Por vez primera varios físicos crean un enlace cuántico entre fotones que no existen al mismo tiempo.

Por primera vez se ha conseguido recrear un enlace cuántico entre fotones que no existen al mismo tiempo, probando así la teoría del entrelazamiento cuántico entre fotones. No es ciencia ficción y ya no se trata de física teorética sino de un experimento real que ha sido realizado durante el mes de mayo por un equipo multidisciplinar de la Universidad Hebrea de Jerusalem dirigido por Eli Megidish, y Hagai Eisenberg.

Es fascinante saber cómo se ha verificado el entrelazamiento entre diferentes fotones que no existen en el mismo espacio-tiempo, por lo que podríamos concluir que esta condición se verifica a miles de años luz entre fotones.

Hasta ahora la sutil conexión entre partículas conocida como entrelazamiento cuántico, y de una forma simplificada era formulada en el marco teorético como la capacidad de afectación entre los estados de diferentes partículas entre distintos planos espacio-temporales. Finalmente el experimento se ha conseguido entrelazando dos fotones que no existen al mismo tiempo.

El entrelazamiento abre las puertas a nuevos experimentos que revolucionarán la ciencia tal y como la conocemos. El artículo original así como los detalles completos del experimento pueden leerlo en la revista científica Science Magazine. (1)

entrelazamiento1

En el mismo sentido y con carácter complementario, otro estudio recientemente publicado el 3 de mayo por la Cornell University: “Detecting Topological Entanglement Entropy in a Lattice of Quantum Harmonic Oscillators” establece la relación existente entre el entrelazamiento cuántico y el papel determinante de los osciladores armónicos, proponiendo un modelo topológico de simulación facilitada para comprender la cuestión en el ámbito científico. Adicionalmente propone un modelo de implantación escalar utilizando una metodología coherente con la de Eli Megidish, y Hagai Eisenberg en el experimento publicado por la revista Science Magazine. (2)

entrelazamiento2

El estudio puede descargarse directamente de :Detecting Topological Entanglement Entropy in a Lattice of Quantum Harmonic Oscillators (2 mayo 2013) Tommaso F. Demarie, Trond Linjordet, Nicolas C. Menicucci, Gavin K. Brennen.(arXiv:1305.0409)

Fundación EticoTaku 2013

——–Notaciones del artículo——-

(1).-Textualmente: “Entanglement can come in if you have two photons. Each can be put into the uncertain vertical-and-horizontal state. However, the photons can be entangled so that their polarizations are correlated even while they remain undetermined. For example, if you measure the first photon and find it horizontally polarized, you’ll know that the other photon has instantaneously collapsed into the vertical state and vice versa—no matter how far away it is. Because the collapse happens instantly, Albert Einstein dubbed the effect “spooky action at a distance.” It doesn’t violate relativity, though: It’s impossible to control the outcome of the measurement of the first photon, so the quantum link can’t be used to send a message faster than light.Now Eli Megidish, Hagai Eisenberg, and colleagues at the Hebrew University of Jerusalem have entangled two photons that don’t exist at the same time. They start with a scheme known as entanglement swapping. To begin, researchers zap a special crystal with laser light a couple of times to create two entangled pairs of photons, pair 1 and 2 and pair 3 and 4. At the start, photons 1 and 4 are not tangled. But they can be if physicists play the right trick with 2 and 3.”

(2).-Textualmente del Abstract en: “Finally, we discuss scalable implementation of these methods using optical and circuit-QED technology.” En Detecting Topological Entanglement Entropy in a Lattice of Quantum Harmonic Oscillators (2 mayo 2013) Tommaso F. Demarie, Trond Linjordet, Nicolas C. Menicucci, Gavin K. Brennen.(arXiv:1305.0409)

 

Una oportunidad única: El mejor curso “on-line” gratuito de Física cuántica por la Universidad de Maryland. Matrícula abierta hasta el 25 de Marzo.

Los cambios que vienen son preciosos. Las noticias de iniciativas E-learning en el proyecto de Universidad Global transcienden fronteras al conocimiento abierto.

En esta ocasión vamos a dedicar el artículo de hoy a la Física Cuántica, los Osciladores Armónicos y la Estructura del Tiempo. Temas que ya han sido tratados con extensión en esta revista, ahora por vez primera son objeto de un Curso en Abierto y Gratuito impartido por la Universidad de Maryland.

oscilador_armonico_simple_muchos estados

El curso dará comienzo el 25 de Marzo y tendrá una duración aproximada de 7 semanas. Contará con la tutela de dos excelentes profersores: Charles W.Clark  Doctor en Física Teorética por la Universidad de Chicago y (Miembro del National Institute of Standars and Technology (NIST). También con la Tutoría del Dr. Victor Galitski profesor de la Maryland University y con el doble doctorado en Física Teorética y Matemática Aplicada. Recordemos que Galitski tiene más de 70 papers en desarrollo de fundamentos de la física teorética aplicada. Destacar su reciente publicación “Exploring quantum mechanics” (Oxford University Press 2013).

El programa del curso será el siguiente:

Lección 1: Introducción a la Física Cuántica: Los primeros experimentos, Einstein, Heiselberg, etc…
Lección 2: Interpretación y fundamentación de los principios de la mecánica cuántica: Schrödinger, Born, Ecuación probabilística y Ecuación de Decisión, Operadores cuánticos y Valores de Superposición en principios de Realidades Supersimétricas.
Lección 3: La formulación de la teoría cuántica de Feynmann.
Lección 4: Las excepciones a las teorías de Newton en el modelo Feynman y las correcciones del modelo clásico.
Lección 5: Los estados cuánticos según el modelo de Schörodinguer, estados en símil de la cuerda de guitarra y el electrón en una caja, etc… 

Lección 6: Fermiones, Bosones, resistencia cero, levitación y repulsión de flujo, superconductividad, etc…

Lección 7: El Espectro atómico y la teoría de Bohr. Simetría del espectro del átomo de hidrógeno.
Lección 8: Solución analítica y numérica a la ecuación de Schrödinger

Lección 9: Leyes de Simetría y conservación en la mecánica cuántica. Simetría discreta y reversión temporal
Lección 10: Spin y Spinors: El experimento Gerlach y sus aplicaciones prácticas. Operadores.
Lección 11: Los osciladores armónicos: Los operadores de creación y anhilación. Las partículas y su comportamiento en los campos magnéticos: Los niveles Landau. 
Lección 12: Estructuras periódicas en el modelo temporal de la física cuántica: Topología de las bandas, estructura de los osciladores armónicos y su influencia en los potenciales periódicos. Topología de los insuladores.
Lección 13: La dependencia Tiempo-Espacio en la física cuántica. Perturbaciones súbitas, lentas, y Spin y dependencia temporal en el campo magnético.
Lección 14: Óptica cuántica: Física del Laser y los denominados Estados coherentes.
Lección 15: Los Gases ultra frios y su condensación: los átomos ultra-frios y la condensación Bose-Einstein, Degeneración de los gases en base a la teoría de Fermi.
Lección 16: Módulo resumen, preguntas de los alumnos y agenda.

 La matrícula del curso debe realizarse antes del día 25 de marzo.

Pueden acceder también aquí al acceso directo a las inscripciones así como una navegación preliminar por el contenido del curso.

Gentileza de la iniciativa Coursera para la Fundación Eticotaku 2013.

 

Creen haber dado con el Bosón de Higgs: Tevatron, Fermi National Accelerator.

Tras 40 años de investigación, aducen mayores evidencias respecto de los nuevos hallazgos que serán expuestos el próximo miércoles en lo que creen que sería el mayor hallazgo para la física de los últimos tiempos.

Los físicos del Fermi National Accelerator Laboratory en Batvia, (Tevatron), aseguran que han encontrado un complejo bucle de datos que correspondería al tan ansiadamente buscado Higgs boson que sería responsable de la asignación de masa a otras partículas elementales.

La señal, buscada también por el LHC Large Hadron Collider , parece coincidir con los resultados preliminares ofrecidos por CERN, la Organización Europea Para la Investigación en Energía Nuclear.

De verificarse el hallazgo, estaríamos en presencia de una revolución en la física de partículas.

StarViewerTeam International 2012.

Basiago-Webre-Einsenhower: Los testimonios que coinciden en aseverar la existencia de una colonia en Marte.

El teletransporte lleva aplicándose desde la década de los 60, para transportes dentro del planeta y desde la década de los 80 para intercambio de personas en colonias en Marte. Alfred Webre, Alex Basiago y Laura Einsenhower, son muy claros al respecto. No hay duda de que en la línea de proyectos secretos se aplicaron estos conocimientos. La lógica del experimento Filadelfia en el marco de la Teoría de la Relatividad de Albert Einstein y ya en 2009 Rafael López-Guerrero, expuso un completo dossier sobre los temas que dos años después corroboran los testimonios de Basiago, Webre y Laura Einsenhower.

Jaime Mausan en esta ocasión presenta los testimonios que aseveran la tesis de los proyectos en el marco de las operaciones de teletransporte. La cuestión, en esta ocasión viene apoyada por una ingente documentación científica de base tal y como puede comprobarse y verificarse en la bibliografía que detallamos al final del artículo, para aquellos que deseen verificarla.

Bibliografía.

