollado una tecnología e intenta comunicarse.”

    De ese millón de civilizaciones, no todas han completado los 100 ciclos de 30.000 años necesarios para expandirse, pero al menos han completado alguno de esos ciclos. Siguiendo la lógica logarítmica analizada, una de cada 100, ha completado los 100 ciclos de 30.000 años, y otras están en procesos intermedios de expansión/desarrollo/extinción, etc… En el plano de coexistencia lineal, tendríamos que como mínimo 10.000 civilizaciones, en este momento, han superado los 100 ciclos de 30.000 años, y estarían en condiciones de balizar con tecnologías de Radiofrecuencia Cuántica Diferencial la Galaxia.

    Por tanto N= 10.000 (Como mínimo). Número de civilizaciones inteligentes que en este momento están en condiciones de desplazarse y expandirse por toda la galaxia.

    De hecho, nosotros aún no formamos parte de N, sino de(fc )= “la fracción de esos planetas donde la vida inteligente ha desarrollado una tecnología e intenta comunicarse.

    Por así decirlo, estamos aún completando el primer ciclo logarítmico de Inteligencia del Universo, para llegar a esa convergencia próxima. Recordamos aquí el principio de V.F. Litvin (Universidad de Leningrado), demostró que la onda biofísica convergente, era permanente y estaba presente a nivel escalar en todos los eventos del Universo. Todo lo que no converge no se integra. Lo que no escala no se integra.

    Por tanto, la cuestión aquí sería: ¿Cuántas civilizaciones inteligentes actualmente presentes en nuestra galaxia no han completado satisfactoriamente aún los 100 ciclos logarítmicos de convergencia desde el orígen de la misma?

    Sabemos que al menos 10.000 han completado esos ciclos y se encuentran en condiciones de trascender el espacio/tiempo. Pero ¿qué sucede con las otras 990.000? (entre las que nos encontramos).

    Analizando un sistema de dispersión basado en el principio de realidades supersimétricas que ya conocemos, tomemos el índice de dispersión previsto en: Hipergeometría:Las realidades alternativas son supersimétricas y los planos pueden superponerse. (Modelo propuesto por los Doctores Spiridonov del  Laboratorio de Física Bogoliubov de Moscú  y Vartanov, del Instituto Max-Planck (Alemania), el índice de cálculo sería :

    Por simplificar, con un diagrama de dispersión, tendríamos aproximadamente que:

    En el supuesto que nos ocupa y asignando valores por distribución:

    Tendríamos: Por áreas de ubicación geográfica dentro de la Galaxia y en sus inmediaciones:

    SU(4)=Brazo Crux-Scutum.

    SU(4)*=Area de Influencia con Andrómeda y Parte-Borde exterior.

    U1= Brazo  Sagitario-Próximo al Centro de la Galaxia (Inmediaciones).

    SU(2)=Ori-Brazo Orión.

    SU(1)=Inmediación exterior y resto de brazos.

    U1(r)=Zona 3 kiloparsecs

    Respecto al criterio de antigüedad por distribución de estrellas habitables:

    q=Planetas de antigüedad máxima. (Primeras formaciones de la Galaxia).

    q’=Planetas de gran antigüedad ubicados en clusters estelares dinámicos.

    a=Planetas de antigüedad próxima a 3.000-4.000 millones de años (Antigüedad parecida a la del Sistema Solar).

    B=Planetas de antigüedad inferior a 3.000 millones de años en entornos binarios hiperestables con estrellas de luminosidad inferior al sol.

    b=Planetas de antigüedad inferior a 3.000 millones de años en entornos estables parecidos al sol, con proximidad de 3 parsecs a clusters estelares con planetas de tipo q y q’ .

    V=Planetas habitables de menos de 1.000 millones de años en entornos estables parecidos al sol, con proximidad de 3 parsecs a clusters estelares con planetas de tipo q y q’.

    Según este cuadro de clasificación, podemos distribuir y clasificar las 990.000 civilizaciones que no han superado los 100 ciclos de 30.000 años, pero que manifiestan diferentes grados de inteligencia en función de sus capacidades de comunicación con la Galaxia, en:

    1º.-Civilizaciones que siendo inteligentes, aún no han alcanzado el grado necesario de madurez para desplazarse por el cluster de los tres parsecs, ni han superado un ciclo cósmico consciente de 30.000 años. Aún no comprenden los fundamentos de la Radiofrecuencia Cuántica Diferencial. (Nivel 0).