Seguidamente exponemos toda la bibliografía que existe sobre el Teletransporte Cuántico, tal y como ya se expuso en STV20090928. En total, hay más de 253 referencias revisadas y contrastadas a nivel científico. Recuerden también que pueden acceder en Scileaks a la consulta de la patente del Magnetic Vortex Wormhole Generator 

1. Aczel, A. D. (2002), Entanglement: The Greatest Mystery in Physics, Four Walls Eight Windows

Press, New York

2. Aharonov, Y., Reznik, B. and Stern, A. (1998), “Quantum limitations of superluminal

propagation,” Phys. Rev. Lett., 81, 2190-2193

3. Aharonov, Y. and Albert, D. (1981), “Can we make sense of the measurement process in

relativistic quantum mechanics?,” Phys. Rev. D, 24, 359-370

4. Alexander, Col. J. B. (2003), Winning The War: Advanced Weapons, Strategies, And Concepts

For The Post-9/11 World, St. Martin’s Press, New York, pp. 238 – 244

5. Alexander, J. B. (1996), “Uri’s Impact on the U.S. Army,” posted on http://www.urigeller.com

6. Alexander, Lt. Col. J. B. (1980), “The New Mental Battlefield: ‘Beam Me Up, Spock,’” Military

Review, vol. XL, no. 12

7. Alexander, Col. J. B., Groller, Maj. R. and Morris, J. (1990), The Warrior’s Edge, W. Morrow

Co., New York

8. Ambj

Thermodynamic,” Annals Phys., 147, 1-32

9. Antoniadis, I., Arkani-Hamed, N., Dimopoulos, S. and Dvali, G. (1998), “New dimensions at a

millimeter to a fermi and superstrings at a TeV,” Phys. Lett. B, 436, 257-263

10. Appelquist, T., Chodos, A. and Freund, P. G. O. eds. (1987), Modern Kaluza-Klein Theories,

Addison-Wesley, Menlo Park

11. Arkani-Hamed, N., Dimopoulos, S. and Dvali, G. (2002), “Large Extra Dimensions: A New

Arena for Particle Physics,” Physics Today, 55, 35-40

12. Arkani-Hamed, N., Dimopoulos, S. and Dvali, G. (1998), “The hierarchy problem and new

dimensions at a millimeter,” Phys. Lett. B, 429, 263-272

13. Arkani-Hamed, N., Dimopoulos, S., Kaloper, N. and Dvali, G. (2000), “Manyfold universe,”

Journal of High Energy Physics (JHEP online physics papers),

http://jhep.sissa.it/archive/papers/jhep122000010/jhep122000010.pdf0012

14. Aspect, A. (1983), Trois tests expérimentaux des inégalités de Bell par mesure de corrélation de

polarisation de photons, Ph.D. thesis No. 2674, Université de Paris-Sud, Centre D’Orsay

15. Aspect, A., Dalibard, J. and Roger, G. (1982a), “Experimental Tests of Bell’s Inequalities Using

Time-Varying Analyzers,” Phys. Rev. Letters, 49, 1804-1807

16. Aspect, A., Grangier, P. and Roger, G. (1982b), “Experimental Realization of Einstein-Podolsky-

Rosen-Bohm Gedankenexperiment: A New Violation of Bell’s Inequalities,” Phys. Rev. Letters,

49, 91

17. Aspect, A. and Grangier, P. (1985), Lettere al Nuovo Cimento, 43, 345

18. Aspelmeyer, M., et al. (2003), “Long-Distance Free-Space Distribution of Quantum

Entanglement,” Science, 301, 621 – 623

19. Banghui, W. (1990), “Evidence of the Existence of Abnormal States of Matter,” Chinese J.

Somatic Sci., First Issue, 36 [translated into English by the Defense Intelligence Agency]

20. Barcelo, C. and Visser, M. (2002), “Twilight for the energy conditions?,” Int. J. Mod. Phys. D,

11, 1553

21. Barnum, H., Caves, C., Fuchs, C., Jozsa, R. and Schumacher, B. (1996), “Noncommuting Mixed

States Cannot Be Broadcast,” Phys. Rev. Lett., 76, 2818-2821

22. Bell, J. S. (1964), “On the Einstein Podolsky Rosen Paradox,” Physics, 1, 195

23. Bennett, C. H., et al. (1993), “Teleporting an unknown quantum state via dual classical and

Einstein-Podolsky-Rosen channels,” Phys. Rev. Lett., 70, 1895-1899

24. Bennett, C. H. and Wiesner, S. J. (1992), “Communication via one- and two-particle operators on

Einstein-Podolsky-Rosen states,” Phys. Rev. Lett., 69, 2881-2884

φrn, J. and Wolfram, S. (1983), “Properties of the Vacuum. I. Mechanical and

Approved for public release; distribution unlimited.

64

25. Bennett, G. L., Forward, R. L. and Frisbee, R. H. (1995), “Report on the NASA/JPL Workshop

on Advanced Quantum/Relativity Theory Propulsion,” AIAA-95-2599, 31

st

AIAA/ASME/ASE/ASEE Joint Propulsion Conference and Exhibit, San Diego, CA

26. Birrell, N. D. and Davies, P. C. W. (1982), Quantum fields in curved space, Cambridge

University Press, Cambridge

27. Blaauboer, M., et al. (1998), “Superluminal pulse transmission through a phase conjugating

mirror,” Optics Communications, 148, 295-299

28. Boschi, D., et al. (1998), “Experimental realization of teleporting an unknown pure quantum state

via dual classical and Einstein-Podolski-Rosen channels,” Phys. Rev. Lett., 80, 1121-1125

29. Bose, S. and Home, D. (2002), “Generic Entanglement Generation, Quantum Statistics, and

Complementarity,” Phys. Rev. Lett., 88, 050401

30. Bose, S., Knight, P. L., Plenio, M. B. and Vedral, V. (1999), “Proposal for Teleportation of an

Atomic State via Cavity Decay,” Phys. Rev. Lett., 83, 5158-5161

31. Bouwmeester, D., et al. (1997), “Experimental quantum teleportation,” Nature, 390, 575-579

32. Bowen, W. P., et al. (2003), “Experimental investigation of continuous variable quantum

teleportation,” Phys. Rev. A, 67, 032302

33. Bowen, W. P., Treps, N., Schnabel, R. and Lam, P. K. (2002), “Experimental demonstration of

continuous variable polarization entanglement,” Phys. Rev. Lett., 89, 253601

34. Brassard, G., Braunstein, S. and Cleve, R. (1998), “Teleportation as a quantum computation,”

Physica D, 120, 43-47

35. Braunstein, S. (1996), “Quantum teleportation without irreversible detection,” Proc. Royal Acad.,

53, 1900-1903

36. Braunstein, S., Fuchs, C., Kimble, H. and van Loock, P. (2001), “Quantum versus classical

domains for teleportation with continuous variables,” Phys. Rev. A, 64, 022321

37. Braunstein, S. and Kimble, J. (1998), “Teleportation of continuous quantum variables,” Phys.

Rev. Lett., 80, 869-872

38. Bremseth, Cmdr. L. R. (2001), Unconventional Human Intelligence Support: Transcendent and

Asymmetric Warfare Implications of Remote Viewing, Thesis, Marine War College

39. Buttler, W., et al. (1998), “Practical free-space quantum key distribution over 1 km,” Phys. Rev.

Lett., 81, 3283-3286

40. Center for Quantum Computation Web Site: http://www.qubit.org

41. Chan, H. B., et al. (2001), “Quantum Mechanical Actuation of Microelectromechanical Systems

by the Casimir Force,” Science, 291, 1941-1944

42. Chiao, R. and Steinberg, A. (1998), “Quantum optical studies of tunneling and other superluminal

phenomena,” Physica Scripta, T76, 61-66

43. Chown, M. (1990), “Can photons travel ‘faster than light’?,” New Scientist, 126, 32

44. CIA In-Q-Tel Web Site information: http://www.cia.gov/cia/publications/inqtel/

45. Cole, D. C. and Puthoff, H. E. (1993), “Extracting Energy and Heat from the Vacuum,” Phys.

Rev. E, 48, 1562

46. Davies, P. C. W. (1980), Other Worlds, Dent, London

47. Davis, E. W. (1999a), Research Summary Report #1 to Dr. Hal Puthoff, IASA: Brief Summary of

“Lorentzian Wormholes From The Gravitationally Squeezed Vacuum”, NASA Research Center

Online Library – Interstellar Studies (available from the author)

48. Davis, E. W. (1999b), Research Summary Report #2 to Dr. Hal Puthoff, IASA: Brief Summary of

“Gravitational Vacuum Polarization. Parts I – IV”, NASA Research Center Online Library –

Interstellar Studies (available from the author)

49. de Felice, F. (1971), “On the gravitational field acting as an optical medium,” Gen. Rel. Grav., 2,

347-357

50. de Oliveira, E. C. and Rodriguez, W. (1998), “Superluminal electromagnetic waves in free

space,” Annalen der Physik, 7(7-8), 654-659

 

Approved for public release; distribution unlimited.

65

 

51. de Sabbata, V. and Schmutzer, E. eds. (1983), Unified Field Theories of More Than 4

Dimensions, Proc. Int’l School of Cosmology and Gravitation (Erice), World Scientific,

Singapore

52. Deutsch, D. (1998), The Fabric of Reality, Penguin Books

53. DeWitt, B. S. and Graham, N. eds. (1973), The Many Worlds Interpretation of Quantum

Mechanics, Princeton University Press, Princeton

54. DeWitt, B. S. (1970), Physics Today, 23, 30

55. DIA Report (1978), Paraphysics R&D – Warsaw Pact, Defense Intelligence Agency, Report No.

DST-1810S-202-78, DIA Task No. PT-1810-18-76, Washington DC (authors’ names redacted)

56. Dicke, R. H. (1961), “Mach’s principle and equivalence,” in Proc. of the Int’l School of Physics

“Enrico Fermi” Course XX, Evidence for Gravitational Theories, ed. C. Møller, Academic Press,

New York, pp. 1-49

57. Dicke, R. H. (1957), “Gravitation without a principle of equivalence,” Rev. Mod. Phys., 29, 363-

376

58. Ding, Y. J. and Kaplan, A. E. (1992), “Nonlinear Magneto-Optical Effect in Vacuum:

Inhomogeneity-Originated Second-Harmonic Generation in DC Magnetic Field,” J. Nonl. Opt.

Phys., 1, 51-72

59. Ding, Y. J. and Kaplan, A. E. (1989), “Nonlinear Magneto-Optics of Vacuum: Second-Harmonic

Generation,” Phys. Rev. Lett., 63, 2725-2728

60. Drummond, I. J. and Hathrell, S. J. (1980), “QED vacuum polarization in a background

gravitational field and its effect on the velocity of photons,” Phys. Rev. D, 22, 343-355

61. Dür, W. and Briegel, H.-J. (2003), “Entanglement purification for Quantum Computation,” Phys.

Rev. Lett., 90, 067901

62. Einstein, A., Podolsky, B. and Rosen, N. (1935), “Can quantum mechanical description of

physical reality be considered complete?,” Phys. Rev., 47, 777-780

63. Evans, J., Nandi, K. and Islam, A. (1996a), “The Optical-Mechanical Analogy in General

Relativity: New Methods for the Paths of Light and of the Planets,” Am. J. Phys., 64, 1401-1415

64. Evans, J., Nandi, K. and Islam, A. (1996b), “The Optical-Mechanical Analogy in General

Relativity: Exact Newtonian Forms for the Equations of Motion of Particles and Photons,” Gen.

Rel. Grav., 28

65. Everett, H. (1957), Rev. Mod. Phys., 29, 454

66. Forward, R. L. (2001), Personal Communication, Salt Lake City, UT

67. Forward, R. L. (1999), Personal Communication, Los Angeles, CA

68. Forward, R. L. (1998), “Apparent Method for Extraction of Propulsion Energy from the

Vacuum,” AIAA-98-3140, 34

Exhibit, Cleveland, OH

69. Forward, R. L. (1996), Mass Modification Experiment Definition Study, PL-TR-96-3004,

Phillips Laboratory-Propulsion Directorate, Air Force Materiel Command, Edwards AFB, CA

70. Forward, R. L. (1984), “Extracting electrical energy from the vacuum by cohesion of charged

foliated conductors,” Phys. Rev. B, 30, 1770-1773

71. Freedman, S. J. and Clauser, J. F. (1972), “Experimental Test of Local Hidden-Variable

Theories,” Phys. Rev. Lett., 28, 938-941

72. Friedman, J. et al. (1990), “Cauchy problem in spacetimes with closed timelike curves,” Phys.

Rev. D, 42, 1915-1930

73. Furusawa, A., et al. (1998), “Unconditional quantum teleportation,” Science, 282, 706-710

74. Furuya, K., et al. (1999), “Failure of a proposed superluminal scheme,” Phys. Lett. A, 251, 294-

296

75. Geller, U. (1975), Uri Geller: My Story, Praeger Publ., New York

76. Giroldini, W. (1991), “Eccles’s Model of Mind-Brain Interaction and Psychokinesis: A

Preliminary Study,” J. Sci. Explor., 5, no. 2

, 413-439th AIAA/ASME/SAE/ASEE Joint Propulsion Conference &

Approved for public release; distribution unlimited.

66

 

77. Gisin, N. (1990), “Weinberg’s non-linear quantum mechanics and superluminal

communications,” Phys. Lett. A, 143, 1-2

78. Gisin, N., Scarani, V., Tittel, W. and Zbinden, H. (2000), “Optical tests of quantum non-locality:

from EPR-Bell tests towards experiments with moving observers,” Ann. Phys. (Leipzig), 9, 831-

841

79. Gissurarson, L. R. (1992), “The Psychokinesis Effect: Geomagnetic Influence, Age and Sex

Difference,” J. Sci. Explor., 6, no. 2

80. Green, M. B. (1985), “Unification of forces and particles in superstring theories,” Nature, 314,

409

81. Greenberger, D. (1998), “If one could build a macroscopical Schrodinger cat state, one could

communicate superluminally,” Physica Scripta, T76, 57-60

82. Groller, Capt. R. (1987), “Soviet Psychotronics – a Closer Look,” Military Intelligence, PB 34-

87-1 (Test), pp. 43-44

83. Groller, Capt. R. (1986), “Soviet Psychotronics – a State of Mind,” Military Intelligence, 12, no.

4, pp. 18-21, 58

84. Hagley, E., et al. (1997), “Generation of Einstein-Podolsky-Rosen Pairs of Atoms,” Phys. Rev.

Lett., 79, 1-5

85. Hald, J., Sørensen, J. L., Schori, C. and Polzik, E. S. (1999), “Spin Squeezed Atoms: A

Macroscopic Entangled Ensemble Created by Light,” Phys. Rev. Lett., 83, 1319-1322

86. Hartle, J. B. and Hawking, S. W. (1983), “Wave function of the Universe,” Phys. Rev. D, 28,

2960-2975

87. Hasted, J. B. (1979), “Paranormal Metal Bending,” in The Iceland Papers: Selected Papers on

Experimental and Theoretical Research on the Physics of Consciousness, Puharich, A. ed.,

Research Associates Publ., Amherst, WI

88. Hasted, J. B., Bohm, D., Bastin, E. W. and O’Reagan, B. (1975), “Scientists confronting the

paranormal,” Nature, 254, 470-472

89. Haugan, M. P. and Will, C. M. (1977), “Principles of equivalence, Eötvös experiments, and

gravitational red-shift experiments: The free fall of electromagnetic systems to post—post-

Coulombian order,” Phys. Rev. D, 15, 2711-2720

90. Hawking, S. W. and Ellis, G. F. R. (1973), The Large-Scale Structure of Space-Time, Cambridge

Univ. Press, Cambridge, pp. 88-91 and 95-96

91. Hegerfeldt, G. (1998), “Instantaneous spreading and Einstein causality in quantum theory,”

Annalen der Physik, 7(7-8), 716-725

92. Heitler, W. (1954), The Quantum Theory of Radiation (3

p. 113.

93. Herrmann, F. (1989), “Energy Density and Stress: A New Approach to Teaching

Electromagnetism”, Am. J. Phys., 57, 707-714

94. Hinton, C. H. (1904), The Fourth Dimension, Sonnenschein, London

95. Hinton, C. H. (1888), A New Era of Thought, Sonnenschein, London

96. Hochberg, D. and Kephart, T. W. (1991), “Lorentzian wormholes from the gravitationally

squeezed vacuum,” Phys. Lett. B, 268, 377-383

97. Hong, C. K. and Mandel, L. (1985), “Theory of parametric frequency down conversion of light,”

Phys. Rev. A, 31, 2409-2418

98. Houck, J. (1984a), “Surface Change During Warm-Forming,” Archaeus, 2, no. 1

99. Houck, J. (1984b), “PK Party History,” Psi Research, 3, no. 1

100. Houck, J. (1982), “PK Party Format,” unpublished paper

101. IBM Press Release (2001), “IBM’s Test-Tube Quantum Computer Makes History,”

http://www.research.ibm.com/resources/news/20011219_quantum.shtml

102. Jahn, R. G. and Dunne, B. J. (1987), Margins of Reality: The Role of Consciousness in the

Physical World, Harcourt Brace Jovanovich, New York

rd ed.), Oxford University Press, London,

Approved for public release; distribution unlimited.

67

 

103. Jammer, M. (1974), The Philosophy of Quantum Mechanics, Wiley-Interscience, New York, pp.

507-521

104. Jennewein, T., Simon, C., Weihs, G., Weinfurter, H. and Zeilinger, A. (2000), “Quantum

Cryptography with Entangled Photons,” Phys. Rev. Lett., 84, 4729-4732

105. Jinggen, H., Xinghai, Y. and Laijing, S. (1990), “Investigation into the ‘Force’ in

Parapsychological Writing,” Chinese J. Somatic Sci., First Issue, 32 [translated into English by

the Defense Intelligence Agency]

106. Julsgaard, B., Kozhekin, A. and Polzik, E. S. (2001), “Experimental long-lived entanglement of

two macroscopic objects,” Nature, 413, 400-403

107. Kaku, M. (1994), Hyperspace: A Scientific Odyssey Through Parallel Universes, Time Warps,

and the 10

108. Kaku, M. (1993), Quantum Field Theory, Oxford University Press, New York

109. Kaku, M. (1988), Introduction to Superstrings, Springer-Verlag, New York

110. Kaluza, T. (1921), “Unitätsproblem der Physik,” Sitz. Preuss. Akad. Wiss. Phys. Math., K1, 966

111. Kaplan, A. E. and Ding, Y. J. (2000), “Field-gradient-induced second-harmonic generation in

magnetized vacuum,” Phys. Rev. A, 62, 043805-(1-9)

112. Kim, Y.-H., Kulik, S. P. and Shih, Y. (2001), “Quantum Teleportation of a Polarization State

with a Complete Bell State Measurement,” Phys. Rev. Lett., 86, 1370-1373

113. Klein, O. (1926), “Quantentheorie und fünfdimensionale Relativitätstheorie,” Zeits. Phys., 37,

895

114. Kongzhi, S., Xianggao, L. and Liangzhong, Z. (1990), “Research into Paranormal Ability to

Break Through Spatial Barriers,” Chinese J. Somatic Sci., First Issue, 22 [translated into English

by the Defense Intelligence Agency]