    2º.-Civilizaciones que ya han superado al menos un ciclo cósmico y son capaces de desplazarse por el cluster de los 3 parsecs, y aunque conocen diversos principios de la RFCD no pueden interactuar aún con todos los principios de la Radiofrecuencia Cuántica Diferencial. Su desarrollo social y tecnológico es bastante avanzado, pero aún son parcialmente inmaduras en el conjunto de la Galaxia. (Nivel I).

    3º.-Civilizaciones que ya han superado al menos 5 ciclos conscientes de 30.000 años y que ya están en condiciones de desplazarse por toda la Galaxia y distancias próximas a los 3 kiloparsecs, pues comprenden ya los fundamentos y aplicaciones de la RFCD.

    4º.-Civilizaciones muy antiguas y avanzadas que han estado presente en lahistoria de la Galaxia y que ya han superado más de 50 ciclos conscientes de 30.000 años. Han desarrollado capacidad para balizar la galaxia con púlsares y desplazarse utilizando el Eter como elemento gravitacional, en el marco de los fundamentos de la Radiofrecuencia Cuántica Diferencial. Dominan esa teoría y pueden realizar viajes intergalácticos. Han desarrollado capacidades extraordinarias de proyección de conciencia y convergencia con el Universo Inteligente. (Nivel III).

    5º.-Civilizaciones transcendentes o que están a punto de superar, o han superado ya los 100 ciclos de 30.000 años. Tienen capacidades interdimensionales y transcendentes. Dominan los principios de la multiversalidad y pueden interactuar en el plano de la convergencia universal (Transcender). (Nivel Phi)

    Diagrama de dispersión de la Inteligencia en la Galaxia. Puede comprobarse, como ésta se extendería por toda la Galaxia y trasciende ésta incluso en la zona de los 3kiloparsecs.

    3.-Conclusiones.

    1º.-Analizando los datos, puede inferirse que las 10.000 civilizaciones más inteligentes y Antiguas de la Galaxia estadísticamente procederían del sector SU2- Orión, algo que concuerda con los registros existentes procedentes de la mitología antigua. (No sorprende). Frank Drake dedujo por aproximación que existían al menos 10.000 civilizaciones altamente inteligentes en nuestra Galaxia.

    2º.-Los datos ofrecidos por la misión Kepler son coherentes con este análisis estadístico y con la ecuación de Frank Drake, que recobra vigencia y actualidad.

    3º.-Los datos obtenidos en este análisis parten del supuesto más pesimista posible, dentro del escenario de las realidades supersimétricas, y llegan a resultados coherentes con los expresados por Frank Drake y encajan con las declaraciones de Sasselov así como el criterio y Declaraciones de  S.Hawking y  M. Kaku.

    4º.-Los datos obtenidos en este análisis, concuerdan con las declaraciones y evidencias documentales sobre exopolítica e inteligencia extraterrestre, presentadas por el Dr. Alfred Webre y Dr. Michael Sala.

    Bibliografía adicional:

    • Kaku, Michio (2005). El universo de Einstein: cómo la visión de Albert Einstein transformó nuestra compresión del espacio y el tiempo, Barcelona: Antoni Bosch Editor. ISBN 978-84-95348-17-3.
    • — (2007). Hiperespacio: una odisea científica a través de universos paralelos, distorsiones del tiempo y la décima dimensión, Colección Drakontos Bolsillo. Barcelona: Editorial Crítica. ISBN 978-84-8432-896-4.
    • — (2008). Universos paralelos. La ciencia de los universos alternativos y nuestro futuro en el cosmos, Traducción Dolores Udina. Tercera edición 2010. Colección Memoria mundi 24. Cartoné. Vilaür: Ediciones AtalantaISBN 978-84-935763-3-2.
    • — (2009). La física de lo imposible. ¿Podremos ser invisibles, viajar en el tiempo y teletransportarnos?, Traducción Javier García Sanz. Tapa blanda. Buenos Aires: Debate, 2009 (Editorial Sudamericana S.A.). ISBN 978-987-1117-72-7.
    • — (2009). La física de lo imposible. ¿Podremos ser invisibles, viajar en el tiempo y teletransportarnos?, Traducción Javier García Sanz. Colección Debate. Tapa blanda. Barcelona: Editorial Debate (Grupo Random House Mondadori). ISBN 978-84-8306-825-0.
    • W. von Bloh, C.Bounama, M. Cuntz, and S. Franck. (2007). «The habitability of super-Earths in Gliese 581». Astronomy & Astrophysics 476:  pp. 1365.
    • Brown, Courtney. 2006. Remote Viewing: The Science and Theory of Nonphysical Perception. Atlanta, Georgia: Farsight Press.
    • Chalmers, David. 1996. The Conscious Mind: In Search of a Fundamental Theory. Oxford: Oxford University Press.
    • Dunne, J.W. 2001 . An Experiment with Time. Charlottesville, Virginia: Hampton Roads Publishing Company.
    • Greville, T.N.E. 1944. On Multiple Matching with One Variable Deck. Annals of Mathematical Statistics, 15, 432-434.
    • Grof, Stanislav. 1983. East and West: Ancient Wisdom and Modern Science. Journal of Transpersonal Psychology, 15(1).
    • Hameroff, Stuart R. 1994. Quantum coherence in microtubules: A Neural basis for emergent consciousness. Journal of Consciousness Studies 1 (1): 91-118.
    • Hameroff, Stuart R. 1998. Funda-Mentality: Is the conscious mind subtly linked to a basic level of the universe?. Trends in Cognitive Sciences 2 (4):119-127.
    • Hameroff Stuart and Penrose Roger. 1996. Orchestrated reduction of quantum coherence in brain microtubules: a model for consciousness. In: Toward a Science of Consciousness – The First Tucson Discussions and Debates. Eds. S. Hameroff, A. Kaszniak, A. Scott, MIT Press, Cambridge MA.
    • http://www.sciencedaily.com/releases/2005/03/050309142833.htm
    Para StarViewerTeam International 2010.

La Cámara de la Misión Deep Space de la NASA, detecta millones de planetas similares a la tierra en nuestra Galaxia.

El pasado Domingo, varios científicos de la misión Kepler, celebraron una rueda de prensa, en la que declaraban que de los 700 nuevos exoplanetas detectados tras seis semanas de utilización del nuevo observatorio espacial Deep Space, 140 serían similares en tamaño a la tierra.

Los primeros resultados de la misión espacial Kepler de la NASA, sugieren que los planetas como la tierra son mucho más abundantes de lo que previamente se pensaba.

Aunque la mayoría de los exoplanetas encontrados hasta ahora, eran gigantes gaseosos del tamaño de Júpiter y Saturno e incluso mayores, las nuevas evidencias mucho más precisas, inclinan la balanza a favor de los planetas rocosos y con climas benévolos para la vida en función de sus órbitas relativas a sus estrellas.

Aunque la NASA formalmente ha anunciado únicamente 5 nuevos  exoplanetas procedentes de la misión Kepler, porque sus científicos aún están verificando si los hallazgos de Kepler son realmente planetas.

Los datos sugieren que nuestra galaxia (que tiene más de 100.000 millones de estrellas) contendría al menos 100 millones de planetas habitables, y muy pronto estaremos identificando el primero de ellos, dijo Dimitar Sasselov, profesor de astronomía de la Universidad de Harvard, y miembro de la misión Kepler. Textualmente dijo que

” Hay muchísimo trabajo pendiente por hacer aún para conseguir identificar a la primera exotierra, pero sin duda, tenemos evidencias claras de que hay millones de planetas como la tierra en nuestra galaxia.”

Fuente: Kepler-Deep Space-NASA. Entrevista a Dr.Sasselov.

StarViewerTeam International 2010.

Misión Kepler. Búsqueda de planetas habitables.

Hoy es un día muy importante para la misión Kepler. En palabras de Roger Hunter, Director del proyecto, todo está preparado para que nuestro equipo, recoja todos los datos obtenidos desde el día 12 de mayo hasta hoy, procedentes de más de 145.000 estrellas.

Mapa de zonas de recogida de datos .
Mapa de zonas de recogida de datos .

Fuente: NASA