115. Kuhn, T. S. (1970), The Structure of Scientific Revolutions, 2

Chicago

116. Kwiat, P. G., et al. (1995), “New high-intensity source of polarization-entangled photon pairs,”

Phys. Rev. Lett., 75, 4337-4341

117. Kwiat, P. G., et al. (1999), “Ultrabright source of polarization-entangled photons,” Phys. Rev. A.,

60, R773-R776

118. Lamas-Linares, A., Howell, J. C. and Bouwmeester, D. (2001), “Stimulated emission of

polarization-entangled photons,” Nature, 412, 887-890

119. Lamoreaux, S. K. (1997), “Measurement of the Casimir Force Between Conducting Plates,”

Phys. Rev. Letters, 78, 5-8

120. LaMothe, Capt. J. D. (1972), Controlled Offensive Behavior – USSR, Defense Intelligence

Agency, Report No. ST-CS-01-169-72, DIA Task No. T72-01-14, Washington DC

121. Latorre, J. I., Pascual, P. and Tarrach, R. (1995), “Speed of light in non-trivial vacua,” Nucl.

Phys. B, 437, 60-82

122. Lee, H. C. ed. (1984), An Introduction to Kaluza-Klein Theories, Proc. Chalk River Workshop on

Kaluza-Klein Theories, World Scientific, Singapore

123. Lee, T. D. (1988), Particle Physics and Introduction to Field Theory, Harwood Academic Press,

London

124. Leggett, A. J. (1999), “Quantum Theory: Weird and Wonderful,” Physics World, 12, 73-77

125. Leshan, C. (2002), “Proposal for Teleportation by Help of Vacuum Holes,” in Gravitation and

Cosmology: From the Hubble Radius to the Planck Scale, Proc. of a Symposium in Honour of the

80

eds., Kluwer Academic Publ., Boston, pp. 515-516

126. Leshan, C. (1999), “Thought Experiment to the Border of Universe,” J. Theoretics, 1, no.4

127. Li, L.-X. and Gott, J. R. (1998), “Self-Consistent Vacuum for Misner Space and the Chronology

Protection Conjecture,” Phys. Rev. Lett., 80, 2980-2983

128. Lightman, A. P. and Gingerich, O. (1991), “When Do Anomalies Begin?,” Science, 255, 690-695

th Dimension, Anchor Books-Doubleday, New Yorknd ed., Univ. of Chicago Press,th Birthday of Jean-Pierre Vigier, Amoroso, R. L., Hunter, G., Kafatos, M. and Vigier, J.-P.

Approved for public release; distribution unlimited.

68

 

129. Lightman, A. P. and Lee, D. L. (1973), “Restricted proof that the weak equivalence principle

implies the Einstein equivalence principle,” Phys. Rev. D, 8, 364

130. Maierle, C., Lidar, D. and Harris, R. (1998), “How to teleport superpositions of chiral

amplitudes,” Phys. Rev. Lett., 81, 869-872

131. Maire, L. F. and LaMothe, Capt. J. D. (1975), Soviet and Czechoslovakian Parapsychology

Research, Defense Intelligence Agency, Report No. DST-1810S-387-75, DIA Task No. PT-1810-

12-75, Washington DC

132. Mandel, L. and Wolf, E. (1995), Optical Coherence and Quantum Optics, Cambridge University

Press

133. Manning, H. P. (1977), The Fourth Dimension Simply Explained, Peter Smith Publ., Gloucester,

MA

134. Mavromatos, N. E., Mershin, A. and Nanopoulos, D. V. (2002), “QED-Cavity model of

microtubules implies dissipationless energy transfer and biological quantum teleportation,”

http://arxiv.org/abs/quant-ph/0204021

135. McConnell, A. J. (1957), Applications of Tensor Analysis, Dover Publ., New York, pp. 163-217

136. Mead, F. B. and Nachamkin, J. (1996), “System for Converting Electromagnetic Radiation

Energy to Electrical Energy,” United States Patent No. 5,590,031

137. Milonni, P. W. (1994), The Quantum Vacuum: An Introduction to Quantum Electronics,

Academic Press, NY

138. Mitchell, E. D. (1999), “Nature’s Mind: the Quantum Hologram,” National Institute for

Discovery Science, Las Vegas, NV, http://www.nidsci.org/articles/naturesmind-qh.html

139. Mitchell, E. D. (1974a), “Appendix: Experiments with Uri Geller,” in Psychic Exploration: A

Challenge for Science, Mitchell, E. D., White, J. ed., G. P. Putnam’s Sons, New York, pp. 683-

686

140. Mitchell, E. D. (1974b), Psychic Exploration: A Challenge for Science, White, J. ed., G. P.

Putnam’s Sons, New York

141. Mittelstaedt, P. (2000), “What if there are superluminal signals?,” Eur. Phys. J. B

142. Mittelstaedt, P. (1998), “Can EPR-correlations be used for the transmission of superluminal

signals?,” Annalen der Physik, 7(7-8), 710-715

143. Mittelstaedt, P. and Nimtz, G. eds. (1998), “Workshop on Superluminal Velocities,” Annalen der

Physik, 7(7-8), 591-592

144. Morris, M. S. and Thorne, K. S. (1988), “Wormholes in spacetime and their use for interstellar

travel: A tool for teaching general relativity”, Am. J. Phys., 56, 395-412

145. Mourou, G. A., Barty, C. P. J. and Perry, M. D. (1998), “Ultrahigh-Intensity Lasers: Physics Of

The Extreme On A Tabletop,” Physics Today, 51, 22-28

146. Naik, D. S., Peterson, C. G., White, A. G., Berglund, A. J. and Kwiat, P. G. (2000), “Entangled

state quantum cryptography: Eavesdropping on the Ekert protocol,” Phys. Rev. Lett., 84, 4733

147. Nash, C. B. (1978), Science of PSI: ESP and PK, C. C. Thomas Publ., Springfield, Ill.

148. Nielsen, M. A. (2003), “Simple Rules for a Complex Quantum World,” Sci. Am., 13, 25-33

149. Nielsen, M. A. and Chuang, I. L. (2000), Quantum Computation and Quantum Information,

Cambridge University Press

150. Nielsen, M., Knill, E. and Laflamme, R. (1998), “Complete quantum teleportation using nuclear

magnetic resonance,” Nature, 396, 52-55

151. Nimtz, G. (1998), “Superluminal signal velocities,” Annalen der Physik, 7(7-8), 618-624

152. Opatrný, T., Clausen, J., Welsch, D.-G. and Kurizki, G. (2000), “Squeezed-Vacuum Assisted

Quantum Teleportation,” Paper No. 7

Quantum Optics, Hungary

153. Opatrný, T. and Kurizki, G. (2001), “Matter-Wave Entanglement and Teleportation by Molecular

Dissociation and Collisions,” Phys. Rev. Lett., 86, 3180-3183

154. Overduin, J. M. and Wesson, P. S. (1998), “Kaluza-Klein Gravity,” http://arxiv.org/abs/grqc/

9805018

, 13, 353-355thCEWQO/015, in Proc. 7th Central-European Workshop on

Approved for public release; distribution unlimited.

69

 

155. Pan, J.-W., et al. (1998), “Experimental entanglement swapping,” Phys. Rev. Lett., 80, 3891-3894

156. Pease, R. (2001), “Brane new world,” Nature, 411, 986-988

157. Peres, A. (2000), “Classical intervention in quantum systems. II. Relativistic invariance,” Phys.

Rev. A, 61, 022117(8)

158. Perry, M. D. (2000), “The Amazing Power of the Petawatt,” Science & Technology Rev. (LLNLDoE

publication), March issue, 4-12

159. Perry, M. D. (1996), “Crossing the Petawatt Threshold,” Science & Technology Rev. (LLNLDoE

publication), December issue, 4-11

160. Polchinski, J. (1995), “Dirichlet Branes and Ramond-Ramond Charges,” Phys. Rev. Lett., 75,

4724-4727

161. Pratt, J. G. (1986), “Soviet Research in Parapsychology,” in Handbook of Parapsychology,

Wolman, B. B., Dale, L. A., Schmeidler, G. R. and Ullman, M. eds., McFarland and Co. Publ.,

Jefferson, NC, pp. 883-903

162. Preskill, J., Lecture Notes: http://www.theory.caltech.edu/people/preskill/ph229/

163. Puthoff, H. E. (2003), Personal Communication, Institute for Advanced Studies at Austin, Austin,

TX

164. Puthoff, H. E. (2002a), “Polarizable-Vacuum (PV) Approach to General Relativity”, Found.

Phys., 32, 927-943

165. Puthoff, H. E. (2002b), “Polarizable-Vacuum Approach to General Relativity”, in Gravitation and

Cosmology: From the Hubble Radius to the Planck Scale, eds. R. L. Amoroso, G. Hunter, M.

Kafatos, and J.-P. Vigier, Kluwer Academic Publ., Dordrecht, the Netherlands, pp. 431-446

166. Puthoff, H. E. (1999a), “Polarizable-vacuum (PV) representation of general relativity,”

http://arxiv.org/abs/gr-qc/9909037

167. Puthoff, H. E. (1999b), Personal Communication, Institute for Advanced Studies at Austin,

Austin, TX

168. Puthoff, H. E. (1996), “CIA-Initiated Remote Viewing Program at Stanford Research Institute,” J.

Sci. Explor., 10, 63-76

169. Puthoff, H. E. (1993), “On the Feasibility of Converting Vacuum Electromagnetic Energy to

Useful Form,” Int’l Workshop on the Zeropoint Electromagnetic Field, Cuernavaca, Mexico

170. Puthoff, H. E. (1990), “The Energetic Vacuum: Implications for Energy Research,” Spec. in Sci.

& Technology, 13, 247

171. Puthoff, H. E., Little, S. R. and Ibison, M. (2002), “Engineering the Zero-Point Field and

Polarizable Vacuum for Interstellar Flight,” J. British Interplanetary Soc., 55, 137-144

172. Puthoff, H. E. and Targ, R. (1975), “Physics, Entropy and Psychokinesis,” in Proc. Conf.

Quantum Physics and Parapsychology (Geneva, Switz.), Parapsychology Foundation Publ., New

York

173. Puthoff, H. E. and Targ, R. (1974), “PK experiments with Uri Geller and Ingo Swann,” in

Research in Parapsychology 1973, Roll, W. G., Morris, R. L. and Morris, J. D. eds., Scarecrow

Press, Metuchen, New Jersey, pp. 125-128

174. Quantum Information: Special Issue (1998), Physics World, 11, no. 3

175. Radin, D. (1997), The Conscious Universe: The Scientific Truth of Psychic Phenomena,

HarperEdge-HarperCollins Publ., New York

176. Raimond, J. M., Brune, M. and Haroche, S. (2001), “Colloquium: Manipulating quantum

entanglement with atoms and photons in a cavity,” Rev. Mod. Phys., 73, 565-582

177. Randall, L. and Sundrum, R. (1999a), “Large Mass Hierarchy from a Small Extra Dimension,”

Phys. Rev. Lett., 83, 3370-3373

178. Randall, L. and Sundrum, R. (1999b), “An Alternative to Compactification,” Phys. Rev. Lett., 83,

4690-4693

179. Rarity, J. G. (2003), “Getting Entangled in Free Space,” Science, 301, 604 – 605

180. Reichenbach, H. (1957), The Philosophy of Space and Time, Dover Publ., New York

181. Rhine, L. E. (1970), Mind over Matter: Psychokinesis, Macmillan, New York

 

Approved for public release; distribution unlimited.

70

 

182. Rubakov, V. A. and Shaposhnikov, M. E. (1983a), “Do we live inside a domain wall?,” Phys.

Lett. B, 125, 136-138

183. Rubakov, V. A. and Shaposhnikov, M. E. (1983b), “Extra space-time dimensions: Towards a

solution to the cosmological constant problem,” Phys. Lett. B, 125, 139-143

184. Rucker, R. (1984), The Fourth Dimension: A Guided Tour of the Higher Universes, Houghton

Mifflin Co., Boston, pp. 45-49

185. Rucker, R. (1977), Geometry, Relativity and the Fourth Dimension, Dover Publ., New York

186. Sackett, C. A. (2001), Quant. Inf. Comput., 1, 57

187. Sackett, C. A., et al. (2000), “Experimental entanglement of four particles,” Nature, 404, 256

188. Scarani, V., Tittel, W., Zbinden, H. and Gisin, N. (2000), “The speed of quantum information and

the preferred frame: analysis of experimental data,” Phys. Lett. A, 276, 1-7

189. Scharnhorst, K. (1990), “On Propagation of Light in the Vacuum Between Plates,” Phys. Lett. B,

236, 354-359

190. Schein, F. and Aichelburg, P. C. (1996), “Traversable Wormholes in Geometries of Charged

Shells,” Phys. Rev. Letters, 77, 4130-4133

191. Schmidt, H. (1987), “The Strange Properties of Psychokinesis,” J. Sci. Explor., 1, no. 2

192. Schmidt, H. (1974), “Psychokinesis,” in Psychic Exploration: A Challenge for Science, Mitchell,

E. D., White, J. ed., G. P. Putnam’s Sons, New York, pp. 179-193

193. Schnabel, J. (1997), Remote Viewers: The Secret History of America’s Psychic Spies, Dell Publ.,

New York

194. Schrödinger, E. (1980), Proc. Am. Philos. Soc., 124, 323

195. Schrödinger, E. (1935a), Die Naturwissenschaften, 48, 807

196. Schrödinger, E. (1935b), Die Naturwissenschaften, 49, 823

197. Schrödinger, E. (1935c), Die Naturwissenschaften, 49, 844

198. Seife, C. (2000), “‘Spooky Action’ Passes a Relativistic Test,” Science, 287, 1909-1910

199. Shan, G. (2003), “A Primary Quantum Model of Telepathy,”

http://cogprints.ecs.soton.ac.uk/archive/00003065/

200. Shigemi, S., Yasuo, O. and Akihira, T. (1978), “Some Observations with Scanning Electron

Microscope (SEM) of the Fracture Surface of Metals Fractured by Psychokinesis,” Japan PS Soc.

J., 2, no. 2

201. Shor, P. W. (1997), “Polynomial-Time Algorithms for Prime Factorization and Discrete

Logarithms on a Quantum Computer,” SIAM J. Sci. Statist. Comput., 26, 1484

202. Shor, P. W. (1994), “Polynomial-Time Algorithms for Prime Factorization and Discrete

Logarithms on a Quantum Computer”, in Proc. 35

Computer Science, IEEE Computer Society Press, p. 124

203. Shoup, R. (2002), “Anomalies and Constraints: Can Clairvoyance, Precognition, and

Psychokinesis Be Accommodated within Known Physics?,” J. Sci. Explor., 16, no. 1

204. Shuhuang, L., et al. (1981), “Some Experiments on the Transfer of Objects Performed by

Unusual Abilities of the Human Body,” Nature Journal (Peoples Republic of China), 4, no. 9, 652

[Defense Intelligence Agency Requirements and Validation Branch, DIA Translation LN731-83,

Intelligence Information Report No. 6010511683 (1983)]

205. Siegfried, T. (2000), The Bit and the Pendulum, John Wiley & Sons

206. Sørensen, J. L. (1998), Nonclassical light for atomic physics and quantum teleportation, Ph.D.

thesis, Univ. of Aarhus

207. Srikanth, R. (July 1999), “Noncausal superluminal nonlocal signaling,”

http://arxiv.org/abs/quant-ph/9904075

208. Stanford, R. (1974), “Interview,” Psychic, 7

209. Stenholm, S. and Bardroff, P. (1998), “Teleportation of N-dimensional states,” Phys. Rev. A, 58,

4373-4376

th Annual Symposium on Foundations of

Approved for public release; distribution unlimited.

71

 

210. Swann, I. (1974), “Scientological Techniques: A Modern Paradigm for the Exploration of

Consciousness and Psychic Integration,” in Proc. First Int’l Conf. on Psychotronic Research,

United States Joint Publications Research Service, Document No. JPRS L/5022-1, Virginia

211. Targ, R. (1996), “Remote Viewing at Stanford Research Institute in the 1970s: A Memoir,” J.

Sci. Explor., 10, 77-88

212. Targ, R. and Puthoff, H. E. (1977), Mind-Reach: Scientists Look at Psychic Ability, Jonathan

Cape Ltd.-Anchor Press, London

213. Tart, C. T., Puthoff, H. E. and Targ, R. eds. (2002), Mind at Large: Institute of Electrical and

Electronics Engineers Symposia on the Nature of Extrasensory Perception, Hampton Roads Publ.

Co., Charlottesville, VA

214. Terhal, B. M., Wolf, M. M. and Doherty, A. C. (2003), “Quantum Entanglement: A Modern

Perspective,” Physics Today, 56, 46-52

215. Thorne, K. S. (1993), “Closed Timelike Curves,” GRP-340, CalTech, Pasadena, CA

216. Tittel, W. and Weihs, G. (2001), Quantum Inf. Comput., 1, 3

217. Tittel, W., Brendel, J., Zbinden, H. and Gisin, N. (2000), “Quantum Cryptography Using

Entangled Photons in Energy-Time Bell States,” Phys. Rev. Lett., 84, 4737-4740

218. Tittel, W., Brendel, J., Gisin, B., Herzog, T., Zbinden, H. and Gisin, N. (1998a), “Experimental

demonstration of quantum correlations over more than 10 km,” Phys. Rev. A, 57, 3229-3232

219. Tittel, W., Brendel, J., Zbinden, H. and Gisin, N. (1998b), “Violation of Bell Inequalities by

Photons More Than 10 km Apart,” Phys. Rev. Lett., 81, 3563-3566

220. Vaidman, L. (1994), “Teleportation of quantum states,” Phys. Rev. A, 49, 1473-1476

221. Vaidman, L. and Yoran, N. (1999), “Methods for reliable teleportation,” Phys. Rev. A, 59, 116-

125

222. Vallee, J. (1997), Personal Communication, Science Advisory Board of the National Institute for

Discovery Science, Las Vegas, NV

223. Vallee, J. (1990), Confrontations: A Scientist’s Search for Alien Contact, Ballantine Books, New

York

224. Vallee, J. (1988), Dimensions: A Casebook of Alien Contact, Ballantine Books, New York

225. van Enk, S. (March 1998), “No-cloning and superluminal signaling,” http://arxiv.org/abs/quantph/

9803030

226. Visser, M., Kar, S. and Dadhich, N. (2003), “Traversable Wormholes with Arbitrarily Small

Energy Condition Violations,” Phys. Rev. Lett., 90, 201102

227. Visser, M. (1997), Personal Communication, Washington University, St. Louis, MO

228. Visser, M. (1995), Lorentzian Wormholes: From Einstein to Hawking, AIP Press, New York

229. Visser, M. (1990), “Wormholes, baby universes, and causality”, Phys. Rev. D, 41, 1116-1124

230. Visser, M. (1989), “Traversable wormholes: Some simple examples”, Phys. Rev. D, 39, 3182-

3184

231. Volkov, A. M., Izmest’ev, A. A. and Skrotskii, G. V. (1971), “The propagation of electromagnetic

waves in a Riemannian space,” Sov. Phys. JETP, 32, 686-689

232. Walker, E. H. (1974), “Consciousness and Quantum Theory,” in Psychic Exploration: A

Challenge for Science, Mitchell, E. D., White, J. ed., G. P. Putnam’s Sons, New York, pp. 544-

568

233. Weihs, G., Jennewein, T., Simon, C., Weinfurter, H. and Zeilinger, A. (1998), “Violation of

Bell’s Inequality under Strict Einstein Locality Conditions,” Phys. Rev. Lett., 81, 5039-5043

234. Weinberg, S. (1992), Dreams of a Final Theory, Vintage Books, pp. 88-89

235. Weinberg, S. (1989), “Testing Quantum Mechanics,” Ann. Phys., 194, 336-386

236. Weiss, P. (2000), “Hunting for Higher Dimensions: Experimenters scurry to test new theories

suggesting that extra dimensions are detectable,” Science News, 157, 122-124

237. Westmoreland, M. and Schumacher, B. (March 1998), “Quantum entanglement and the non

existence of superluminal signals,” http://arxiv.org/abs/quant-ph/9801014

238. Wheeler, J. A. (1962), Monist, 47, 40

 

Approved for public release; distribution unlimited.

72

 

239. Wheeler, J. A. (1957), Rev. Mod. Phys., 29, 463

240. Wheeler, J. A. and Zurek, W. H. eds. (1983), Quantum Theory and Measurement, Princeton

University Press

241. Will, C. M. (1993), Theory and Experiment in Gravitational Physics (rev. ed.), Cambridge

University Press, Cambridge, Section 2.6

242. Will, C. M. (1989), “The confrontation between gravitation theory and experiment,” in General

Relativity: An Einstein Centenary Survey, eds. S. W. Hawking and W. Israel, Cambridge

University Press, Cambridge, Chapter 2

243. Will, C. M. (1974), “Gravitational red-shift measurements as tests of nonmetric theories of

gravity,” Phys. Rev. D, 10, 2330-2337

244. Wilson, H. A. (1921), “An electromagnetic theory of gravitation,” Phys. Rev., 17, 54-59

245. Wineland, D. J., et al. (2002), “Quantum information processing with trapped ions,”

http://arxiv.org/abs/quant-ph/0212079

246. Wolf, F. A. (1988), Parallel Universes: The Search for Other Worlds, Simon and Schuster, New

York

247. Wolman, B. B., Dale, L. A., Schmeidler, G. R. and Ullman, M. eds. (1986), Handbook of

Parapsychology, McFarland and Co. Publ., Jefferson, NC

248. Wootters, W. K. and Zurek, W. H. (1982), “A single quantum cannot be cloned,” Nature, 299,

802-803

249. Zbinden, H., Brendel, J., Gisin, N. and Tittel, W. (2000a), “Experimental Test of Non-Local

Quantum Correlation in Relativistic Configurations,” http://arxiv.org/abs/quant-ph/0007009

250. Zbinden, H., Brendel, J., Tittel, W. and Gisin, N. (2000b), “Experimental Test of Relativistic

Quantum State Collapse with Moving Reference Frames,” http://arxiv.org/abs/quant-ph/0002031

251. Zeilinger, A. (2003), “Quantum Teleportation,” Sci. Am, 13, 34-43

252. Zhang, T. C., et al. (2002), “Quantum teleportation of light beams,” http://arxiv.org/abs/quantph/0207076

253. Zubairy, S. (1998), “Quantum teleportation of a field state,” Phys. Rev. A, 58, 4368-4372

StarviewerTeam International 2011.

Multiversos y realidades supersimétricas desde el punto de vista del observador.La ecuación de decisión.

Un reciente estudio publicado por la Cornell University, expone abiertamente el estudio de las realidades supersimétricas en el marco de la teoría de los multiversos. En ” The Multiverse Interpretation of Quantum Mechanics” Raphael Bousso y Leonard Susskind, exponen abiertamente que las realidades supersimétricas existentes en los diferentes multiversos coexisten a la vez y constituyen dos caras de la misma moneda respecto de la mecánica cuántica.

La cuestión reviste especial interés, dado que por primera vez se analiza de forma integrada la teoría de cuerdas con la mecánica cuántica tratando de entender los factores que intervienen en la ecuación de decisión.

Por facilitar la comprensión del estudio, si entendiéramos multiversos como diferentes universos, todas las posiciones, desenlaces y situaciones se estarían dando a la misma vez.

Por poner un ejemplo, en un escenario (realidad) yo soy deportista, en otro soy profesor, en otro soy músico, en otro he viajado a otros mundos y en otros no estoy presente. A este tipo de realidades las denominamos supersimétricas, porque son alternativas entre sí. Pero la cuestión de fondo reside en cuál de esas realidades va a manifestarse o materializarse, y es ahí donde incide la ecuación de decisión.

Raphael Bousso y Leonard Susskind, exponen por vez primera que en esos escenarios de realidades supersimétricas, la “libertad” en la elección influye de forma sustancial en base al principio de “decoherencia” que interactúa con la causalidad.

En el modelo propuesto por Bouso y Susskind se toma en cuenta el libre albedrío desde el punto de vista del observador (subjetivo). En base a los cálculos que realizan, determinan que sería posible determinar el resultado de la elección ya que los modelos de infinitas elecciones que realiza el observador serían replicables de forma previsible.

El estudio supone un interesante avance en la línea de la reconciliación entre las diferentes perspectivas de la física dado que:

1º.-Concilia adecuadamente las ecuaciones de decisión con los escenarios de la realidades supersimétricas.

2º.-Comprende que no pueden explicarse los eventos multiversales sin la concurrencia de ambas perspectivas: Cuerdas y Mecánica Cuántica.

3º.-Plantea de forma extendida el problema de la ecuación de decisión planteando abiertamente el libre albedrío en la toma de decisiones.

Arriba: El observador y las realidades supersimétricas en el proceso de la ecuación de decisión. La materialización de una u otra realidad y el criterio del observador.

En concreto Bousso y  Susskind señalan textualmente que:

We argue that the global multiverse is a representation of the many-worlds (all possible decoherent causal diamond histories) in a single geometry.
We propose that it must be possible in principle to verify quantum-mechanical predictions exactly. This requires not only the existence of exact observables but two additional postulates: a single observer within the universe can access infinitely many identical experiments; and the outcome of each experiment must be completely definite. In causal diamonds with finite surface area, holographic entropy bounds imply that no exact observables exist, and both postulates fail: experiments cannot be repeated infinitely many times; and decoherence is not completely irreversible, so outcomes are not definite.

Pueden acceder al paper aquí:

Referencia: The Multiverse Interpretation of Quantum Mechanics arXiv:1105.3796v1

Autor: Raphael Bousso.

StarviewerTeam International 2011.

¿Puede el cerebro aprovecharse de la coherencia cuántica?

El físico norteamericano David Bohm propone que, al igual que la materia genera estados macroscópicos de coherencia cuántica, el cerebro podría aprovecharse de estas propiedades físicas y cohesionarse formando un todo. Esta hipótesis científica requiere buscar interacciones físicas no-locales tipo Aspect-Bell que, ajustadas al cerebro, permitan engarzarlo cuánticamente. Del mismo modo que un conjunto de partículas pierden su identidad al formar un sistema cuántico coherente, las interacciones cuánticas no-locales harían que las neuronas dejasen de comportarse como elementos individuales en favor de una sinergia neurológica.

Un libro que aborda un tema no muy tratado, fue publicado por el físico norteamericano David Bohm con el título que traducido al español es “Totalidad y orden implícado”. La palabra Totalidad compendia la tesis que propone el autor y constituye el tema de nuestro interés. Conocidos escritores le han concedido especial atención a la palabra “todo”, al concepto de ”totalidad” y a objetos o entes que en su limitación espacial encierran real o metafóricamente una totalidad y a veces el “Todo absoluto”. Así tenemos a Jorge Luis Borges narrándonos que en el Aleph estaba “todo el espacio cósmico” y José Lezama Lima diciendo “bendito sea Dios que resguarda el “todo” en potencia haciendo de cada corpúsculo una volante esfera de creación”.

Pero no sólo en literatura, en las ciencias y principalmente en la física, encontramos el tratamiento de objetos que en cada una de sus partes se observan las propiedades de la totalidad del mismo. Un ejemplo, al estudiar el imán vemos que si se fragmenta, cada uno de los fragmentos es un imán. Otro caso similar es el del holograma, especie de placa fotográfica que capta una imagen tomada con luz láser y que también mediante luz láser puede verse en su total tridimensionalidad. La placa del holograma tiene la curiosa propiedad de que un fragmento cualquiera de la misma al ser iluminada con láser reproduce la totalidad de la imagen. Las matemáticas presentan la totalidad representada en las partes a una escala menor en las figuras geométricas llamadas fractales.

El concepto de holograma

El concepto de holograma desempeña un papel crucial en la tesis de la totalidad de Bohm que será el tema que nos ocupará en lo que sigue. Para ello es necesario conocer cómo se obtiene en la práctica un holograma. Un haz de luz laser se hace llegar a un espejo semiplateado, en el cual una parte del haz se refleja hacia el objeto y la otra la trasmite hasta la placa fotográfica. La luz que llega al objeto es reflejada por éste y enviada directamente a la placa donde interfiere lumínicamente con la que trasmitió el espejo.

El patrón de intereferncia así obtenido será el holograma. La estructura de éste estará formada por un intrincado esquema de puntos brillantes y oscuros donde está plegada (enfolded en el decir de Bohm) toda la información óptica del objeto, con la particulardad fundamental ya explicada de que cada porción del holograma contiene a su vez toda la información plasmada en el holograma completo.

Al iluminar la placa con luz laser, aparece la imagen holográfica que reproduce tridimensionamente el objeto, la cual mostrará la información óptica desplegada (unfolded). En la placa, esto es, en el holograma, el patrón de inter ferencia no muestra un orden “cartesiano”, pero si lo que Bohm llama un orden implicado (implicate order). Al orden “cartesiano” lo llama Bohm orden “explicado” (explicate order).

Pero interesa aquí hacer resaltar una propiedad del holograma por constituir la base de sustentación de los razonamientos que mas adelante emplearemos para presesentar la muy importante tesis que en estos momentos ocupa un significativo espacio en las investigaciones sobre la relación conciencia-holografía. Esta propiedad se manifiesta como ya dijimos, en el hecho de que “si se toma cualquier porción por pequeña que sea del holograma, al iluminarse proyectará la totalidad de la imagen”.

La idea holográfica de la realidad en Bohm

Quizás meditando sobre hechos como los descritos, David Bohm, en su libro sobre la Totalidad, propone su original tesis según la cual la división, la fragmentación de la realidad para su análisis, que efectúa el científico, es artificial ya que, según su criterio, la realidad o la naturaleza es una totalidad indivisible.

Al igual que sucede con el imán, el holograma y el fractal, cada parte que el científico crea artificialmente de la realidad contiene implícitas, todas las propiedades de la realidad en su totalidad. Según Bohm, cada porción de realidad que se toma como separada, es una “proyección” de la total realidad. Así pues, según Bohm, la realidad sólo es el orden implicado; el orden explicado sólo será una apariencia que bastará para la explicación acostumbrada en la experiencia habitual.

El orden implicado y el orden explicado se pueden modelar en el laboratorio disponiendo dos cilindros concéntricos que se hacen rotar según su eje. El espacio entre ellos se llena con un líquido viscoso en el que se ha vertido una gota de tinta, que por la rotación enseguida se nos muestra como una hilacha coloreada. Si detenemos la rotación, veremos la hilacha retomar su forma original de gota. La hilacha que antes vimos representa el orden explicado, desplegado, que nos mostraba la información toda que, plegada en orden implicado, estaba contenida en la gota.

En su libro “Versos del Pluriverso”, dice Ernesto Cardenal: “Los cuerpos son partículas elementales y campos de energía /pero las almas no existen solas /sino sólo como partes de una cosa mayor. /Toda la materia está unida según Bohm. /¿Y las almas no estarán más?”. Y más adelante: “todas las cosas se tocan/todo conectado con todo/y es instantáneo todo./La separación es aparente.”

En estos versos del poeta nicaraguense se sintetiza con elegancia lírica la idea fundamental de la tesis de la totalidad de Bohm. Las partículas serán como localizaciones de los puntos donde un campo no fragmentado se hace notar. Se nos presenta la partícula como la cima de un volcán que es eruptado del fondo del mar, sólo vemos esa cima y nos parece una montaña aislada porque no vemos su pertenencia al fondo marino. Así percibimos la partícula como algo aislado cuando en realidad es sólo una proyeción de un todo infragmentado. Percibimos las partículas como “montañas” aisladas, cuando en realidad comparten una sóla cordillera, un terreno común, common ground, como llama Bohm a una totalidad no fragmentada.

Ateniéndonos a estos conceptos se concibe el movimiento, en este caso de una partícula, como co-presencia de muchas fases de proyecciones de la partícula siguiendo una disposición que responde a un orden implicado como ya vimos, concepto fundamental en su tesis de la totalidad. La aparente (según Bohm) continuidad del movimiento de una partícula, esto es, el no verlo como una sucesión de vistas instatáneas, se debe a que, ayudados por la persistencia retiniana, percibimos las proyecciones plegadas como en el holograma, constituyendo lo que en la Tesis de la Totalidad se denomina holomovimiento (holomovement).

En la figura tenemos  la  representación de la paradoja EPR en que Bob y Alice son observadores.

El experimento Einstein, Podolsky y Rosen (EPR)

En la tercera década del pasado siglo XX (1935), A. Einstein, B. Podolsky y N. Rosen propusieron un experimento ideal que ha pasado a la historia con el nombre de Paradoja EPR. Sus autores, defensores de la Relatividad, trataban de demostrar inconsistencias en las propuestas teóricas de la Mecánica Cuántica (MC). A. Aspect y colaboradores lo llevaron a la práctica años mas tarde (1982).

Este “experimento ideal” se presenta así. Se tiene un sistema formado por dos partículas a las que la MC exige que sus espines (su virtual comportamiento rotatorio como si fueran microscópicas peonzas) tengan que ser opuestos; esto es, una partícula debe tener supuesta rotación dextrógira (+) y la otra levógira (-). Ambas se separan y “vuelan” hasta laboratorios lejanos A y B. En el laboratorio A observan la partícula de espín + y conocen, sin transmisión de señal alguna y sin posibilidad de ninguna interacción entre ambas, que la partícula recibida en B es de espín -. Además si de alguna forma durante el “vuelo”, cambia el signo del espín de la partícula destinada a A, instantáneamente cambiará en la de B. Los proponentes del experimento, aducen que prueba que lo postulado por la MC, no presenta las condiciones que los relativistas exigen para considerarlo racional o sea, algo sensato, realista y local. Sobre todo la no-localidad se muestra, según los del EPR, en el hecho de que sería necesaria una señal más veloz que la luz entre las observaciones en A y B.

La MC explica la correspondencia entre lo que acontece en A con lo que acontece en B, argumentando que en el experimento no hay transmisión de señal, que cuando dos objetos como las partículas citadas, han estado unidas o en interacción, aunque se separen a cualquier distancia, la correlación de acciones entre ellas continúa como cuando estaban juntas o en interacción por estar relacionadas por la función de onda (ente matemático que según la MC expresa el estado de un sistema).

Tal hecho, indiscutiblemente, enigmático, lo enfoca David Bohm de acuerdo con su Teoría de la Totalidad que, en su aplicación al efecto EPR, considera las dos partículas como constituyendo proyecciones (podría decirse “abstracciones”) de una indestructible, infragmentable, totalidad (en este caso una subtotalidad) que es el sistema constituido por las dos partículas.

No se necesita, por tanto, señal alguna para la ocurrencia de la correlación entre acciones, ya que no constituye una interrelación según la teoría de Bohm. En el decir de Bohm, las dos partículas del caso, comparten un terreno común, concepto al que ya nos referimos y que es fundamental en la tesis de la Totalidad. Parece desprenderse de lo que Bohm expone en su tesis, que en cada elemento de la totalidad infragmentada se encuentra en cierto sentido plegada como en el holograma toda la realidad.

Una modelización del efecto EPR

La idea central del proceso EPR, puede modelizarse en la siguiente forma, que es una simplificación didáctica de la utilizada por Bohm. El sistema de las dos partículas unidas (según Bohm un todo infragmentable) lo representará una tablilla en una de cuyas caras se dibuja una flecha y en la otra cara otra flecha en dirección opuesta, en representación de los espines, por tanto, en cada cara una partícula. Una cámara de televisión (cámara A) tomará vistas de una cara de la tablilla y las transmitirá por el canal ATV. Otra cámara (cámara B) tomará vistas de la otra cara y las transmitirá por otro canal, el BTV que no tiene ninguna conexión con el primero. Un monitor captará las señales A y otro las B. El A observa una proyección del sistema (no una partícula separada según Bohm) y el B otra proyección en el mismo instante, no obstante estar distantes entre si las torres transmisoras de ambos canales de TV, mostrando ambas señales los espines opuestos (las flechas opuestas). La simulación EPR se va así obteniendo. Se seguirá obteniendo si se gira 180 grados la tablilla mirando la cara A, se habrá invertido el espín (la flecha) en la proyección A, y en correspondencia inmediatamente se invertirá en la B, sin que haya paso de señal alguna de una a otra.

La categoría proyección, es fundamental en la teoría de Bohm. Es lo que “vemos” como “separado” cuando, según Bohm, es sólo la imagen proyectada de la totalidad “real”, teniendo la proyección menor dimensionalidad que la totalidad. En la modelización del experimento EPR, las proyecciones en los monitores son bidimensionales, mientras que la totalidad, la tablilla, es tridimensional. Esto de la diferente dimensionalidad de proyección y totalidad (o subtotalidad si fuera el caso) ya advertida entre holograma e imagen desplegada, lleva a pensar que si la proyección fuera tridimensional, basádonos en en efecto EPR, podríamos inferir que el todo es tetradimensional y, siguiendo así el razonamiento, podríamos imaginar infinitas dimensiones de la “realidad”.

El cerebro holográfico de Pribram

La modelización descrita da una idea bastante aproximada no sólo de este experimento, sino de la esencia de la Teoría de la Totalidad de Bohm, de su criterio de pensar las cosas sin que medie fragmentación alguna, ni siquiera entre el pensamiento y la cosa pensada, ni entre el observador y lo observado. Según Bohm, materia animada y viva, conciencia y tiempo, existen en un terreno común, son proyecciones de la Totalidad. Coincidiendo con lo fundamental de la tesis de Bohm, independientemente al principio pero luego en colaboración con él, el neurólogo Karl Pribram elaboró su concepción del cerebro como un holograma. Considera Pribram basándose en las investigaciones del psicólogo Karl Lashley, que fenómenos de la conciencia atribuibles a la masa cerebral no se localizan en aisladas regiones de ésta, sino que están distribuidos en ella como la imagen en el holograma.

Aludiendo a las desigualdades de Bell

La Paradoja EPR ha suscitado y sigue suscitando controversias. A partir de 1964 el físico irlandés John Bell dio a conocer al respecto sus teoremas con la llamada desigualdad de Bell. En ésta se demuestra que una serie de teorías que pretenden completar la MC, las llamadas teorías locales de variables ocultas (variables clásicas mediante las cuales se pretende aplicar a la MC los cánones clásicos), son incompatibles con la teoría cuántica. En consecuencia, no es posible comprender la realidad cuántica de manera netamente clásica.

El aporte de Bell, al comprobarse la violación de la desigualdad, conjugado con las experiencias de Aspect, indica que hay que apartarse de las condiciones que Einstein exigía a una teoría para que, en su opinión, fuera realista: ser local y sensata. A partir de las consecuencias Bell-Aspect, se sugiere que nuestra racionalidad estaba limitada por nuestro prejuicio de un universo mecánico. Este concebía que los atributos cuánticos como la orientación del espín eran una propiedad que se otorga por separado a cada una de las partículas que habiendo estado unidas se alejanSin embargo, para la nueva concepción, es una propiedad compartida u holística para una nueva clase de objeto. Esa propiedad compartida permite la correlación a la que se refiere el experimento EPR sin que medie transmisión de señal alguna.

No obstante, se necesita continuar ahondando en la Paradoja EPR, lo cual no arredra sino incentiva al verdadero cientifico en su fascinante quehacer.

Bohm y la tesis de la materia-conciencia-tiempo

Ya adelantamos que materia, conciencia y tiempo existen en un ámbito común, según la tesis de Bohm. Situar la materia en este contexto no resulta difícil para nuestro razonar “cotidiano”, pero no ocurre así con la conciencia (pensamiento, sentimiento, etc,) y con el tiempo. En cuanto a la conciencia, Descartes describía la materia como “sustancia extensa” y la conciencia como “sustancia pensante”. Ambas estaban relacionadas “en la mente de Dios”. Dado que Dios es creador de ambas, sugiere que Descartes intuía algo semejante al concepto bohmiano de terreno común para ambas sustancias. La condición de sustancia extensa de la materia la concebimos razonando la ubicación espacio-temporal de sus elementos según el orden explicado o cartesiano habitual, siguiendo la Tesis de la Totalidad. En los conocimientos neurológicos actuales podemos aplicar la noción de orden implicado para realizar, en alguna manera, una localización material de los procesos de la conciencia en el cerebro que como vimos, Pribram concibe como un holograma. De ese modo se podría justificar la comunidad de un ámbito materia-conciencia. Mayor dificultad para concebir el tiempo compartiendo un ámbito común con materia y conciencia, se presenta por sus características peculiares. Dificultad que se advierte desde la oscuridad del mismo concepto de tiempo.

La historia y la literatura han recogido opiniones y versiones sobre el evanescente concepto de tiempo. San Agustín de Hipona, se lamentaba de que cuando pensaba en el tiempo sabía lo que era, pero cuando quería decir lo que era no podía. El físico John Wheeler dice haber visto escrito en la pared del baño de una estación de omnibus, que el tiempo es lo que permite que todas las cosas no ocurran a la vez. Con mas rigor P. C. W. Davies , opina que el ¿flujo? del tiempo parece ser una propiedad emergente de nosotros mismos. Para Kant, según su Estética Transcendental “el tiempo y el espacio son formas a priori de la sensibilidad”. Se me ocurre que una manera de salir del paso si nos obligaran a dar un concepto de tiempo, sería decir que “es la coordenada que hay que añadir a las tres espaciales para que un suceso quede ubicado”.

Terminada esta digresión, veamos como incluye Bohm en su tesis al tiempo. Nos dice en su libro “Wholeness and the Implicate Order”: “dado que la teoría cuántica entiende que elementos que están separados en el espacio son generalmente proyecciones no causal ni localmente realocionadas de una realidad de mayor dimensión, inferimos que momentos separados en el tiempo son también proyecciones de esa realidad”.

Para finalizar y sólo con carácter informativo hacemos referencia al hecho de que David Bohm y Karl Pribram extendieron las reflexiones sobre la Totalidad y su aspecto holográfico al ámbito místico y hablan de una posible especie de reducción eidética de que nos habla la fenomenología de Edmund Husserl. Esta reducción permitiría acceder a una percepcioón directa, sin conceptualización, alcanzada por la meditación propugnada por Jiddu Krishnamurti y la filosofía Zen, de esa realidad total y holográfica definida en la tesis que ambos autores han desarrollado y a la que hemos ensayado un acercamiento en éste artículo.

Posible explicación de la experiencia mística

Por considerarlo de interés para lo expuesto, citamos un artículo de Manuel Béjar, en Tendencias 21. Nos dice Béjar:

“La conciencia es un fenómeno emergente. El cerebro es una estructura material susceptible de generar conciencia. La ordenación adecuada de la masa cerebral a través de interacciones físicas produce la experiencia consciente”.

“Bohm propone que al igual que la materia genera estados macroscópicos de coherencia cuántica, el cerebro podría aprovecharse de estas propiedades físicas y cohesionarse formando un todo. Esta hipótesis científica requiere buscar interacciones físicas no-locales tipo Aspect-Bell que, ajustadas al cerebro, permitan engarzarlo cuánticamente”.

“Del mismo que un conjunto de partículas pierden su identidad al formar un sistema cuántico coherente, las interacciones cuánticas no-locales harían que las neuronas dejasen de comportarse como elementos individuales en favor de una sinergia neurológica”.

“Este comportamiento holístico del cerebro explicaría mejor el conjunto de fenómenos relativos a la experiencia intersubjetiva consciente. Para Bohm, desde un punto de vista religioso, la conformación de un estado cerebral cuántico tras la acción de fuerzas no-locales, permitiría explicar la experiencia mística como la acción directa de la mente cósmica sobre una mente individual”.

“Aun conscientes de que no existe constatación experimental de esta teoría no-local de la conciencia, sin duda, la propuesta de Bohm es una tentativa científica para explicarla físicamente. La conciencia, como fenómeno indubitable presente en el mundo físico, precisa ser explicada científicamente”.

“En el futuro, como ya pasa en la actualidad, la teoría física de la mente abrirá nuevos posibilidades de diálogo entre ciencia y religión. Las propuestas especulativas de Bohm representan un hito en la historia, ya clásico, de este diálogo de la física con la metafísica hacia una dimensión física fundante donde muchos atisbarán, aunque no necesariamente, la presencia de la Divinidad”.

Bibliografía

Béjar, M., La Biofísica de la Conciencia, explicada desde la Teoría Cuántica de David Bohm, en Tendencias de la Religiones

Bohm, D., Wholeness and the Implicate Order, Classic Routledge, London and New York 2002;

Duncan, R, Weston- Smith, M., La Enciclopedia de la Ignorancia, Fondo de Cultura Económica, México, D. F.;

Segrafedo, G., Otro modo de ver la realidad. En Internet ;

Treiman, S., The Odd Quamtum, Princeton University Press, New Jersey 1999;

Zajonic, A., Atrapando La Luz, Editorial Andrés Bello, Chile.

Autor: Joaquín Gonzalez Álvarez Gentileza de Tendencias21.net para

StarViewerTeam International 2011.

Conceptos nuevos de física cuántica y mecánica cuántica: El futuro de la física.

Presentamos los siguientes documentales para ir avanzando de forma didáctica conceptos que ya han revolucionado la física ortodoxa.

1.-Entrelazamiento cuántico. Una explicación simplificada para no científicos.

2.-El principio de incertidumbre.

3.-Gravitón.

4.-Gluón.

5.-Vortex-plasma.

6.-El 4º Estado de la materia Aether-plasma o Vortex-plasma.

7.-Propulsión de plasma.

8.-Mente sobre la materia.

9.-Quark-Gluon plasma.

Documentación relacionada:

1.-Estructura fractal de los armónicos. La lógica escalar global del Universo. Los Fractales y la distribución de la masa de las partículas. La Radiofrecuencia Cuántica Diferencial y los osciladores cuánticos: (Los armónicos).

2.-Un equipo interdisciplinar Ruso llega a las mismas conclusiones que el instituto IRCAI: Podemos cambiar nuestro ADN mediante resonancias y paquetes de datos.Se confirma empíricamente el principio de coherencia.

3.-Conferencia de Rafael López-Guerrero en el IV Congreso de Ciencia y Espíritu.

4.-La estructura del tiempo. El análisis lineal del tiempo es fractal y se desplaza de forma logarítmica.

5.-Hacia la teoría del Todo:Ether. Universo inteligente. Global Scaling: Radiofrecuencia Cuántica diferencial y Convergencia global.

6.-Hipergeometría:Las realidades alternativas son supersimétricas y los planos pueden superponerse.

StarViewerTeam International 2010.